Tuesday, January 20, 2009

Una Historia de Dos Ciudades

Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, era la edad de la sabiduría, era la edad de la estupidez. era la época de la fe, era la época de la incredulidad, era la era de la Luz, era la era de la Oscuridad, era la primavera de la esperanza, era el inverno de la desesperación, teníamos todo ante nosotros, no teníamos nada, íbamos derechos al Cielo, íbamos justo en sentido contrario... (Dickens, 1859)

El que quizás haya sido el día más peligroso en la vida de los Estados Unidos de América, con un senador escondido en una base militar en caso de ocurrir alguna catástrofe terrorista, un presidente electo al aire libre y una decisión sincronizada de salirse dos veces de un “carro” blindado para saludar a su pueblo, se convirtió en realidad en uno de esos días en donde ni el frio manchó la jornada. Dos senadores colapsados en un almuerzo fue el saldo rojo que dejó la barricada de motorizados, oficiales, guardias, helicópteros y agentes del Servicio Secreto. Pero eso ya no es culpa de ellos. Culpen al chef. Ahí baila el negro con su negra esta noche, ante la presencia de todos sus disidentes. A sabiendas que mañana comienza lo duro.

El que quizás haya sido el día más pacífico en la vida de Venezuela, con una sóla marcha detenida, un complejo cultural atacado, apenas dos alocuciones presidenciales y solamente una cadena nacional de radio y televisión, se convirtió en realidad en uno de esos días en donde el ardor de las bombas lacrimógenas manchó la jornada. Cuatro estudiantes detenidos, una camioneta sembrada de artefactos inflamables, miembros de un partido político atrapados en un recinto y una multitud corriendo fue el saldo rojo que dejó la barricada de ballenas, policías, oficiales y agentes paramilitares. Pero eso ya no es culpa de ellos. De repente la culpa también la tiene el chef. Porque aquí cantó el negro acompañado de un cuatro, ante la ausencia de todos sus disidentes. A sabiendas que lo duro no tiene mañana.

Es cierto eso. Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos

5 comments:

Miss Alice said...

Toto.... magistral.
Standing ovation.

idream2 said...

I'll tell you it was quite the day to be here... Aun cuando todo estaba de cabeza por el trafico, las calles cerradas y el metro collapsado, fue un dia tremendo en los alrededores de DC

Beatriz E Moreno said...

This gave me chills!

Anonymous said...

awesome

Bibi said...

¿Como decirlo?
Umm... Creo que Miss Alice utilizó las palabras correctas.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...