Thursday, December 11, 2008

Apología a los niños de Miss Pega

Hoy hubiese sido mi día favorito del año. Cada Navidad, Miss Pega me invita a su colegio a que les lea a unos 64 niñitos el cuento “Twas’ the Night Before Christmas”. Hacer esto es lo máximo; es servicio comunitario sin ley de por medio. El twist es que Miss Pega les dice a los chamos que yo soy un elfo de San Nicolás. La sorpresa de los niñitos va in crescendo a medida en que pasan los días para que llegue este supuesto elfo. Su sorpresa no se hace esperar cuando me ven entrando vestido de humano y todos en secreto preguntándose: “¿Quíen es este loco?” Siempre llego cuando están cantando la canción de Rodolfo el Reno y como yo me la sé (y hasta me invento un baile) los chamos me dan el beneficio de la duda completa.

Luego les cuento que “Toto” en idioma elfo significa “Santa’s Helper” (Miss Pega llora todos los años con ese cuento). Y ante los ojos incrédulos, les digo que me tengo que disfrazar de humano porque hay niños que no creen pero que debajo de mi disfraz tengo orejas enormes como los elfos. A medida que van agarrando confianza se acercan hacia mi y empiezan los conatos de violencia, tratando de arrancarme las orejas pero yo no me dejo.

Luego les leo el cuento y les voy contando historias del Polo Norte y como funciona la fabrica. Después cantamos canciones, dibujamos y les digo los nombres de los renos en 30 idiomas (el poder de la invención es grande). Todos los años sale una sesión de preguntas y respuestas en la que estos chamos se las dan de reporteros de Globovisión porque preguntan de todo. Desde el e-mail de San Nicolás, su comida favorita (sopa de reno) hasta cual es su restaurante favorito. Un año respondí que a él le gustaba el Elf Bar pero tuve que diluir mi respuesta, so pena de meter a Santa en un melange alcohólico.

De verdad es la mejor manera de pasar una mañana. Desde ayudaros a colorear, explicarles porque carrizos es que Rodolfo no aparece en el cuento que les eché y decirles como es que funciona todo eso de los regalos. Lo mejor siempre son los abrazos al final con un secreto al oído: “Dile a San Nicolás que lo quiero mucho…”, “Porfa dile que me despierte…” etc. Eso compensa por todos los males que uno hace en los otros 364 días.

Lamentablemente este año, con mi cita anunciada y un cambio de vestuario sugerido por Miss Pega, las alarmas del Polo Norte fallaron en sonar a tempranas horas de la mañana porque se fue la luz y me quedé sin poder echarle mi cuento a una nueva generación de chamos que creen. Y siento que fallé enormemente como Elfo, tanto que no sé como pude regresar al Polo Norte para decirle a San Nicolás que la clase de Miss Pega se quedó sin emisario. Gracias a Rodolfillo, San Nicolás ya sabía que mi alarma titilaba 12:00, 12:00, 12:00 a las siete de la mañana y salió corriendo para el colegio de Miss Pega. Todos sabemos que Santa mata a Elfo así que por lo menos no se quedaron con las manos vacías!

Por eso Miss Pega te hago una apología pública porque me perdí de una gran mañana pero te prometo que el año que viene voy con todo. Así sea que me tenga que disfrazar de Conejo de Pascua en Semana Santa e ir a repartir caramelos. Este Elfo no se lo perdonaría. Ya veré que les mando a tus chamos desde el Polo Norte en enero. No hay regalo más grande en la vida que estar con gente que tiene ese don: el de creer.

Merry Christmas to all and to all a good night!
Toto el Elfo.-

5 comments:

daniseijas said...

TOTO!!!! que rabia....es que es lo maximo verles las caras....... un beso y merry xmas!

The Queen - Zubi said...

QUEEEEEEEEE DRAAAAAAAAMAA!!!!!!!!!!
Pobres niños! Bueno, puedes ir de Rey Mago...

Facility manager said...

Estimado Toto:
Cuando era chamo, como de 20, hace ufffff, era titiretero. Tenía en una maleta una acumulación de personajes tal, que casi ni cabían. Alla por El Paraiso, donde vivía entonces, (cuando era feliz y no lo sabía), habían como 15 colegios de niños y todos fueron visitados. Creo que era una forma de recobrar la magia perdida de la infancia y recobrar con ellos, la esencia de ser niño.
Todos tenemos un niño dentro, lo que pasa es que lo tenemos retenido. A veces, y no solo a veces, debemos dejarlo expresarse.
Te felicito por eso.
Alberto

Toto said...

Gracias!! Merry Xmas!

Bibi said...

Jeje, triste que no hayas podido cumplir tu misión de todos los años..
La cual, es hermosísima :)

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...