Monday, December 8, 2008

Buscando a Paris (y a las Cucaburras)

Esta mañana estaba buscando una foto por Internet de las cucaburras. Me desperté pensando en una canción de niños que tenía una referencia a esas aves y me dio curiosidad por saber cómo se veían. Satisfecha mi indagación me puse a pensar en algo extraño. ¿Qué pasaría si Google en verdad no fuese una máquina buscadora sino que fuesen humanos recibiendo inquisiciones de todas partes del mundo? Curiosos como yo que andan buscando respuestas a preguntas disímiles que se nos ocurren a medida que pasa el día. Mientras escribo, las copias viejas de la Enciclopedia Britanica me observan celosamente. Otrora, ellas hubiesen sido la fuente natural para una consulta. Ahora, con la celeridad y la inmediatez, el simple tipeo de “The rooms have a hint of asbestos and maybe just a dash of formaldehyde” te lleva a saber de inmediato que la canción que oíste en la radio en la cola de las doce es del grupo Panic at the Disco. Britanica jamás pudo hacer semejante hazaña. La lechuza de la sabiduría vuela despavorida en estos momentos. Toto sucumbió a Wikipedia.

Son curiosas las cosas que buscamos. Ya sea por necesidad de saber una información que nos es de utilidad para el trabajo o el estudio, por nuestro simple entretenimiento o porque, en verdad queremos saber qué demonios es una cucaburra. Me imagino que Google tiene a un personal empleado para hacerle seguimiento a las búsquedas y así poder detectar tendencias. Ya sabemos que Britney Spears y Obama fueron los nombres más buscados en Yahoo! en el año 2008. Ahora bien, imaginemos por un instante que Google nos enviase por correo todas las búsquedas que uno ha hecho en los últimos 365 días. Como si de una factura de luz o teléfono se tratase, indicándote cuantos bombillitos te has mandado o cuantas veces Josefa ha llamado para Colombia. Da hasta miedo porque, aparte de la pornografía (vamos, todo el mundo tiene su fetichito), el resumen de esas búsquedas constituiría el diario intimo más personal que tendríamos. Ni siquiera aquellos que guardan celosamente un librito de anotaciones en la parte de atrás de su mesa de noche, podrían tener un recuento tan detallado como esa lista.

Una de las cosas de tener un blog es que te permite ver las búsquedas de Google para saber como hizo la gente para llegar hacia ti. Generalmente es mi nombre, el título de este tea party, una canción o una película de la que haya hablado o un nombre de alguien a quien yo mencioné con nombre y apellido (que es en muy escasas ocasiones). Ahora, hay algunas búsquedas que me preocupan. No por lo que la gente ponga, pues cada quien tiene su curiosidad y en el tea party son más que bienvenidos. Lo que me preocupa es que yo haya escrito la respuesta y la pregunta que la persona haga lo conduzca hacia mí. Soy el juego Jeopardy! Ejemplo de ello son búsquedas como “escondites para meter droga en el carro”, “pezones triple x”, “la terminada de Hoopz con Flavor” y “como saber si mi marido ya no me ama.” Soy un hit seguro para alguien que está buscando algo de los Power Rangers y no entiendo por qué, pues los Rangers son posteriores a mi calvicie. Los del Zambal me detestan.

Esa curiosidad me llevó a ver mis búsquedas en la lista del Historial de mi computadora. Cuando uno era un puberto cubierto de acné lo primero que aprendió en Internet fue a como borrar esas búsquedas porque la verdad que Pamela y Anna Nicole lo tenían a uno ensimismado. Si bien, no hay ni un solo hombre que pueda decir que este tipo de búsquedas han disminuido (y si lo hacen mienten), el uso de la Internet se ha abanicado para otras áreas que generalmente se solucionan con llamar a un mecánico o prender E! Entertainment.

Por ejemplo, todas las búsquedas para tratar naturalmente un dolor de encías o de cómo reducir el ruido infernal que está haciendo el ventilador de la computadora. El sonidito whirlpool le jode el parque a cualquiera. La encía ya es el colmo. Es natural que alguna vez hayamos sentido curiosidad por Paris Hilton. La odiamos pero hay momentos en el que uno contempla el suicidio laboral y quiere saber si la más cucaburras de todas ya salió de tiendas. Por lo menos alguien vive la vida montada en el Jaguar que soñamos un lunes por la mañana. Así somos los terrícolas cibernautas. Una búsqueda tras otra en nuestro camino por curar nuestra curiosidad insaciable. Así sea para preguntar el por qué la curiosidad asesinó a los gatos. O a las cucaburras.-

Fun fact of the day: La Wiki nos cuenta que las cucaburras "son aves terrestres pertenecientes al grupo del martín pescador de Australia y Nueva Guinea. Las cucaburras se conocen principalmente por su llamado, que es sorprendentemente similar a la risa humana, sonido usado con frecuencia como fondo en películas ambientadas en la jungla. Las cucaburras ocupan territorios forestales en grupos familiares dispersos, y su risa sirve para demarcar fronteras territoriales, al igual que el llamado de muchas otras aves."

2 comments:

Tinker said...

Scooby buen post, solo te queria decir que si estas "logged in" a Google con tu Google account el salva todos los searches que has hecho... te dice cuales son tus Top queries, Top sites, Top clicks y demas. Hasta te dan una grafica para que veas los meses o los dias en los que has realizados mas searches. Hasta te informa sobre searches parecidos a los tuyos. Ahhhh y no es que te dicen los ultimos 6 meses, es que te dan tu historial desde que tienes esa cuenta...En fin, ellos saben TODO lo que haces con Google.

alei said...

es terrible cuando busco tu blog en google, cuando voy por Toto el google autocompleta y una de la opciones es totona grande, no se si sabias esto, un horror, jajajaa. Disculpa pero te lo tenia q decir algún dia y ya q hablaste de google en este post... espero q no te moleste!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...