Saturday, August 15, 2009

Incomprensibles (como la pollina de Lila)

Un viaje por carretera en este país equivale a un promedio de cinco horas. Eso es solamente si vas desde Altamira a Los Campitos. Sin lluvia. La desertora de los blogs StrazzaVodk y su financé Eduardo (es fiancée pero ya la masa no está pa’ bollo así que hay que ‘financé’ las ganancias) se lanzaron este fin de semana para Cumaná. Atascados en una cola kilométrica que empezó desde el estacionamiento de su casa –porque nada más a ellos se les ocurre viajar un viernes de quincena- se dispusieron a preguntarse sobre todas aquellas cosas importantes de la vida que todos los novios próximos a casarse deberían preguntarse: ¿por qué hay conchitas de mandarina tiradas en el hombrillo a lo largo de buena parte de la carretera?

A esas preguntas yo la llamo las incomprensibles porque no tienen una respuesta definitiva. Como la de las conchitas, uno va por la vida haciéndose esas preguntas porque no entiende lo que ve o no sabe lo que pasó. Las mejores vienen justo después de despertarse, en la cola del banco o en misa. En verdad ¿adónde se van a morir las palomas? ¿Quién escoge la música del ascensor de un centro comercial? ¿Si cavas el hueco llegas a China? Aja pero si todo el mundo se hace la misma pregunta y todo el mundo da como respuesta “China” ¿Cómo es que todos vamos para allá? ¿Y los chinos qué? ¿Nos esperan con cartelón de “Bienvenidos Topos Sin Oficio”?

Como yo soy bueno con las incomprensibles, Strazza y Ed me echaron una llamada en plena tranca en El Guapo (todo el mundo siempre está atrapado en El Guapo. Es un must venir a Venezuela y quedarte atrapado justo en frente de la gasolinera de El Guapo). Estas fueron parte de nuestras conversaciones. (Mentira, sólo la primera pero me a mi me gusta hacerlos creer que tengo memoria retentiva).

¿Qué protagonismo tiene el mamón en el mundo de las frutas? Salvo el dulce de mamón y siete bachilleres cayéndole a pedradas al árbol para comerse una merienda, el mamón no tiene el estrellato en el mercado como lo tiene, digamos, la fresa. Nunca entrarás al supermercado a ver un producto llamado “Pantene Mamón”. La fresa, en cambio, es la tongolele. El sabor a fresa está hasta en la Emulsión Scott, el olor en todos los carros y el sabor en las pantaletas comestibles pero ¿el mamón? Perdido en acción. Bueno, tiene su canción “sufre mamón, devuélveme a mi chica” lo que técnicamente lo convierte en una seudo celebridad pero tampoco es que es LA canción como para que se sienta dichoso.

¿Qué es de la vida del gordito de la camisa rosada del golpe de estado? A veces me meto en las subastas de Sothebys para ver los lotes de memorabilia de Hollywood en los treinta y cuarenta. Y siempre pienso que si aquí en Venezuela se hace una subasta sobre memorabilia revolucionaria la carcasa de la morrocoya de Rosinés, los binoculares que usa el Señor Presidente en la Avenida Bolivar y la camisa rosada del gordito estarían entre los lotes más vendidos. Nadie se acuerda de la cara del hombre pero esa camisa rosada marcó pauta y nadie nunca supo quien fue. Ahora que lo pienso, es como salir en una revista de sociales al lado de, digamos, Kevin Bacon y que la foto leyenda diga Kevin Bacon y alguien no identificado. Que triste ser “alguien no identificado”. Y más con camisa rosada.

¿Cuál es el chiste de “hable ahora o calle para siempre” si ese es el problema, nadie se lo calla para siempre? Cuando la gente se divorcia, empieza todo el mundo “ay miamor, yo no te lo quería decir pero yo siempre supe que él era un sube falda” Coño pajua, eso es información VITAL. ¿Cómo te vas a guardar ese pedazo de información a sabiendas de lo que uno gasta en este país por un matrimonio? El ‘calle para siempre’ se debería hacer en papelitos y leídos después de la segunda lectura. Si el novio y la novia no muestran señales de colapso ante la información es que están destinados a soportarse mutuamente.

