Friday, May 8, 2009

El Manantial

No tengo Blackberry y no fui al concierto de Oasis. Tampoco tuve un golden retriever y una Montero en los noventa. Pero de ninguna manera quiere decir que yo no sea una de las personas más genéricas en cuanto a gustos culturales se refiere. Soy de los que se come siempre un cuarto de libra con queso, piensa que no hay mejor película dominguera que cualquier versión de Harry Potter en TNT (y secretamente la que Kirsten Dunst actúa como capitana de los Rancho Carne High School Toros) y salta estaciones de radio para encontrar la canción “Carita bonita” porque esa es la que tengo pegada gracias a que cada vez que paso canales, HTV está pasando el video [Dude, esa era la que no me acordaba el día de la piscinada]. Un perfecto John Doe (Stalin González debe ser la traducción de éste nombre genérico en Venezuela) de los estudios de marketing.

A veces, en muy raras ocasiones, no me da flojera ser inteligente. Por lo general, se traduce en que me senté con un buen libro de seiscientas páginas que me hizo desvelarme, inventar cenas que no sucedieron, rayar frases que me parecieron buenas y sobre todo, pensar. Pensar bastante. Hablar sobre las cualidades del libro es fatuo pues la gente no lee este tipo de libros por recomendación. Lee por placer. O porque está prohibido. En mi caso fue “El Manantial” (1943) de Ayn Rand. Haber visto la película por casualidad fue lo que me inspiró a encontrar el libro. Y cuando lo encontré, polvoriento y añejo en una casa de playa, supe que sería mío de por vida.

No comprendo el libro del todo. Al menos no todavía después de haber cerrado las páginas sobre la saga de cuatro personajes inmersos en el contexto de la arquitectura: el que es, el que no es y lo sabe, el que cree que es y no lo sabe y el que pudo haber sido. Uno de esos libros donde hay que decretar que todo lo que se tiene que saber sobre la vida está ahí. Al que le confunde el Señor Presidente, ahí está la explicación, al que le turba la masificación de la opinión pública ahí está la clave. La colectivización, el socialismo, el merito, el crear para si mismo. Al que busca un ideal, Howard Roark es el héroe. No porque él quiera serlo. Sino porque sencillamente es.-

Frases estelares:

"Para decir “yo te amo” uno debe saber primero como decir “yo”."

"La mayoría de la gente edifica conforme vive, como algo rutinario, como un accidente sin sentido; pero pocos comprenden que construir implica un gran símbolo. Vivimos en nuestros espíritus y la existencia es la intención de llevar esa vida a la realidad física y manifestarla en gesto y forma. Para el hombre que comprende esto, la casa que posee es una expresión de su vida. Si no la construye cuando tiene medios para hacerlo, es porque su vida no ha sido lo que él quería."

"Voy a cambiar de tema y a hacerle una pregunta personal. Ustedjo que me iba a contestar cualquier cosa.
–Sí
– ¿Le ha gustado ser siempre Howard Roark?
Roark se sonrió. La sonrisa era alegre, de asombro e involuntariamente despectiva.
–Sí
–Ya lo ha contestado – dijo Wynand."

"–Todos dirán que eres un tonto…Todos dirán que yo he conseguido todo…
–Tú tendrás todo lo que la sociedad puede dar a un hombre. Tendrás el dinero. Tendrás la gloria y el honor que te concedan. Aceptarás la gratitud de los inquilinos. Y yo tendré lo que nadie puede otorgar a un hombre, salvo él mismo; yo habré construido Cortland Homes."

"Keating está pagando el precio y se pregunta por cuál pecado ha cometido y se dice a sí mismo que ha sido demasiado egoísta. ¿En que acto o en qué pensamiento suyo ha sido él mismo? ¿Cuál fue su objeto en la vida? La grandeza a los ojos de los demás. La fama, la admiración, la envidia; todo lo que procede de los demás. Los demás le dictaron convicciones, pues él carecía de ellas; se satisfizo con que los demás creyesen que las tenía. Los demás constituyeron su móvil poderoso y su principal interés. No quería ser grande, sino que lo creyesen. No quería ser arquitecto, sino que lo admirasen como tal. Pidió prestado a los otros para impresionarlos. Ese fue su altruismo real. Traicionó a su yo y se dio por vencido, pero todo el mundo lo llamó egoísta."

"Destruya en el hombre el sentido de valor. Destruya la capacidad para reconocer la grandeza o para realizarla. Los grandes hombres no pueden ser gobernados. No queremos ningún gran hombre. Neguemos la concepción de la grandeza. Ensalce tipos de obras accesibles a todos, a los más ineptos y detenga el ímpetu y el esfuerzo en todos los hombres grandes y pequeños (…) No se ponga a destruir todos los santuarios; eso asustaría a los hombres. Conserve a la mediocridad como santuario."

"A los hombres se les ha enseñado que el ego es sinónimo del mal y el altruismo es el ideal de la virtud. Pero el creador es un egoísta en sentido absoluto y el hombre altruísta es aquel que no piensa, no siente, no juzga, no construye."

En verdad todo el discurso final:

6 comments:

Facility manager said...

En mi época de estudiante siempre se dijo, que el personaje del manantial era Frank Lloyd Wright. En aquella época no existía internet, por lo que ahora muuuuchos años despues, hago la búsqueda en wiki y he encontrado esto:
"Relación con Ayn Rand
Ayn Rand, una gran admiradora de Lloyd Wright, se inspiró parcialmente en el talento individualista del arquitecto para crear a Howard Roark, el protagonista de su novela "El manantial" (1943).

Años después, en 1946, Rand insistió a la productora de la película para que contratase a Wright para hacer los diseños arquitectónicos de la versión cinematográfica de la novela. La productora se negó, debido a los elevados honorarios pedidos por Wright.

Ayn Rand también quiso vivir en una casa diseñada por Wright, pero, al no poder pagar la cantidad de dinero que éste exigía, tuvo finalmente que "conformarse" con una casa diseñada por Richard Neutra."

Wright fué sin lugar a dudas, uno de los grandes creadores del siglo XX.
Puedes ver la casa de la Cascada en este vídeo, (Es la cuarta foto de arriba hacia abajo):

http://teamsugar.com/637041

Hele said...

Que bueno encontrar a alguien que tambien le guste Ayn Rand!! Lee Atlas Shrugged, ese libro en verdad explica todo lo que esta pasando, sobre todo aqui en Venezuela! Si te gusto The Fountainhead este te va a encantar!

Toto said...

Facility: la casa de Wright es fenomenal.
Hele: Ya me hicieron la promesa que me traen Atlas Shrugged la semana que viene!

baffledbroccoli said...

thAnks, q bien. maybe te recultamos y todo para el Goulch

Igor Zurimendi said...

Obviamente me alegra que te hayas leido el manantial. Una pena que (aparentemente) haya tenido que ser en castellano.
De paso, la gente habla mucho de Atlas Shrugged, pero como novela en si creo que The Fountainhead es mejorcita. Atlas Shrugged es más profunda y filosófica.

idream2 said...

LOL that this came up here!
Tengo MESES tratando de ir a visitar Falling Water y Kentuck Knob (que estan cerquita una de la otra en PA). Tambien he encontrado que tengo dos de sus casas aqui cerca (menos famosas): Pope-Leighey House (#268), Mt. Vernon, Virginia, 1939 (http://popeleighey1940.org/) y Luis Marden House (#357), McLean, Virginia, 1952 (http://www.thepresidentwearsprada.com/2008/07/would-you-like-to-buy-frank-lloyd.html).

Definitivamente tendre que buscar el libro...

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...