Tuesday, June 2, 2009

Destino sentada en la montaña

Se puede llegar a sentir la tristeza en el más alegre de los lugares. Sentir que por fin todo lo tienes y en verdad nada lo vale. Reír llorando o llorar riendo pues los custodios de fachadas hace tiempo se fueron. ¿Quién soy? ¿Cómo te llamas? Dime por fin quien eres. Se puede oler nuevamente aquella cabeza y lamentar la detención momentánea del tiempo. Apreciar la sonrisa de alguien y no ver la tuya en el reflejo de sus dientes.

Se puede encontrar a Destino sentada en el horizonte y no correr tras de ella. Hay escaleras que no bajan, hay ascensores que marcan todos los pisos. Se puede vivir un viernes de éxtasis y bailarlo como si fuese un lunes de oficio. Lanzarse al vacío indómito de la calle y no encontrar mercado abierto. Se puede escribir en tachadura todo aquello que no deseas que lean. Pero no se puede negar que te hago falta. Aún cuando a mi no vuelvas.-

1 comment:

La Perfecta said...

Esto no se parece a ti, pero en el fondo sí se parece.
No sé si me entiendes.


Agh. Estoy hablando tonterías, porque al final no te conozco lo suficiente. Pero tenía que decirlo.


PS: Corre siempre tras de ella, Toto. SIEMPRE

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...