Saturday, December 6, 2008

Elephants in a Room


He descubierto que el Itunes deprime. Que el shuffle te ponga “The Blower’s Daughter” e inmediatamente después a Kelly Clarkson lloriqueando en “Because of You”, mata a cualquiera. En mi casa inventaron montar un bazar navideño este martes para recaudar fondos para no me acuerdo cual institución. Instalaron unos focos en el jardín que brillan tanto que si el Caracas quiere venir a practicar en la grama puede hacerlo sin ningún problema. Encima de eso, ayer vinieron a instalar un punto de venta para que las que compren puedan pagar con tarjeta y tengo un miedo horrible (porque me conozco) que voy a salir esta noche, meterme una voladora, y llegar a jugar con el aparatico.

Me contaron de una fiesta de navidad en la que los que la organizaron metieron la pata. Era una fiesta para una marca de refrescos. Los organizadores trajeron refresco... de la competencia. Sara mi perra amaneció sin pelo en una parte mínima de su lomo. Nadie se puede explicar por qué pero esto de la alopecia canina por nervios gubernamentales ya es el colmo. Estoy saliendo a la fiesta de Navidad de mi abuela. Jamás he entendido porque mi familia funciona como una empresa corporativa. Cierran el año antes del quince. Desde los siete he esperado mi aguinaldo. 22 años me lo han negado.

Estaba hablando hoy sobre la canción “a partridge in a pear tree”. ¿Qué carrizos hace una perdiz montada encima de un árbol de pera? Es más, todavía no conozco al primer chamaco que en maternal se faje con los Crayola (o los Berol Prisma Color en mi época) a pintar algo y le diga a la maestra: “Mira mi árbol de peras”. Bueno, pero tampoco conozco a nadie que se fajó a pintar un árbol de mamón. O de mangos. ¿Qué estará haciendo Bill Clinton en este momento? Siempre he querido saber eso.

Una de las cosas por las que no me gustó Bond es que en el momento clave de la película apareció una raya amarilla en la mitad de la escena. Luego se multiplicó como en la escena de las escobas de Mickey Mouse en Fantasía. Al principio daba nota porque de repente era un intento subliminal de CINEX para lograr el fomento del arte de Soto. Ya cuando la raya amarilla se convirtió en franja, al público le pareció que más bien era una propaganda del Metro de Caracas. Varios gritos autóctonos de manos encotufadas se oyeron hasta que por fin se arregló el asunto. Pero ya para ese entonces, no entendimos porque carrizos Bolivia tenía un desierto.

En serio Itunes deprime. Me provoca escribir algo como el olvido es un arma poderosa. Benévolo. Pero el olor a jazmín siempre es el mismo y eso jamás se borra de la memoria. Una sonrisa son tus dientes, que conducen inevitablemente a un arqueo de tu cabeza y el afloramiento de tu risa. Dios, tu risa. Tu maldita risa que se aparece en el letargo más oscuro de mis sueños. Allí estás. Tú sin mí pero yo siempre contigo. Una mirada de tus ojos que me comanda a despertarme, para estrujar mis ojos y enjugarme las lagañas. Sin más asunto que buscarte entre las sabanas para luego darme cuenta que si volteo mi cabeza repentinamente, sabré que la almohada junto a la mía ya no lleva la forma de tu testa. Demos gracias entonces a Dios, y en especial a Stephen Jobs, que la canción que sigue en el Itunes es de AC/DC.-

3 comments:

eusucre said...

jejejeje!
yo te digo algo, que deje de escribir jamás implicará dejar de leerte!

brilliant (as usual!)
bisous!

Ignacio said...

Siempre me pasa con The Blowers Daughter. Estoy fajado oyendo Sweet Child o'Mine y paso a The Blowers Daughter y de ahi saltamos a Enya....es como montarse en un carro con un adolescente aprendiendo a manejar sincronico. Gracias por dejarme saber que a mi no es el unico que le enerva que eso pase.

Beatriz E Moreno said...

I FEEL YOUR PAIN! Y la verdad es que no hay nada mas fastidioso que tener el animo fragil y que iTumes haga de las suyas, acto seguido, darnos cuenta que esta noche sera otra mas, solos.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...