Tuesday, November 11, 2008

Not So Strangers in the Night

Octubre. O agosto la verdad el mes no importa. Lo que interesa es que no era diciembre. Una noche más de pelazones (aunque no tanto de veranos crueles). Me buscas, te busco. Es irrelevante. Como la cuenta. Un carro. Dos ventanas. Echando humo. Cantando canciones incoherentes para el momento. ¿Adónde iríamos? La verdad, ya ni importa. Entrada triunfal. Mirada olímpica hacia el horizonte. Nada. Escabullimiento hacia la barra. Un saludo. Dos tragos. Siempre los clásicos. Un ron y un whisky. Ambos con servilletas porque nos gusta hacerlas trizas. Volteada de reconocimiento. Nada.

Encendimiento de cigarrillos. Robo magistral de tu yesquero. Y del que te comprarás en media hora. Una que otra fotografía para revisarte el estado del tiempo. “Perfecto”, dices. Tienes el pelo intacto. Música. Nada buena. Apertura de consultorio. Discusión: la vida. Palabreo intermitente. Dos que tres tragos más. Conclusión: ¡Viva la Vida! Interrupción. Prospecto 1 se acerca. Prospecta 2 al horizonte. “Buena suerte”. “Buena suerte para ti”. La tenemos. O quizás no. Hay veces que sí. Tres horas después. Reencuentro. “Es un pánfilo”. “Llegó el novio”. Nos vamos. Manejo lento. Silencio. La noche se esfuma. “Chao”. “Chao”.

Llamada del día siguiente:
- Nina la pasamos de pinga anoche ¿no?
- Ni idea. Mi momento favorito fue cuando estacionamos el carro cantando a todo pulmón “Santa Claus llegó a la ciudad.”

Gotta love Nina my Editor. Nuestra sincronización para saber cuál fue el mejor momento de la noche es admirable. N: Tienes toda la razón en afirmarme cada vez que me ves que no entiendes como no éramos amigos desde siempre. We could have had years!!! Gracias por todas esas noches de partnership para conocer a nuestros "Strangers in the Night". The eternal wingwoman to my batly needs. Un abrazo enorme y un beso gigante desde todos los que nos sentamos en este Tea Party a leer sobre tus idiosincrasias, deseándote el MÁS FELÍZ DE LOS CUMPLEAÑOS (y de los “no” cumpleaños también), brindando siempre por cómo eres, por tu indomable sentido de escribir las cosas como son y por siempre animar a este Mad Hatter a seguir cantándole un himno a la alegría. Así sea que la alegría se traduzca en noches de Santa Claus manejando por la ciudad.-

No comments:

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...