Tuesday, September 1, 2009

Lamento G-mailiano: Cuando el correo no sirve

Mi servidor de correo electrónico no sirve. No me da explicación alguna, sencillamente se tarda en cargarse y después me lleva a una página que me dice algo totalmente ilógico y fuera de mis capacidades de reparación. Me retrotrae a 1999, cuando la conexión a la Internet era por discado de teléfono y hacía unos ruiditos similares a un juego de ping pong cibernético. Con el tiempo, sabías que si un determinado “ding” no caía, es que la conexión no había pasado. Aquí no. Aquí lo que queda es esperar. A que el e-mail vuelva. A que el e-mail esté de humor. A que el e-mail le de la gana.

Son en estos momentos cuando uno se da cuenta lo mucho que depende de algo. No se puede trabajar, no se puede escribir ni tampoco buscar aquel mensajito porno chistoso que Dios sabe porque uno se acordó hoy que se lo iba a mandar a otra persona y no puede. La costumbre es tal que al lado de mi escritorio hay cien carpetas por revisar. No me provoca ver ni una sola de ellas. Yo solo quiero meterme en mi Gmail.

Lo mismo pasa cuando se va la luz. Cuando ocurre un apagón es cuando más necesitas –Dios sabrá porque- algo ilógico en la vida de un hombre como un secador de pelo o una lámpara halógena. O de repente son las siete de la noche y te dio alguna fiebre literaria y te quieres leer "Los Cuentos de Canterbury". No se puede leer una novela de esas a base de velas. En algún momento sale un fantasma. Si a Ebenezer Scrooge en "Un Cuento de Navidad" le vinieron cuatro, obviamente a nosotros los venezolanos nos vendrán cien.

Otra vez he intentado acceder al Gmail. Ahora me dice que no puede encontrar el servidor. ¡Zas! Agarró sus macundales y se largó. Esta es la peor terminada que le puede hacer la cibernética al hombre. Es como si a Ross le terminase Rachel por Skype y después lo borrase de sus contactos. ¿Por qué siento la urgencia de escribir cartas en estos momentos? ¿De arreglar mis contactos? ¿De hacer algo relacionado con el correo?

¿Cómo le pide uno perdón a la Internet? Arrancar los cables no sirve –lección aprendida luego de la debacle de 2007 cuando me las di de Bob el Constructor para arreglar mi conexión y terminé llamando a un electricista. Sobar el ABA suena a pedófilo. Darle clic al mouse repetidas veces en la página de recargo es de adolescente excitado. Jugar Solitario Spider es de 2004. Jugar Sudoko es de 2008. Facebook sirve pero si alguien pone una foto de algún bebé más, podemos oficialmente decretar el sucidio cibernético en Venezuela. Lo mismo que el jueguito virtual que ahora juega todo el mundo sobre una granja. No seremos socialistas pero nos encanta jugar a María Antonieta en su Hameau.

Volví a intentar. Ahora me sale el famoso “500 Internal Server Error.” Siempre he querido saber que le pasó a los errores del 1 al 499, porque esos jamás me salen. Siempre es el maldito 500. El 500 es como el próximo novio de la ex. Según ella, todos somos un error (cosa en la que diferimos) pero él no tiene porque saber que pasaron con los otros. Mucho menos que tú fuiste el cuatrocientos noventa y nueve. Pero uno le quiere explicar ¿no? Mira, yo fui alguien en la vida de ella. Yo fui su servidor, ella mi cliente. Yo su pen drive, ella mi router. Así que tan error, no tanto. Que tú tengas más importancia porque eres un número redondo e importante, no me concierne pero yo estuve primero. Yo fui el cuatrocientos noventa y nueve. Pero eso no ayuda. Las ex, como el e-mail que no sirve, nunca explican porque están con el 500 Internal Server Error.

AAAAAAAAAAAHHHHHHH! Orgasmo electrónico. Loading. ¡AHÍ ESTÁN MIS AMIGOS! ¡MI TRABAJO! ¡MI VIDA! En letras Sans Serif y unread en Bold. Catalogada y archivada, en filtros y con estrellas. Houston. We have landed. Corky: La Vida Continúa.-

6 comments:

Astrina said...

pense que era la unica que estaba en crisis por la caida de gmail... menos mal que la tierra aun no se acaba, ya la página cargó...

eusucre said...

jajaja
yo estaba gMAL también!

Me gustó lo del error... La 500 me cae mal (pq es aplicable both ways jajajaj)

ardi! said...

El otro día blogger me hizo lo mismo y me recluté en mi cuarto a cantar canciones de despecho, pensando si lo montaba en wordpress o no... Quería lanzarme por la ventana, pero vivo en PB, no hubiese tenido sentido.

Todos los blogs que seguía, todo mi último año de locura, todo ese esfuerzo puff, ido con Blogger. Cuando regresó, lloré de la alegría como lloró Britney Spears de la emoción tras tomarse su primer vodka después de 3 meses de rehabilitación...

Debería haber una clínica de rehab para adictos a la internet, yo hoy he pasado todo el día frente a la computadora, ya ni recuerdo cómo es el mundo real.

Anonymous said...

Esos son los momentos para llamar a alguien a su Cantv y disfrutar de los ruiditos de las casas y de las cosas que nos recuerdan que alguna vez no necesitamos de tanta tecnologia para saber que existiamos(y cuando se ligaba el telefono sonaba una cosa que ya olvide, pero era inequivoca).

Toto said...

Anon: que comico eso que mencionas de los ruiditos de las casas cuando uno llamaba al CANTV. El otro día llamó alguien desde Miami y quedó en extásis cuando comenzó a oír los grillos del jardín!

Ángel, David y Maria Alesia said...

jajjajja yep!!! Aquí tienes la explicación...

http://www.elpais.com/articulo/tecnologia/Apagon/horas/Gmail/elpeputec/20090902elpeputec_1/Tes

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...