Friday, August 1, 2008

Los Chicos no Lloran

Sólo espero que no te vuelvas a poner tu mascara de súper héroe sin saber que, en verdad, eres Bruce Wayne. De esconderte bajo trajes costosos y carros blindados. De entender de dónde vienes y hacia dónde vas. Que es verdad que crecimos en un mundo donde “los chicos no lloran” pero que a veces, hasta él – el más fuerte de todos – se ha echado su lagrimita. Porque no somos murallas ni rocas de Gibraltar.

El vivir bajo la sombra de alguien, de familias perfectas o vidas con suerte, no nos hace menos vulnerables a enfrentarnos con nuestras inseguridades. Al contrario. Nos hace más pensativos. Tarde o temprano tendremos que vernos al espejo y decidir si somos lo suficientemente fuertes para romper esas cajitas de cristal en las que nos metieron. Es muy fácil crecer como ellos, buscarse a la que más se parezca a ella y jugar golf con los hijos de sus amigos. La pregunta está en si eso es lo que verdaderamente te satisface. Obviamente no. Porque siempre te has conformado con lo inconforme. He ahí las vicisitudes de tu vida.

No estás haciendo nada malo. El “problema” es que estás siendo tú mismo. Eso molesta en un mundo de porcelana. Porque las cosas se rompen y las conversaciones francas inquietan. Entiende eso. Por eso jamás se habló de inseguridades, de problemas, de inquietudes y de sexo. Se habló siempre de expectativas y de seguir pasos. De leyendas y misterios familiares; de cuentos ocultos y de fábulas escarchadas. Algo del cual somos herederos pero que no entendemos plenamente. El hablar con franqueza fue un problema generacional que para ellos, no les fue permitido. Esa es su desgracia.

No te apremies de tus inseguridades. Al meternos en cajitas de cristales se equivocaron (¿o acertaron?) en una sola cosa. Enviaron esas cajas a lugares donde siempre nos pusieron a pensar sobre quiénes éramos. Eso nos dio el martillo que necesitábamos para romperlas. He ahí la gran diferencia entre él y tú. He ahí el porque tu no juegas golf. He ahí la razón del porque yo no juego fútbol. Así sea malamente. Pero agradece siempre que él tuvo la visión de enviar esa caja a un lago en un bosque, a montarte encima de caballos indómitos, a leerte libros que cuestionan lo incuestionable o sencillamente a saber más sobre el Golfo Pérsico. Sin él, hoy serías él precisamente. Eso no tiene precio.

Siéntate siempre y habla, a sabiendas que hay cajas de cristal más fuertes que otras, porque las de ellos vinieron de acero (épocas de guerra). Entendiendo que ellos también tienen que lidiar con sus propios fantasmas. Por eso es más difícil levantar paradigmas, lograr abrazos deseados y obtener la innecesaria aprobación para ser ese alguien que ya sabemos que somos. Apenas nos despertamos. Pero nunca te rindas, ni trates de ser el súper héroe que no siente las balas. Porque vaya que las sientes; aún con el antifaz en la cara. No, los chicos no lloran. Eso es cierto. Tal es el precio de vivir en una vida de cristales hecha añicos.-

7 comments:

Carito said...

Es duro salir de la bola de cristal. Yo hace un tiempo no me atreví a dejarla y probablemente cometí el erro más grande de mi vida, pero ahora estoy buscando el martillo y dispuesta a hacerla añicos para dejarme salir...
Demás está decir, que como siempre, me ha encantando la entrada y me ha dejado pensando! Feliz fin de semana

Doña Treme said...

Yo no sé que hago a esta hora y en este sitio... pero aqui estoy. La caja de cristal existe en todas partes, aunque otras sean de vidrio o de barro; alguien siempre trató de proteger a sus crías como mejor pudo.
Quizás las diferencia radique en que esas cajas "parecen" desde afuera más faciles de romper, porque el qué diran importa muuucho menos.
El fin de semana será largo...

Tía mamá said...

Todos rompemos las cajas donde nos metieron,el material usado no importa. Sucede cuando compredemos a los que nos metieron porque entendimos que se nos terminó el tiempo de ser comprendidos, nos llegó la hora de comprender y perdonar.

eusucre said...

"Sin él, hoy serías él precisamente!"

Necesitaba oir algo así precisamente hoy...

Merci beacoup!

Laura Strazzaboschi said...

Excelente post, Father. Made me think a lot...

caro fuenzalida said...

aun sin saberlo tus pies marchaban varios pasos detrás de ti, tu alma se había desdoblado y quién realmente eres guiaba tus pasos. Así llegaste hasta acá, a veces lento e inconstante, perdido y asustado, en el amor y en el desamor, en la alegría y el odio, llegaste para encontrarte con lo mas oscuro y lo mas claro. Allí estuvo, allí estaba tranquila y silente tu esencia, esperando que te unieras a ella y fueses quién siempre has sido... inequívocamente tu, en lo cierto y en lo falso, en la confusión y en la certeza, tu, maravilloso siempre, de manera sencilla y compleja.

Toto said...

Wow que lindo esto Caro. Me gusta más que mi post.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...