Monday, June 23, 2008

¡Habrá Poesía!

Strazzavodk escribe en su blog que no entiende la poesía. Así que mi post mañanero va para ella. ¿Qué no se entiende de la poesía? Todo es poesía, una canción, una declaración de amor, una conversación sabrosa, la forma en que bailas y hasta la contestadora del celular (no rima pero el mensajito cuando estas empempado por alguien te parece lo máximo).

Es cursi, es chicle rosado Bubblicious, es La Novicia Rebelde en letras. Pero no toda poesía es así. Todo depende de por dónde empieces y a quién leas. Como yo no sé mucho de eso tampoco, yo me voy por lo sabroso, lo que me gusta y lo que me inspira. Porque creo que todo el mundo en la vida se debería saber al menos dos poemas de memoria. Es como la navajita del Swiss Army. Uno la tiene jurandóse Macgyver y jamás la usa, pero uno nunca sabe cuando le toca ser el próximo Indiana Jones. Así es con los poemas. Uno nunca sabe cuando le toca ponerse cursi y recitar.

Creo que este poema se lo he dedicado a cuanta mujer me haya cruzado en el camino, porque para mí, así son todas las mujeres... princesas. Ya tú tienes a tu barbudo pero te lo regalo igual en la vaga esperanza que borres esa confesión de "no entender la poesía". Pues como dice Bécquer: "Mientras se sienta que se ríe el alma, sin que los labios rían; mientras se llore, sin que el llanto acuda a nublar la pupila; mientras el corazón y la cabeza batallando prosigan, mientras haya esperanzas y recuerdos, ¡habrá poesía!"

SONATINA

La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y vestido de rojo piruetea el bufón.
La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China,
o en el que ha detenido su carroza argentina
para ver de sus ojos la dulzura de luz?
¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar;
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur.
Y están tristes las flores por la flor de la corte,
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real;
el palacio soberbio que vigilan los guardas,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!
(La princesa está triste, la princesa está pálida)
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe,
—la princesa está pálida, la princesa está triste—,
más brillante que el alba, más hermoso que abril!

—«Calla, calla, princesa —dice el hada madrina—;
en caballo, con alas, hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con un beso de amor».

- Ruben Darío (1867-1916)

1 comment:

Laura Strazzaboschi said...

Thank you Tots. En verdad! Sobre todo por ser so authentic about loving corny beautiful things. I love them too, just sometimes me cuesta admitirlo.

Counter confession available at Strazzavodk´s as of NOW, jeje.
LOVE YOU MUCHLY!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...