Sunday, July 27, 2008

Debajo de tres caballos

La noche en verdad estaba destinada para la huésped de la habitación 212 del Heartbreak Hotel, pero apareciste tú. Sin aviso. Solamente una botella, una flor que no abría y una torta a medio comer. Siete horas de coloquios indiscretos, de conceptos de cuatro palabras, de sortijas intercambiando las manos. Mesas de la India estampadas con círculos de vasos sudados; bajo tres caballos que alejaban su mirada. Hablar sobre lo que íbamos a hacer, sin darnos cuenta que ya lo estábamos haciendo. Una borrachera de diálogos con herederas negras, interrumpida por tu afán de saber como iba el juego de naipes. Me haces reír. Me confundes, pero sobre todas las cosas, me haces reír. Y que rico despertarse riendo. Aún cuando las despedidas siempre sean con tu misma respuesta y mis noches terminen recogiendo una flor que abrió y se marchitó sin darnos cuenta.-


7 comments:

Manuel Andrés Casas said...

e-x-c-e-l-e-n-t-e (viva hiphens)

Nina said...

Este debe ser el mejor post que tienes en todo el blog. And that`s saying something.

E.Rigby said...

Bedazzled :)

Nina said...

Lo leo y releo y me sigue pareciendo el mejor post de todo el blog.

Laura Strazzaboschi said...

Very very random comment: Le hiciste Zoom a la foto de "one ticket please"? O le tomaste una foto a las flores que salen en esa foto?

Toto said...

jejej randomísimo. Esa fue una foto de una flor en particular.

Or@ said...

"Me haces reír. Me confundes, pero sobre todas las cosas, me haces reír"
En serio este blog es como de esos libros que uno tiene que encantó y lo abre en cualquier página y te encuentras con cosas que te encantan de vuelta. Adoro pasear por aquí en tardes grises y días largos. Tus posts cambian las perspectivas de las cosas. No me canso.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...