Tuesday, October 14, 2008

Referencias disponibles previa petición

Hoy fue la graduación de la I Promoción de Mesoneros en el curso de instrucción y aprendizaje para el mejoramiento del servicio, en el que he venido trabajando como profesor de Cultura General. Fueron tres meses de hablarles a mis estudiantes de historia universal y de todos los fun facts que se me pudiesen ocurrir para interesarlos a aprender más sobre todo. Mi jefa dice que solamente me faltó hablarles de Quidditch y de mecánica. El acto de graduación fue mejor que el mío en el colegio. Presentaciones, discursos, diplomas, y hasta guest speakers al mejor estilo J.K. Rowling sobre las oportunidades de ofrecer un buen servicio en Venezuela.

Me encantó que a los graduandos no los llamaban solamente por su nombre, sino que daban unas palabras sobre las cualidades que esa persona tenía o había aprendido durante el curso. Al final dos de los mesoneros se llevaron el mejor premio de todos: una escultura en forma de estrella simbolizando lo mucho que se habían destacado en el curso, y una estadía en un hotel en Madrid para aprender más sobre el negocio del servicio. ¡Quisiera yo haberme ganado ese pasaje a España!

Por alguna extraña razón me entró una sensación que ya he vivido en momentos anteriores y que había olvidado por completo. El último día de campamento, cuando ya me había despedido del último mocoso viéndome por la parte de atrás de una Wagoneer y el final del acto de ceremonias en Harvard cuando ya mis chamos estaban arriba en sus cuartos celebrando sus triunfos y yo afuera en la calle, fumándome mi mini cigarro de éxito. Es una sensación de orgullo y de incertidumbre. Mi trabajo ciertamente ha terminado, y creo que lo hice bien. Pero no puedo dejar de pensar, sin ser nostálgico, que me va a hacer falta.

De repente es la costumbre o el hacer cosas que te encanten hacer. Y eso me pasa con frecuencia. Todo lo que he amado hacer en la vida se acaba demasiado rápido. Lo inusual fue que esta sensación de hoy, la viví con un trabajo de “gente grande” y no una actividad extracurricular universitaria de generación de talentos o un deseo adolescente de caminar en cholas por un bosque y poder enseñarle el valor del aprendizaje a unos chamos.

Lo sentí recogiendo unas cajas después del brindis y lo sentí cuando cada uno de mis alumnos se acercaba para decirme algo o intercambiar números para llamarme “para lo que sea”. Inseguros de no volver a vernos, incapaces de saber si lo que aprendimos fue algo más que cultura un martes cualquiera, pero felices porque lo que fue un aprendizaje para ellos, para mí fue un logro. Que esa misma sensación la haya sentido en un campamento o en una noche en Boston, me perturba. Is this me still being a kid or can you really feel these things when you grow up?

Ahora, porque no decirlo, me siento agobiado. En espera de la materialización de nuevos proyectos que vienen en un futuro próximo, me encuentro en desempleo. Porque a esta edad, no se le puede llamar “vacaciones” a algo que no es. Y me aterra encontrar un trabajo de matas plásticas y luces de halógeno que no me permitan experimentar esas sensaciones. Bumeran y Perfilnet andan en la búsqueda de analistas contables que maximicen ventas, no de contables analistas que maximicen aprendizajes. El trabajo de gerenciar, coordinar e instruir a otras personas mediante la comunicación y la escritura está allá afuera. ¿Por qué, entonces, no puedo encontrar el clasificado en donde está?-

3 comments:

Miss Alice said...

Toto después de este post tengo una conversación pendiente contigo. Por el bien de mi salud mental, por el bien de tu salud mental, por tu futuro y por el mío.

I'm free tomorrow afternoon if you're up for a coffee and some mutual friendly enlightenment. If not, I'll make sure we talk this weekend.

Bibi said...

Oye, viejito.. te entiendo y no sabes cuantas personas hay allá afuera que también.
Pertenezco a un trabajo de matas plásticas y luces de halógeno, en el que no me siento totalmente féliz, pero estar desempleado es un lujo, que yo no puedo darme... y me da TERROR!! no encontrar ese clasificado....
Saludos, besos...

Doña Treme said...

My dear, si hay algo en lo que tengo vasta experiencia es en el tema de los empleos frustrantes. Al final, todos te dejan algo chevere, pero la realidad es que hacer algo que te guste es complicadisimo... Especialmente si tienes pasiones altruistas.
Sn embargo, yo no me rindo... ya aparecera el trabajo que realmente me provoque hacer todos los santos dias.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...