Friday, September 4, 2009

El Empleado del Mes

Uno tiende a creer que es buena persona, que va por la vida haciendo el bien y que en general no se está metiendo en la vida de los demás. Claro, cuando eres alguien como Santo Tomás de Aquino que se la pasaba con los conejos y las ardillas de La Bella Durmiente, esta máxima puede aplicarse. Lo cierto es que todos tenemos una personalidad que no necesariamente es compatible con la del resto del mundo. A algunos le caemos buenísimo, otros son de esos “de saludo” y hay otros que no nos pueden ver ni en pintura. No es culpa de nosotros; vamos que tener que cambiar la forma de ser en beneficio de otra persona es rebajar nuestra autoestima a una especie de esclavitud. Hay gente que no cambia quien es. Hay gente que sí. A los primeros los llamamos divorciados. A los segundos, hombres forzados por sus mujeres a hacer pipí sentados.

En cada grupo, trabajo o familia hay dos arquetipos de personalidad: el que es “el Mejor de su Casa” y el “Pobrecito, es Insoportable.” Al Mejor de su Casa, se le reconocen sus cualidades, se le hala mecate (y testículos y ovarios), todo el mundo quiere estar con él; es un semi dios en el decálogo de gente pana. Si fuese un trabajador en McDonald’s, su fotografía estaría colgada allí frente a la caja registradora bajo la plaquita recién barnizada que reza: “Empleado del Mes.” Pero nadie habla tanto de él, como si hablan de Pobrecito, es Insoportable. Sobre el insoportable se elucubran teorías, se analizan comportamientos y se evaden llamadas. Juega su papel tan mal, que es inevitable no habar de él.

Toda su vida, a las espaldas del Pobrecito es Insoportable se han mencionado frases como “tuve que venir con él porque mi mamá me obligó”, “corre, corre, pana corre que ahí viene el imbécil ese”, “chamo, dile que no cabe en el carro”, “marica, ese carajo me está acosando. O sea es un sobón” y “que creído este pana.” Surge en toda conversación de farra, todo análisis frente a un cenicero lleno. La gente necesita hablar de él porque no puede ser que una persona insoportable haga todo lo posible para ser más inaguantable de lo que es. Tanto, que llega a un momento en que pasa de ser “ese idiota” a la conclusión inevitable de ser “Pobrecito, es Insoportable”. De ignorancia, a indiferencia, a odio a lastima en cuatro prácticos pasos.

Uno debe ser para algunos el Mejor de Su Casa y para otros el Pobrecito, es Insoportable. No hay términos medios, no se le puede caer bien a todo el mundo. Pero o no nos importa o ignoramos –o si no ignoramos pretendemos no darnos cuenta o evadimos- a quienes verdaderamente les parecemos un fastidio histriónico. Nadie –salvo las arrechas a las que le quitaron el novio- les dicen en su cara a otra persona: "no te das cuenta que eres insoportable." Algo como una ayudita a la persona. Para decirle que por ahí no va la cosa. Que esa actitud soberbia o fastidiosa es la que hace que no se tenga con quien hablar en una fiesta de turno. Peor, en la vida.

Como no se dice, el Pobrecito es Insoportable anda por la vida ignorante de lo que dicen de él, viendo señas por doquier pero negándose a ver que la gente lo evade, no lo trata o hace un giro a la izquierda para no saludarlo. Pero se niega a irse, porque el Pobrecito es Insoportable siempre consigue a alguien con quien bailar o a quien acosar por el resto de la noche. Siempre hay una carne fresca, un vendido que quiere algún negocio – porque el Pobrecito, es Insoportable siempre termina siendo habilidoso para los negocios – o un turista que se muere por hablar con él. Por eso es que el Pobrecito, es Insoportable jura toda la vida que es El Mejor de Su Casa y que merece ser siempre el Empleado del Mes. Porque nadie, mucho menos sus "amigos", le dijeron nunca lo que ha debido oír desde un principio. Y como nadie se lo dijo, él sigue por la vida creyendo estársela comiendo.

Then again, a ningún Pobrecito, es Insoportable que se cree el Mejor de Su Casa le han lanzado una protesta mundial en más de ochenta ciudades alrededor del mundo para decirle que no lo es. Nadie se puede ver al espejo con la misma cara después de eso. Por más que lo niegue públicamente y se siga presentando en saraos con la misma corbata. Por más tiempo que tarde en darse cuenta. Por más impaciencia que le tengan los demás que ahora no callan. Por más que mande a guindar cuadros en palacios alrededor del mundo con la plaquita barnizada que lo autodenomine “El Empleado del Mes.”-

10 comments:

Maiskell said...

Maravilloso!

Saul Rojas Blonval said...

joder! didn't see that coming, very good.

Astrina said...

que buen post Toto.. como dice Saul, no se veia venir... muy apropiado en verdad. =)

Tropical Blonde said...

*Chapeau*

Elena Sánchez Vilela said...
This comment has been removed by the author.
Elena Sánchez Vilela said...

Otro post lleno de clase, as always. Más o menos lo veía venir. By the way, en mi colegio había una Pobrecita, es Insoportable pero gracias a ese tema todo el mundo socializaba en las fiestas. El Pobrecito, es Insoportable es la muletilla más usada en el mundo, todos tienen algo que decir sobre él/ella.
Salut.

Elena Sánchez Vilela said...
This comment has been removed by the author.
Elena Sánchez Vilela said...
This comment has been removed by the author.
Elena Sánchez Vilela said...

Lo siento Toto, el internet aquí está como loco y decía que mi comentario no se había publicado. Estoy tratando de borrar la respuesta repetida pero tarda, jeje no es que sea obsesiva ni intento ser Pobrecita, es Insoportable jeje.

Toto said...

Elena: tranquila. Que los comentarios siempre son dignos de ser repetitivos!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...