Sunday, August 31, 2008

Sube los Brazos

Goya. 'Los fusilamientos del 3 de mayo' (1814)

Sobre este cuadro escribí lo siguiente en una revista:

“Arribando a su quincuagésimo aniversario, el símbolo de la paz fue creado por el artista británico Gerald Holton en 1958 a favor del desarme nuclear. La utilización del lenguaje de banderas alfanuméricas dio pie para que Holton escogiese la representación codificada de las letras N y D (“Nuclear Disarmament”) en el diseño del símbolo circular con sus intersecciones lineares. Sin embargo, su verdadera inspiración vendría de observar la figura de un campesino en el cuadro 'Los fusilamientos del 3 de mayo' (1814), pintado por Francisco de Goya. Con los brazos subidos ante su inminente ejecución, el campesino proveyó a Holton la oportunidad de diseñar un símbolo que representase “la desolación ante la barbarie de la guerra” (“El símbolo de la paz cumple medio siglo”, 2008). Al trazar la composición anatómica del fusilado, con sus brazos extendidos, Holton pudo dar con el símbolo de la paz invertido. Su modificación y ondeo como emblema anti guerra lo cementaría para siempre en los anales de la cultura pop. ”

Hoy me recordé de este cuadro por otra cosa totalmente distinta. Anoche en un matrimonio repartieron bigotes falsos en el cotillón. Una niña se atragantó con uno de ellos, no sabemos cómo y casi se muere en mis narices de la tosedera. ¿Cómo escribir una nota de sucesos en el periódico sobre eso? “Sucumbió ante el falso bozo que malévolamente le obstruyó la tráquea” es demasiado Porfirio Torres en Nuestro Insólito Universo. “Mujer de 31 años, asfixiada por bigote de fieltro” suena a que se estaba dando los besos con un capo italiano. “Atragantada por un penacho de plumas azabaches, la joven dama sucumbió enfundada en un Carolina Herrera” es ya demasiado rayando en Roland Carreño. El hecho es que es cierto eso que ponen en letras de molde al lado de “Made in Korea”: hay ciertos productos que no deben ser usados por niños menores de tal edad. A los venezolanos nos deberían añadir: “de cualquier edad, sobre todo en saraos festivos”.

A mí me enseñaron desde chiquito que cuando uno se ahoga (la lección era cuando algo se va por el camino malo) uno sube los brazos. No sé la razón científica, si es cuento chino o receta autóctona pero funciona. Y cada vez que a alguien le da por ahogarse con agua o meterse bigotes falsos en la boca les digo “sube los brazos”. Y nadie me entiende y nadie lo hace. Da pena, se ve ridículo y el ahogado prefiere morir con dignidad que languidecer con las manos en alto como profeta de Pare de Sufrir. Pero mi medicina de boticario terapeuta es ignorada olímpicamente. Olvídense de señalizaciones internacionales para implicar que se está ahogando (manos intersectadas en x alrededor del cuello) y de búsquedas de brazos herculeanos que hagan la maniobra de Heimlich. Hay gente que se esconde detrás de una servilleta mientras pasa su momento de Titanic sin mar. Se han visto casos. Deberíamos en cambio ver más allá del cuadro de Goya. Subir los brazos para encontrar la paz. Digo yo.-

2 comments:

Doña Treme said...

Yo no sé si es porque son tus saraos, pero siempre las anécdotas son comiquísimas! Quien se ahoga con unos bigotes? Je ne sais pas

Nina said...

Epa esa mujer como que si le paró bola a lo de : "primero muerta que bañada en sangre." Bañada en sangre o no, muerta sin estilo JAMÁS.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...