Sunday, March 8, 2009

Necesitamos a los Gallos

Esta fue la conclusión a la que llegamos anoche en una conversación: necesitamos a los gallos. Léase para los que no son de Venezuela: un gallo es aquel con el intelecto suficiente para entablar una conversación en la que él pueda explicar el correcto funcionamiento de una fórmula algebraica o explicar las siete razones de la I Guerra Mundial pero ignorar todo lo que se pueda sobre el fútbol y las discotecas. Debe ser alguien que pueda apuntar en el mapa donde queda la franja de Gaza pero se le permite que no sepa donde quede Palau. Ni su capital. A fin de cuentas, la mayoría de las personas en Venezuela no sabían que Bielorrusia o Benín existían hasta que al Señor Presidente se le ocurrió agregarlos en Facebook. Así que, por los momentos, no es necesario que el gallo sepa donde quede Palau.

Nadie se llama a si mismo gallo. Bueno, tampoco es que uno se autoproclame rata o pavo. Esas calificaciones son propias de los panas: “que rata eres” o de las encopetadas modernas: “es que los pavos de hoy en día”. Pero los gallos, salvo unos pocos, esconden su condición de gallismo. Como si fuese malo o denigrante. Cierto, las tuvieron mal en el colegio. Yo siempre digo que se puede medir el valor de una persona por como ésta afrontó su vida en el bachillerato. Si superas esa prueba, puedes enfrentarte a cualquier reto que te propongas en la vida. Hay personas que jamás sobreviven las cicatrices de portar una camisa marrón (o “beige” para las sifrinas).

Insistimos, sin embargo, que los gallos deben identificarse. Saber quiénes son, cual es su conocimiento de excelencia y donde van a estar en los próximos veinte años. A ellos, debemos auparlos a desarrollar su gallismo, fomentar su intelecto y recopilar todo el conocimiento que puedan. Específicamente en los temas de historia, política, educación, economía y valores humanos. Cuando hablen en una conversación podemos oírlos con atención. Si nos fastidiamos de él, no debemos en verdad alejarnos de su compañía diciendo “que huevo con este carajo”. Más bien debemos auparlo a que escriba, que anote o que guarde en su cabeza todo lo que sabe. Decirles que son inteligentísimos, y después alejarnos. Eso le da caché al gallo. Es el equivalente de decirle a la recién entetada que la operación le quedó buenísima. Ambos se sienten superados.

La insistencia en esta preservación de condición social (que para ser gallo no se necesita ser ni oligarca ni burgués) es que tarde o temprano, Venezuela olvidará quien era. Va a llegar un momento en la que Venezuela no mirará para atrás sino que se dirá a si misma y a sus hijos “nosotros toda la vida fuimos así”. Como los nuevos ricos, jamás admitirá que alguna vez no vivió en pisos de mármol. Venezuela leerá libros en los que habrán páginas arrancadas de la Historia y llegará un momento en que ni le va a dar curiosidad saber a dónde volaron las hojas que faltan. Jugará con muñecos impuestos por la revolución sin darse cuenta que la imaginación no puede ser controlada. Venezuela no pensará. Venezuela será una actriz con libreto. Un títere movible, una peona en una tabla de ajedrez que se cree reina. Venezuela olvidará que alguna vez fue Doña Bárbara. Venezuela creerá que toda la vida estuvo casada con el Che. Aún cuando le digan que las fotos del día de su matrimonio se velaron.

Por eso es que necesitamos a los gallos. A los que leen, a los que les gusta analizar, grabar datos, documentar historias, fotografiar momentos. A los coleccionistas de monedas, estampillas, juguetes de cuando uno era chamo. A los que escriben diarios, recortan artículos de periódico. Hasta los que hacen el crucigrama y lo completan. Los que les gusta las películas viejas. Los necesitamos. Menudo trabajo que van a tener cuando haya que buscar la verdad detrás de las mentiras. Cuando salgamos de la caverna pintada “verde patriota” y a alguien, el más rojo de todos, se le ocurra preguntar: “¿Qué hacemos ahora?”

8 comments:

Anonymous said...

"...una peona en una tabla de ajedrez que se cree reina..." genius!!!!

GBA said...

Toto, te quedó muy bueno, rescato la siguiente frase:

"...Menudo trabajo que van a tener cuando haya que buscar la verdad detrás de las mentiras..."

Realmente estará dificil, creo que es trabajo de todos ayudar a buscar esas verdades.

Gracias por pasar por el blog.

Un abrazo.

Gerardo

GBA said...
This comment has been removed by the author.
Beatriz E Moreno said...

Pues ademas de TODO eso, la experiencia me dice que todos tenemos un amigo gallo y siempre es el amigo mas fiel!

Yo amo a mis amigos gallos y estoy muy feliz de tenerlos en mi vida.

AMZZ said...

I LOVE NERDS!!! Esto ya lo discutimos el Viernes...

Chica Bond said...

No solamente el pais necesita de gallos, las mujeres solteras tambien!!!!

tía mamá said...

Yo no me cambio, gallo es gallo y yo se quien es mi gallo.

La Taguara Del Ocio said...

son pocas las veces que comento una entrada...pero esta me gusto que jode, claro existen otras como la de la carta pero esta en especifico me recordo una cancion de autopista sur...se llama "gallo" creo que te gustara...

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...