Wednesday, September 2, 2009

Incomprensiones caninas sobre esos días "en que se siente más mujer"

Otro día más sin parque por culpa de la Revolución Escarlata

Necesito que alguien me explique los pormenores de la regla. No, no quiero ser mujer. Esto de hacer pipí parado es lo máximo. En serio. Cuando salió el Piss Liberación me sorprendió la poca acogida que tuvo en el mercado femenino. Serían muchísimo más felices. Pero resulta que yo me estoy rascando la calva porque no comprendo los problemas menstruales. Ava mi perra, mi protegida, la que ocupa mi vida, mis mañanas de café y mis tardes de aceras, se ha convertido en una mujer hecha y derecha. A los siete meses, toda una señorita puberta. Pronto usará sostén. Querrá un Blackberry y me dirá ‘osea’. Yo puedo tolerar el ‘osea’. Me eduqué con gente que estudió en la Universidad del Osea. Lo que me es incomprensible, es la regla canina. No sé cómo manejarla.

Ya me leí el manual del “Encantador de Perros.” El encantador, César Millán, es como el Deepak Chopra del mundo perruno. Ambos tienen su propio programa de televisión, están avalados por Oprah y son los favoritos de gente como Will Smith y Jada Pinkett Smith. Podemos odiar a Deepak y no creerle tanto a Oprah porque, vamos, Oprah le dice que sí a todo. Lo que no podemos hacer es decirle que no a algo que hagan Will y Jada. Ellos son como Lucy y Desi pero en Mini Cooper. Son una de las pocas celebridades que uno puede imaginarse verdaderamente haciendo mercado, montando a sus chamos en autobús, tomando cerveza y usando sus dedos para hacer “air quotes” mientras hablan. Es difícil no comprar algo que esté avalado por Jada Pinkett Smith. Ella se casó con el Principe de Bel Air. Toda una generación se identifica más con ese príncipe que con Carlos de Inglaterra. Y eso que opinamos que Camilla Parker Bowles es nuestra heroína favorita de ficción. Por eso, leemos “Encantador de Perros.”

Aún así, esto de tener una perra y tener que encargarme de ella, me tiene aprendiendo palabras desconocidas del ciclo menstrual canino como proestro, estro, diestro y anestro. Explicarlas es un fastidio pero es lo mismo que los cúmulos, cirros y nimbos que uno aprendía en Ciencias de la Tierra. El estado de condensación va de mal en peor, poniéndose cada vez más gris hasta que explota, llueve (en el caso canino de otro color), se calma, retrotrae y todo vuelve a su cauce normal cuando Ava la perra era una tomboy cualquiera y Toto su dueño, era feliz.

¿Los jefes dan permisos por problemas menstruales? Porque en este caso es al revés. Necesito hacerla comprender que yo tengo que estar de permiso porque no la puedo sacar. Ya ella sabe que del parque fuimos evacuados por la policía luego de una confrontación digna de egipcios y judíos por culpa de unas cotorras infelices que denunciaron que el parque era de humanos. Allá no volvemos sino “con correa.” Como no hay más problemas en el municipio, atacan a la gente que va por la vida cero rollo. Ahora, estamos intentando trotar por las calles del municipio. Pero la regla canina crea problemas de prostitución. Una salida ayer provocó que todos los perros abandonados del municipio nos siguieran. Fue un momento Forrest Gump cuando decide trotar por los Estados Unidos. Para mí fue un calvario paterno luchar contra la castidad de su hija. Para Ava, una entonación de Dancing Queen.

Estoy negado a ponerle pantaletas. Si algo me ha enseñado la vida es que no hay nada más feo que un perro disfrazado de humano. Con el perdón de todos aquellos que visten a sus perros con chaquetas de Harley Davidson o falditas de tul. Son perros, no humanos (lección número 3 del Encantador para los que les dé flojera leerse el libro). Pero entre la regla y la comida de todos mis zapatos de cuero – ahora estoy obligado a usar unos Converse del ’93 – ya estoy llegando a la desesperación de ser un padre que no sabe cómo controlar a su hija rebelde. Tengo a Gloria Trevi en cuatro patas y no sé cómo hacerla entender que no puede andar por la vida con el pelo suelto, hasta que todo vuelva a su cauce. O hasta que inventen un modess que sea comprensible para los hombres que tienen perras.-

Nota para la posteridad: Comprar perro macho. Complicaciones: encontrar el poste de luz más cercano.-

5 comments:

Anonymous said...

TT, la regla humana es un fastidio pero siempre agradecemos su llegada en cualquier epoca; en la adolescencia con problemas por razones obvias, en la etapa fertil cuando no andas en plan de nada y en el climaterio, por supuesto, porque sabes que te estas quemando los ultimos cartuchos antes de su ausencia definitiva. Pero vamos, que aqui estamos hablando de perros y en lo que respecta a tu Ava solo puedo animarte a que la saques con correa y en la otra mano lleves un palo para espantar a los pretendientes indeseables. Eso si, tendrias que poner cara de papa arrecho, como la que ponia el mio cuando me visitaba el "bueno-pa-nada" con el que me case.

Astrina said...

ay noooo me imagino la cara de frustración/odio adolescente hacia su padre de Ava cuando no la llevas al parque... btw, es la raza de perros mas loca q hay, pero la mejor... agradece que son los zapatos de cuero y no 4 pares de lentes arruinados por un beagle adulto curioso.

ardi! said...

yo a la única mascota que he tenido fue un "Tamagotchi", después de haber matado a mi cibermascota 200 veces, y luego haber arruinado el aparato porque lo dejé en un pantalón que fue directo a la lavadora, entendí que ni perra ni perro...

Saludos Tot's, you know I love your blog madly!!

Yole said...

Hola Toto!

Pues... Yo tengo un machito de 1 año y medio, si, un machito como la camioneta machito, mi perro está loco.
De verdad, no sé si es porque soy mujer pero creo que soportaría más a una perra antipática por la menstruación que a un perro que, constantemente, se ande *meando* (Porque la palabra meando intensifíca más la gravedad del asunto) por toda la casa y que además, por ser un *machito* y tener actitud de camioneta 4x4, cree que puede enfrentarse con cualquier perro que ve en la calle.
Mi perro es demasiado malandro, lo amamos, nos cuida, pero es demasiado malandro.
Creo yo que la antipatía y sifrinería de tu perrita pasara cuando termine su período.

Por otro lado, hay una colección de El Nacional que se llama "Enciclopedia Canina", la compré y es bastante buena.
Quería saber donde habías conseguido el libro de Cesar Millan porque lo quiero comprar.

Saludos!

Toto said...

Yole: a mi me lo regalaron pero tengo entendido que en la Tecniciencia lo venden.-

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...