Thursday, June 5, 2008

Perhaps Love

Me llegó un e-mail pidiendo que pusiera lo que le leí a la Coqui mi prima en su matrimonio (yes, I do wedding readings. It's in my resumée) así que aquí les va.

Coqui y Gabriel: El momento cursi de la ceremonia, un primo que poco sabe del matrimonio se atreve a dar unas palabras sabias que perduren en el viento. Cori, hoy es ese día. Ese día en el que llorabas porque La Sirenita le decía al oído al Rey Triton "I Love you Daddy". Ya no hay almohadas que sustituyan el velo, cortinas de Pita-Haya que inflen el vestido, peleas con la Bibi por quien es el príncipe y quien es la princesa, ni los cantos de la Novicia Rebelde casándose con las intrépidas notas de "How do you solve a problem like Maria?"

El día llegó, y hoy estoy orgulloso de decir que a la familia Branger, que jamás hemos sido seis primos hermanos sino seis verdaderos hermanos, se nos agrega un octavo: el gran Ton! Y como la numerosa familia Gutiérrez también nos hace la competencia de ser la familia Von Trapp, así tú también te unes a ellos. No dejen pasar ni un solo día en el que no haya un abrazo, un beso, un "te quiero". Sobre todas las cosas, sean personas que se hagan reír mutuamente. La flacura y el pelo tarde o temprano se pierden pero el humor, la sinceridad y la confianza solamente siguen creciendo.

Sean como la Tía Mamá sin sus loqueras. De esas personas que no importa cuantos pollos mandó a hacer el Tío Gustavo o cuantos hielos de rolito falten, siempre tendrá tiempo de saludarte y decirte "miamor tu si estas bella." O como el papá de Gabriel, que aplaude sin haberse terminado la misa para decir "vivan los novios". Así es al amor, inoportuno e inconveniente. Porque para amar no hay agendas, ni carteras de Balenciaga, ni citas en la peluquería. Se quiere, hoy, ahora y siempre, sin saber - citando a Neruda - ni cómo, ni cuando ni dónde. No hay otra manera.

Jamás olviden en una pelea que el mejor consejo es aquello de ser y dejar ser, lo que mi Tía Ana Cé bien llama "Be as you want to be" entendiendo que la mejor formula para la felicidad es esa de "Bailar juntos como si nadie los viera," así sea el Pavo Real del Puma. Mi mamá me dijo una vez que el matrimonio es como los trenes en donde cada uno de ustedes es un riel que empuja al tren por el carril. Lo importante es que los dos trabajen duro porque ese tren se mueva a una velocidad constante, sin invadir el carril del otro, entendiendo que los dos le tienen que echar pichón para moverlo.

Su meta es sencilla, llegar a una estación de trenes llamada Destino. Y cuando lleguen allí al final de sus días, solo espero que juntos vean al destino a la cara y digan: "es tal cual como lo imaginamos". Pues no hay mejor regalo en la vida que ese.

Los adoro, Toto.-

4 comments:

Beatriz E Moreno said...

Renuncio! A tu blog y a las lagrimas qeu me robaa! Que pasa??? hoy me dedique a leer tu blog completo, creo que nunca lo habia hecho y me impresiona que no me toma mas de 2 posts para que se me salgan las lagrimas otra vez.
Todavia no he decidido si eso lo hace adictivo o si me voy a parar y me voy a ir! jaja
me imaigno qeu si es adictivo porque ya entendi el patron de lagrimas y todo jajaja

Er Crini said...

Sabias... muy sabias palabras.

Kenia ! said...

Hoy me propuse leer tooodo tu blog desde el principio, por aquello de verlo todo desde sus inicios.
Me quede aqui.
Me encanta lo poco que he leido, pero debo irme porque tengo clases.

Como dice mi gente de Plc:
Eres un exito total y rotundo!

Besos, desde la residencia de nadie.

Toto said...

Kenia: me da demasiada risa que me dices que te quedaste aquí como si fuese un marcalibro jejejeje. Si te lo terminas de leer dime al final que tal porque yo nunca me lo he leido completo jejejee.
Un millon de gracias por tus comentarios, yo la verdad gozo muchisimo escribeindolo.-

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...