¿Por qué importa la profesión en los formularios médicos? Me causa risa rellenar un historial médico cuando voy al dentista. Nada de la información preliminar que yo rellene importa verdaderamente, igualito me van a tener que hacer un tratamiento de conducto. Los formularios médicos deberían venir con preguntas como ¿Del 1 al 10 cuánto le duele? ¿Qué palabra quisiera mentarle al dentista cuando le taladra? ¿Tiene alucinaciones cuando ve a través de lámparas halógenas? ¿Diga en serio, Usted "todooos los díaas no se laava los dieeentes"? Pero no, hasta la chismosa de la dentista quiere saber si alguien está divorciado o es soltero.

¿A la señora que ganó la demanda en McDonald’s por derramarse el café caliente en las piernas la dejan comer en McDonald’s? Si todo celebrity tiene una orden de restricción contra una ex pareja lo mínimo que pedimos de esa señora es que deje a nuestra Iglesia en paz. Porque si eso hubiese pasado aquí con la mala leche que tenemos nosotros, su esposo seguro hubiese sido alguien del SENIAT y ya no tuviésemos a los arcos dorados. Ese caso lo hubiese explotado TANTO en propagandas gubernamentles que da miedo el pensar la cantidad de jugueticos de cajitas felices que hubiese en contrabando. Si algo tenemos en común la oposición y el gobierno es que este país se desvive por un muñequito de cajita feliz. Digan lo que digan.

¿Cuándo le vamos a perdonar a Carlos Baute el hecho que se fue de Venezuela? Rollito en el blog Live from my Mind hace referencia a él en su entrada de hoy, con toda razón en lo que escribe, pero ya esta es como la queja numero quinientos que yo oigo en vida sobre el muchachito Baute. Ya, se fue. Y no vuelve. Ahora es el chofer de Marta Sánchez. Déjenlo en paz. Debería preocuparnos más el hecho que los D.J. de este país insisten en que esa sigue siendo LA canción que todos queremos bailar. Como el “Cerro Avila”. Son chéveres pero si tenemos que sufrirla una vez más en un sarao (con la incomprensibilidad de la hora loca que ya hemos hablado en este blog), oye una innovación al temita. Hasta Simón Díaz tuvo su remix. Y ese sí tiene más canciones sobre Venezuela. No se ha ido y no se despide.-

Y por último, la eterna pregunta incontestable de todos los tiempos ¿Quién ha estado detrás de la pollina de Lila Morillo todos estos años? Yo quisiera conversar con él porque él no sabe lo que le ha hecho a este país.-


5 comments:

Ricardo Tinoco said...

Toto es que no sabes todo lo que me has hecho reir a las 1:27 am (hora panameña) con este post... lo de la cajita feliz, todavía me estot riendo. Mañana sabré si es sólo el efecto del alcohol que hizo que me pareciera gracioso, mientras tanto...

sophie said...

Amé demasiado tu respuesta al chiste de "Hable ahora o calle para siempre"...y por cierto, te importa si te linkeo?

Toto said...

Ricardo: es el alcohol jejeje.
Sophie: Linkeame sin problema!

Andrea said...

Ehm. Bueno. Lo de los formularios médicos sí importa. Al menos desde el punto de vista odontológico, te permite indagar más o menos en el hábito alimenticio o higiénico del paciente.
¡Te lo dice una estudiante de Odontología!
;)
De resto.. ¡genial!

Mariam said...

jajajaja!!! demasiado bueno lo del protagonismo del mamón!... es la primera vez que entro a tu blog y me gustó mucho... pasaré con frecuencia, saludos!!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...