Wednesday, April 15, 2009

Round Two

He decidido que fallé en el intento de dejar de fumar. Dejé las pastillas en la entrada de mi casa cuando salí corriendo para la Semana Santa y entre una cosa y la otra jamás fui a Farmatodo porque total, fueron cuatro días sin tomármelas y me di cuenta que no estaba fumando tanto. Pero es mentira pues me acabo de dar cuenta que entre las 3 de la tarde del día de ayer y la 1:31 del día de hoy ya me fumé una caja. Así que es una falacia que estoy fumando menos.

Aprovechando que ando solo y puedo fumar donde me plazca, esto de fumar arriba mientras escribo, con la cajita al lado no me ha ayudado. Lo que me está pasando es que puedo estar sin fumar por largos intervalos de tiempo pero no puedo estar sin pensar que no he fumado. Más aún no puedo estar sin saber que no hay una caja de cigarros tirada por la casa. Es horrible pensar así pero eso es lo que me pasa.

El primer intento fue bueno. De verdad te cambia la vida pero ya vi mi cuestión. Me gusta demasiado el cigarro de la mañana, en las fiestas mis amigos me recriminaban y yo decía que podía seguir fumando. Pero es una semana la que puedes fumar con el tratamiento. No un mes después. Podía y puedo estar en sitios donde la gente no fuma, el aeropuerto fue un hit, pero me monto en el carro y lo primero que hago es fumar. Así no me guste tanto como antes. Eso son todos mis errores. Pienso demasiado en fumar cuando no estoy fumando.

Me inscribí en un grupo de apoyo. “Mi nombre es Toto y soy un fumador”. La primera pregunta fue horrible. Cuantos años, meses y días llevas fumando. Yo sabía que había empezado a fumar en el mes de mayo en la fiesta de Gustavo Blanco por lo que busqué en mi caja de recuerdos la tarjeta (no es mentira que yo guardo todo) y ahí estaba: viernes 13 de mayo de 1994. Oficialmente 14 años, 11 meses y 3 días. Suficiente con decir que en el último año me volé dos millones de bolívares de los viejos en cajas de cigarros. Eso es 1 camara digital, 400 latas de Coca Cola, 80 combos de cuarto de libra, 50 tragos de whisky, 40 entradas al teatro, 28 libros nuevos, 100 entradas al cine, 10 corbatas y 6 pares de zapatos que no tengo.

Escribir en un blog los fallos de uno es un arma de doble filo pero ahí vamos. ¡Animo Amador! Round two here we go.-

1 comment:

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...