Thursday, February 12, 2009

Proud Papa

Me he decidido gozar mi día. Me da una lástima horrenda que no estés ahí conmigo pero bueno estás aquí. Yo sé que si tú pudieras te levantarías e irías. Que fastidio ir a una graduación pero bueno hay que calarsela. Así no sea nada nuevo, porque como van las cosas Toto tiene el record de las graduaciones. El promedio es una vez cada seis años. Y ya fuiste a las dos anteriores. Y a mi bautizo pero ese no me recuerdo así que no cuenta. También fuiste a mi primera comunión y a mi confirmación. La primera es porque nos obligaron a los dos. La segunda es porque yo quise hacer el curso para congraciarme con la religión. Y mi mamá no estaba así que te tocó ir a ti. Pero tú y yo fuimos y de verdad que chévere que fuiste. Aún cuando desde ese entonces ni tu ni yo hemos ido a misa.

La verdad es que has estado siempre en todos mis actos. Desde que fui la letra “X” en el acto del abecedario hasta que daba discursos en la Católica. Y todas las piñatas in between. Aún cuando yo las odiase todas y me escapase a mi cuarto a jugar solo. Me viste ganar el Best All-Round Camper y que chévere que estuvieras ahí porque de verdad, de todas las cosas que yo me he ganado en la vida, esa es una de las cosas por las que me siento orgulloso. Es cómico lo lejos que suena eso pero no sé. Es como un titulo de supervivencia. Si fallo en la vida por lo menos seré viejo y sabré que fui “best” en algo. Eso da como nota.

Me contenta enormemente que me hayan vuelto a llamar a decirme que no iba a dar el discurso. Porque la verdad yo no conozco sino a treinta de las personas que se gradúan y que hueso que un idiota se pare ahí a decirles a todos los demás el típico “ustedes son el futuro y el talento de este país” cuando no tiene ni idea quienes son o que piensan. Yo lo hubiese hecho completamente distinto, cómico, sabroso. Y no quedaría como un idiota. Pero si lo hacía, me hubiese encantado que tú me oyeras para que después lo guardaras ahí en una cajita. Y como no lo voy a decir, entonces mira, la verdad no te pierdes de mucho. Solamente la fotico esa que se guarda en un cajón porque a mí me parece cursi ponerla en la casa y otra medalla para el pecho que seguramente se perderá en un par de años. Porque en eso también tengo el record. El promedio de pérdida es una vez cada tres años.

Hoy dijiste una cosa extraña cuando algo se perdió y no lo encontrábamos: “Si Dios no lo quería es porque es así”. ¡Coño, menos mal que Él no quiso que fueses a mi graduación y no lo otro! Por eso, cero tristezas, y por eso escribo esto. Para que sepas, si algún día lo lees, que me hiciste falta. De verdad. Aún cuando no tengas ni idea que fue lo que estudié (es complicado lo sé). Pero sabes, mi verdadero acto de graduación contigo fue en una playa, debajo de una palmera. Solos y yo contándote de mi tesis de Chechenia. Y después cuando te llamé para decirte que había sacado todo lo que podía sacar con ella. Dos oportunidades en las que me dijiste lo que siempre me dices cuando asombro: "Proud Papa". Así que bueno, tampoco te pierdes de mucho hoy. Es como si te hubieses levantado a comprar una cerveza en el canódromo. No estuviste cuando el perro atrapa al conejo. Pero por lo menos te pegaste la mejor parte de mi carrera.-

p.d. Lo único que verdaderamente me va a hacer falta, es que de todas las personas en este mundo, tú serías el que más se burlaría del “bonete. ¡Qué cursi! Solamente con eso sé que me voy a gozar mi día.

2 comments:

Anonymous said...

He's with you, I know you know, but u need to be reminded of the fact that he really is. And for what is worth I'm incredible proud

Facility manager said...

Hola Toto:
Escrito con el corazón. Te cuento que dos veces tuve "piel de gallo". Me alegro de la salud de tu padre y de tu nuevo grado.
Ya los blogueros tienen cara, no?
Felicidades
Alberto

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...