Monday, September 8, 2008

El Gato Cabimero de Schrödinger

La Primi vive en Minnesota. Ella en verdad no es mi prima pero como cruzó el puente de Maracaibo para venirse a Caracas, decidió que necesitaba familia y me encontró a mí y a varios más para congraciarse en épocas de Sangiving. Con ella, he aprendido a conjugar la palabra “molleja” en todos los sentidos posibles (Tarzán de Bonsái su ex cuerpito, resultó ser un mollejuo y todo lo que hace el gobierno, así sea poner una plaza, le vale un epitafio de “mollejeros esos”). Ella se leyó Harry Potter primero que yo y me estaba explicando el juego de Quidditch. Su descripciòn del Golden Snitch (la pelota voladora) fue la siguiente: “Primo esa verga no es ni patacón ni huevo chimbo, sino como del tamaño de un mamón.” Ahí entendí perfectamente que nuestra heroína J.K. Rowling es traducible hasta en criollo.

Como se largó a Minnesota a hacer un postgrado, trabajar de 9 a 5 (el horario gringo es muy bueno) y encontrar nuevo cuerpito, son pocas las oportunidades que tengo para ver a La Primi, aún cuando nos escribimos todos los días por el yimeil. Ahora como está en esa nota de aclimatarse en país ajeno, le ha dado por hacer amigos y traer nuestros juegos autóctonos a las mesas de juego americanas. Uno de ellos es Papelitos, consabido juego de un sábado en la noche cuando no hay nada que hacer. Pero a ella, siempre se le olvidan las reglas y me llama para que yo explique “en espiquer” como es el merecumbé. Así que Primi para que no se le olvide, le anoto aquí en cristiano como yo lo juego, para que lo tenga ahì como chuletica de cordero en estos venideros meses de invierno donde estarán todos con los sweatercitos de crochet con Rudolph en el pecho, sin nada que hacer, sino subir la "calefaction".

PAPELITOS (Toto’s versión)
  1. Tenga una buena conversación con caña abierta, y cerciórese que haya agotado cuanto tema público se pueda discutir.
  2. Asegúrese que todos sus invitados estén muertos de ladilla. Si no están fastidiados, el juego no tiene sentido alguno.
  3. Búsquese un taco de papel de esos que hay en las casas al lado del teléfono y como cinco marcadores, plumas o lápices (de esos tirados en la gaveta de la mesita de noche que nunca tienen punta).
  4. Repártale cinco papeles a cada uno de sus invitados (con cinco se asegura un juego de cuarenta y cinco minutos. Si hay dos que están quesuos y quieren llegar rapidito a su casa entregue nada más tres).
  5. Pídales que anoten en cada uno un nombre, palabra, frase o momento. Hay controversias en cuanto a lo largo del asunto pero si se puede adivinar “P…. P…. depílate las axilas”, “el gato de Schrödinger”, y “Cabimas es la tierra de Aldemaro”, todo es posible.
  6. Doble cada uno de los papelitos en cuatro como los Amigos Invisibles y métalos todos en cajita number 1. La cajita number 2 es para depositar los papelitos una vez que haya sido adivinada la respuesta.
  7. Divida a los invitados en dos o tres grupos. Está a su discreción la división pero si le cae mal alguien póngalo en el otro grupo para humillarla. Jamás juegue en el mismo equipo que su cuerpito porque eso crea rencillas competitivas cuando el muy bruto no adivina “Gilberto Correa”.
  8. Empiece la ronda. Nada de eso de tirar dados a ver quien empieza. Haga como yo: si Usted trajo el juego, lo lógico es que uno empiece.
  9. Rondas: Se juegan todos los papelitos y se van metiendo en cajita number 2, tratando de adivinar el mayor numero de papelitos por un minuto de juego. Cuando estos se acaban, empieza la segunda ronda con los mismos papelitos (que ahora se depositan en cajita number 1) y así con la tercera.
  10. Primera ronda: Descripción de la palabra. Puede decir todo menos la palabra.
    Segunda ronda: Puede decir solamente una palabra. El bolsa que dijo “uhhhm” perdió porque esa es su palabra.
    Tercera ronda: Con el pico cerrado, hace mímica. La que sea (como en el caso de S… se frota la vagina).
  11. El juego termina cuando se acaben los papelitos en la tercera ronda. Puede jugar contabilizando respuestas si tiene un administrador o una neuro compulsiva ahí que le de nota eso de anotar los palitos en una hoja (IIII I) o ver quien termina primero.
  12. Si quieren volver a jugar y hacerlo más difícil, anotan cinco papelitos más y los meten con los ya jugados. El juego tarda horas pero con el embuche de tragos en las rondas se garantiza una noche de juerga.
  13. Si quieren volver a jugar otra vez después del punto 11, pídales amablemente que se vayan. Ya a esa hora no es un juego; es un abuso sibarita que sigan en su casa.

¿Comprendido? La quiero Primi. Goce una boloña con sus papelitos.

2 comments:

idream2 said...

Como carrizo hacen Miss A y tu para escribir tanto sobre un tema tan sencillo y ademas logran hacerlo divertido?
Swear you guys can make a blanket out of a bikini! De donde sacan tanta tela que cortar?
I'm still speechless.

Carito said...

Jejejejeje, eres tan divertido echando el cuento, que aunque son las 6 am ya me estaban dando ganas de jugar a los benditos papelitos!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...