Monday, January 5, 2009

Happy 2009?

Con la llegada de los tres reyes magos se acaba oficialmente la temporada navideña. Pues chao pescao porque eso que te venga un tipo que se llame Melchor a reírse en tu cara porque ahora son solamente 2500 dólares lo que uno tiene para gastar fuera de Macondo, ya es el colmo. Suficiente con que mi bello chequecillo del Niño Jesús rebotó en el banco. ¿Uno puede demandar a sus padres por malos regalos de Niño Jesús? Yo quedé como aquel audio de años atrás que contaba la carta que Nano le escribió a Santa Claus por haberle traído una “puta peonza”: insatisfecho. Pero demandarlos no me dejaría como la persona más ingrata del mundo. El otro día leí que en gringolandia una señora demandó a un amigo que la rescató de un accidente alegando que si la hubiese dejado en el carro en llamas, no hubiese quedado parapléjica. El libelo de la demanda omite que el pana la dejó viva. Así es el samaritanismo: jode al que no está jodido.

Aparte de la llamada del banco que me cantó “rebotando aja, rebotando ha ha” – incidentalmente la misma canción que le cantan los de seguridad a todos en Rosalinda – mis fiestas patronales de fin de año fueron acontecidas. Comenzando porque mi viajecillo de esos de Valentina Quintero por Venezuela murió sin siquiera haberme montado en un carro o hecho mi maletica de Snoopy. Mis papás arrancaron sin mi el 30 de diciembre via la Sabana (no la “gran”, mi familia no es de National Geographic) ante mis suplicas de cansancio corporal y síndrome de ratonus ponche cremus acumulado por la centena de encuentros con los expatriados que decidieron venir cual barco hacia Plymouth a pasar los holidays en las calles de Caracas.

Con la promesa que me iría al día siguiente con el Junip, me quedé durmiendo hasta horas ridículas para un calvo en adultez. Fue ahí cuando prendí el celular y me di cuenta que mis padres jamás habían llegado a su destino. La camioneta recalentada y demás epitafios mecánicos que aburren cuando te los cuentan, obligaron a los dos pater familias a ser devueltos a su casa en Caracas, montados adentro del carro, encima de una grúa. Sin más nada que hacer que empinarse una botella de champaña y abrir el cartoncito de Astor Azul reservada para los días de playa. Así llegaron de nuevo a mi casa. Accidentados pero entonados. Cancelado mi último chance de recuperar alguna marca de traje de baño antes del 2009.

La solución para no quedar como Chevy Chase nos la dio la Plaza Altamira. Yo por costumbre paso mis 31 de diciembre en Caracas porque irme a Margarita en esa época me parece de turista. Llevar a mis papás a sentarse por primera vez en la Plaza Francia y abrazarse con gente extraña pero feliz no tiene precio. Aún cuando se nos olvidaron las copas, las uvas y la silla para Madame Chapeaux, el simple conteo autóctono – a falta de campanario por estos lares – y el estallido de los fuegos artificiales que nada tuvieron que envidiarle a otras ciudades, infla ese pecho y alegra el abrazo de los tuyos, los míos y los nuestros. Porque ahí se abrazó todo el mundo. Hasta los que celebraron el año media hora antes en protesta contra la irrisoria hora legal en la que nos manejamos para “ver más el Sol”.

Y con eso un primero de enero de lentejas. Para la suerte contra lo que nos viene. Porque la vamos a necesitar en este año que ya se nos montó encima. Bueno o malo, ahora es que vamos a saber de qué estamos hechos. Mi único deseo es que el sentido del humor - tan necesario y tan propio de todos los que nos hacemos llamar venezolanos - jamás se enmiende. Por lo menos que quede eso, cuando el viento se lleve todo lo demás.-

Felíz Año 2009

3 comments:

Facility manager said...

jejeje, que bueno el arranque del 2009. Me voy a copiar de ti, y voy a contar cuentos pasados. Ya empecé con el primero, que espero alegre tu cafecito de mañana.
Te conoceré en el acto de grado, por allá por Marzo, cuando vestido de zamuro, te busque en el Samán y te diga: "Hola Toto, soy FacilityManager"
Saludos,
Alberto

Plaza Altamira said...

Debo confesar que al principio no me gusto tu blog.

Sin animos de ofender, es solo que los posts largos me parecen algo tediosos. Y la verdad, no me gusto tu foto! (si, a veces somos asi de basicos). Pero seguias en las "loqueras de otra gente" de un blog que siempre leo. Asi que pasaba de vez en cuando por aqui, solo a ver que habia de nuevo.

El punto es... que este 31 te vi en Plaza Altamira. Debo confesar que me sorprendio DEMASIADO, Caracas se me hace demasiado grande asi que encontrarme a alguien, es para mi, todo un acontecimiento Jeje! Pero encontrarme con un BLOGGER precisamente ese dia me hizo recordar que prometi que volveria a escribir si y solo si, conseguia un lugar a donde mudarme... pues llevo 1 mes y 20 dias en mi nueva casa y lo habia olvidado!

Gracias.

PD: Ahora que me acorde, es probable que me veas por aqui muy pronto!

Toto said...

Gracias por ese comentario! Lo de los posts largos es algo en el que estoy trabajando porque necesito acortarlos pues me he dado cuenta que yo no me leo los de los demás cuando son así de largos.
Y por mi foto: no me culpes a mi sino a mis papás por una mala combinación genética! Espero leerte pronto!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...