Thursday, July 23, 2009

El nuevo juramento

Me da la impresión que este es el juramento que hacen todos los venezolanos cuando por fin les dan la residencia en los Estados Unidos. Un neo gringo bona fide que come arepas y hace hallacas en diciembre aunque compra el pavo en el Publix para San Giving. Hace tiempo que pasó de moda el dicho ese de “petróleo, Galarraga y Kassandra.” Ahora tenemos que pegarle con tirro, teipe o saliva (porque no hay real para mandar a imprimir más camisas) “The Hugo Chávez Show” y “Brain Drain” a la lista de exportables. Así, en inglés. Porque ahora el venezolano es gringo. O curazoleño o neerlandés o mexicano o costarricense. Algo más es.

¿No les da la impresión que todo el mundo ya se fue? ¿Qué la conversación du jour es hablar sobre el asalto del día, el producto de escasez del día y el lugar adonde nos vamos a ir a refugiar del día? Hasta Josefa que ha venido y ha vuelto y ha venido y ha vuelto tres veces (early retirment. Not good at any age) está hablando de hacer sus cachachá e irse con Eparquio el loro moribundo y el velón de José Gregorio bajo el brazo. Los que nos quedamos nos estamos lentamente pareciendo a Wall-E. Chatarras pero determinados en limpiar la mierda hasta que nos terminemos de oxidar (o nos terminen de botar). ¿Qué nos pasa que no nos vamos? ¿Qué les pasó a los otros que se terminaron de ir?

No culpamos a los nuevos Yankees. ¡Enhorabuena! ¡Lo lograron! Eso sí, un favorcito. Empiecen a mandarnos papel toilette Bounty que aquí no queda pero ni de lija. Y si alguien puede, que me envíe unos Altoids con alguna tía. Me encantan y aquí jamás los han vendido. Los normales de menta. Gracias.-

------------------------------------
Addendum:

Todo nuestro problema se traduce en que no le prestamos atención a nuestras canciones de juegos cuando éramos chamos. El juego consistía en que dos personas se agarraban de las manos y todos los demás pasaban por debajo de ellos, mientras cantaban:

A la víbora de la mar,
Por aquí podrán pasar;
los de adelante
Corren mucho y los de atrás
Se quedarán; se quedarán.

Cuando terminaban de cantar, bajaban las manos sobre la persona que había quedado en frente de ellos. A esa se la llevaban a una esquina y le preguntaban en secreto: - ¿Qué quieres, melón o chicle?

Hoy en día provoca responder: - Ninguno de los dos pendeja. Lo que quiero es una visa para un sueño.-

5 comments:

ardi! said...

Excelente post: te entiendo. Yo no creo que me esté mintiendo a mí misma cuando digo que después de terminar mis estudios en Francia regreso, pero sí te aseguro que me da pánico volver. También estoy absolutamente convencida que este país tiene demasiado potencial como para dejarlo oxidar. Ya quejarse por los los productos importados que no llegan es lo de menos, lo complicado reside en todo el conocimiento que estamos "exportando"; todo el capital intelectual de Venezuela se quiere ir. Los entiendo... Yo por mi parte trataré de importar nuevas visiones para un país que se quedó añorando el pasado.

Anonymous said...

"Chatarras pero determinados en limpiar la mierda hasta que nos terminemos de oxidar (o nos terminen de botar)." ... Sad but true

te felicito...yo tambien "te leo"!

Anonymous said...

Sí quedamos Toto y con ganas de tirar el coñazo parejo ... así que no estás solo, sólo es que tienes gripe.

Beatriz Portinari said...

Tots. Te juro que si pudiéramos irnos, odiaríamos dejar el país, así como está, como un muerto sin dolientes, pero también es cierto que estar aquí es sentirse maniatado o gritando en un cuarto lleno de sordos que se acostumbraron al mandoneo del pseudo dirigente de Miraflores y sus secuaces.

P.D: Viste que el ''yo te leo'' tiene demasiado punch jajaja!!Mejórate de tu gripe, menos mal que no tienes la porcina, como Miss Alice.

marlonmujica said...

Me gustaron estas preguntas "¿Qué nos pasa que no nos vamos? ¿Qué les pasó a los otros que se terminaron de ir?"

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...