Tuesday, April 14, 2009

Días Cuasi Perfectos

Es completamente egoísta echárselas cuando uno tiene un día cuasi perfecto. Uno queda malísimo porque de repente la gente consideró que esto fue un día sin real o un martes cualquiera. Pero vamos, estar atracado en el tráfico de la autopista justo antes del CCCT con el Sol pegándote de lado con tanta intensidad que no puedes ver sino los colores rosados del cielo, inventando las letras del tema de la “Historia Sin Fín” que suena de fondo en la radio porque uno nada más se sabe el coro, con el codo apoyado a la ventana mientras te sobas la parte de atrás de la cabeza y el pie pegado al freno forrado en zapatos sin medias, es tema de sonrisa.

Más aún cuando volteas a ver las dos carpetas manila llenas de trabajo en el piso del copiloto, dos revistas sin leer en el tablero, cuatro libros nuevos envueltos en papel marrón mirándote desde el asiento de al lado, cinco libros regalados metidos en una bolsa en la parte de atrás, cuatro entradas para el concurso de cartas metidas en la cartera, una caja de chiclets Adams a medio tragar debajo del freno de mano y un mensajito de texto que sólo dice “¿Trotamos?” Una amalgama de cosas que se fueron insertando en el carro a medida que el día pasaba. Helo ahí. El momento perfecto para no pensar en que dirán los demás sobre la sonrisa de gancho de ropa estúpida que no te puedes borrar de la cara. Tan sólo un instante en el que, cegado por el Sol, te das cuenta que hoy fue uno de esos días que valieron la pena.-

2 comments:

Nina said...

Em... quien es la persona que te invita a ti, of all people, a trotar? you must really like her if you said yes!

Andrea said...

jajajajaja LOVE those days!!! Y si la sonrisa de gancho de ropa es la mejor parte!!!!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...