Monday, September 15, 2008

Six Degrees of Separation

Anoche sin quererlo tuve mi primer encuentro bloguero. Digo sin quererlo porque fue así. El del ¿518? me llamó para que lo rescatase porque estaba llegando de un foto fun race con Roberto Mata perdido en las costas venezolanas, y su carro estaba atrapado en casa de E.Rigby quien estaba llegando de Higuerote. El “rescate” del ¿518? se traduce simplemente en un vamos a encontrar un sitio que nos acoja nuestras penas en cerveza. Cual niches en Memphis porque el monsoon huracanero se avecinaba, nos sentamos a elucubrar sobre las vidas futuras de todos nuestros conocidos. Matamos a tres, divorciamos a cuatro, le dimos un esposo adeco a una y a la otra tengo la obligación de comprarle su bumper sticker de “My Son is an Honor’s Student”. El del ¿518? se reserva para si mismo el bumper sticker que dice: “My Son can kick your Honor Student Son’s Ass”.

Mientras teorizábamos sobre perdernos en Paris seis meses como Hemingway o sencillamente decretar nuestra opinión sobre aquellas personalidades que usan gorra, se presentó Nina mi editora con otra fellow blogger que escribe En la Palestra, a quien no conocía. Fue ahí donde me di cuenta que estaba ante tres personas, que hacen lo mismo que yo en una noche de hastío: escriben. Ahora que lo pienso, la reunión suena gallísima y no tenemos nada que envidiarle a cuatro roleros disfrazados de Jedi en una convención de comics (con el perdón de KX). Pero esto se asemejó más a una partida de dominó en la Plaza Bolívar. El problema de escribir es que tarde o temprano sientes la necesidad de hablar y la lengua puede más que el teclado. Júntate con tres personas más que escriben y es un vomitivo de palabras que me harían ganarle a mi Camarada en Word Challenge.

La que escribe En la Palestra resultó ser una sorpresa. Es una de esa gente que si la tuviera en Facebook tendríamos 150 amigos en común, que empezó a escribir como yo para que no se le olvidase el español, que comparte mi misma opinión sobre el hecho que a las hermanitas Marcano hay que reservarles un puesto en mi pirámide cuando me entierren porque es inconcebible el más allá sin ellas, y que el happy hour no tiene horario porque en alguna parte del mundo ya son las cinco de la tarde. Sorpresivamente jamás nos habíamos topado el uno con el otro ni conocido de nuestras existencias. Aún cuando clama haber conocido a mi hermano. Aún cuando yo me metí con las de su colegio. En Caracas, los colegios son fáciles de adivinar. Solamente tienes que preguntar a qué altura se ponía el lazo y si se ensortijaba la cola de caballo cuando bailaba. Cuestión de monjas.

El encuentro procedió a desvanecerse en los predios de Le Club para continuar la juerga, en donde oh sorpresa las bloggueras son amigas de las que estudiaban Estudios Liberales conmigo. Ahí en medio de conversaciones decadentes (la frase “Corin Tellado es una que escribe historias rosas sobre Pollyanas promiscuas” todavía me produce carcajadas), me puse a pensar en eso de los seis grados de separación de las personas. Si hacemos el juego podemos llegar fácilmente a la Reina de Inglaterra. George W. Bush es pan comido. Circunstancias y eventos que te alejan y te atraen de o hacia nuevas personas, con las que tienes veinte mil cosas de que hablar, sin haberlas visto nunca. Así sea hablar de un blog. La vida es así, interconectada. Solamente falta que Nina sea tu editora para fill in the dots.-

6 comments:

Jefferson said...

Amigo Blogger, tu referencia del experimento Seis Grados de Separación es muy cierto. Llego a tu Blog por un comentario que dejaste en el de Nina y observando tu foto estoy seguro de que te conozco. ¿De dónde? pues del Modelo de las Naciones Unidas de Harvard, creo que tu eras delegado de la Unimet. Yo era el Head Delegate del año pasado de la Usm.

Si eres esa persona, pues felicitaciones por tu blog; si no lo eres, entonces igual van las felicitaciones y perdón por mi confusión.

Jefferson.

Toto said...

Gracias. Yo fui al modelo pero con la UCAB.

Jefferson said...

My mistake. Entonces con la Ucab.

Jefferson

Kaiser Xavier said...

Toto,

nada que perdonar, a mí también me parecen muy gallos quienes se disfrazan para ir a las convenciones. Disfruto enormemente de los artilugios que usan para disfrazarse, pero no es un hobby que comparta.

De todas maneras, deberías ir a la próxima convención Avalancha.

KX.

The Queen said...

Si esto es así se jode la teoria del pueblo!!!!
Así que yo honestamente no quiero NADA de 6 grados con el Sr. de Miraflores! (Y muchos otros más!)

Beatriz E Moreno said...

TOTO!! De verdad ese fue uno de los mejores dias de mis vacaciones! ajajaj hay que repetirlo PERO YA!!! y cono ya te voy a agregar en FB! jajaj

ps: De verdad que seria de mi mundo sin las marcano??

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...