Monday, August 25, 2008

Chico Migraña va a un Focus Group

Estoy llegando del focus group. Una experiencia bien chévere con la mala suerte que invitaron a la persona que detesta la determinada marca de whisky objeto del estudio: Yo. Éramos seis hombres, más o menos de mi edad, cuyo único punto en común es que nos gusta el whisky. Al principio nos preguntaron sobre el tipo de marcas que normalmente consumíamos. Todos hijitos de papá se pusieron creativos pero yo dije mi verdad de lo que yo tomo. Hay dos cosas en la vida sobre las que no se mienten: el vegetarianismo y la marca de tragos que uno prefiere.

Lo que me dio risa fue que quedé como el propio cascarrabias. Nos enseñaban campañas publicitarias, mensajes y eslóganes del producto para pedirnos nuestra opinión al respecto. Todos más o menos daban una misma visión diciendo que probablemente comprarían el producto basado en la estrategia de mercadeo. Yo: “todo muy bonito, pero si estoy buscando la sensación que me da ese mensaje voy y escojo el whisky que yo quiero”. Llegó un momento en que uno de los participantes se echó a reír a preguntarme sobre mi aversión psicológica de la marca. Tanto llegó, que el moderador empezaba con la frase: “a excepción de él ¿quién cree….”

Tuve que aclarar en la mitad de la sesión que yo por lo general me considero simpaticón y que si esa no fuese la marca no sería el Chico Migraña que me hicieron ser. Nos ponían a circular emociones y todas las mías eran “apatía, confusión, disgusto.” Hubiese sido un dibujo de mi vida y ahí si salgo para el Guaire a llamar a la psicóloga abandonada. Eso me puso a pensar lo fieles que nos ponemos a la hora de escoger cosas. Yo soy de los que si no hay una cosa, agarro la segunda finalista. Pero si puedes escoger y hacer algo tuyo, que te caracterice y con la que te identifiques, no hay campaña ni vuelta atrás. Mueres con eso porque eso eres tú.

A la final nos regalaron a todos una botella del producto. Eso me obliga a no despreciarla porque nadie le niega un whisky a nadie. Así que esta noche me sale sentarme con la Sra. Botella a pedirle perdón por haber hablado mal de ella.-

2 comments:

Kaiser Xavier said...

Habiendo estado del otro lado del espejo, te digo que según lo que cuentas allí hubo un problema más de la moderadora de no saber que hacer contigo y quizás de la guía preparada, que de tu actitud y respuestas.

El gran problema de los FGIs y los estudios sobre productos es la conformidad con la que la gente los "acepta". El sesgo de cortesía es una de las grandes distorsiones de la investigación de mercados donde todo el mundo te dice que seguro compra el producto, y luego nadie lo hace. Si hubiera sido yo detrás del espejo, posiblemente te hubiera sacado más información de por qué no te gusta, que representa para ti y muchas otras cosas, mucho más preferible a un grupo de personas que no son totalmente honestas en una investigación.

KX.

Manuel Andrés Casas said...

Aunque yo también soy de preferencias y fidelidades en verdad poco es el whisky verdaderamente malo. Excepto Vat 69...

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...