Sunday, October 4, 2009

Encadenado a medio sol, se piensa

Odio la lluvia que se hace la pendeja. La que moja pero no emparama. La que te agarra desprevenido. La insegura que no le roba el show al Sol. Detesto que le estoy agarrando respeto inconscientemente a Lady Gaga por culpa del cover que hizo Daughtry de Poker Face. Abrí mi closet esta mañana y me di cuenta que todo era azul. Hay tres bolsas triple A llenas hasta el tope en la maleta de mi carro. Me harté de ser un pitufo. Ahora uso anaranjado. No me gusta pero por lo menos no parezco una nube corporativa. Ahora soy Fospuca en los ochenta.

He decidido que los comerciales más engañosos son los de las pastas de dientes. Uno de estos días voy a hacer el experimento de cepillar con furia a una concha marina para ver si es verdad que Crest hace ese holocausto nuclear con los dientes de aquellos que no creen en Colgate. Yo sigo insistiendo que aquí en Venezuela hay que dar una clase de cómo ser amante y no ser descubierto. Hay familias completas que serían felicísimas si ese curso existiese.

Uno de mis highlights de esta semana fue que engrapé diecisiete documentos y cada vez que usé la engrapadora, sirvió. Un cura me contó en un matrimonio que la mayoría de las fechas copadas para los casamientos en las iglesias de Caracas, son hechas por mujeres que aún no se han comprometido. Hacer el crucigrama de la revista Estampas es imposible. El caso de Roman Polanski es una dramatización digna de Catch Me If You Can, treinta años después. Sólo hay que cambiar a Di Caprio por la Lolita de Nabokov.

Entregaron almendras como regalo de salida de un bautizo al que fui. Me sentí como si la revolución jamás hubiese llegado. Mis estados de cuenta me amargan. Las noches que no quiero recordar siempre son las más caras. No puedo dejar de ver los productos que tienen los demás en sus carritos de supermercado. Es una clara indicación de cómo está su estado de ánimo en esta quincena.

Le tengo todo el respeto del mundo a la gente que se despierta un domingo a correr una carrera de 10 kilómetros. Odio a los que no entienden como algunos pueden dormir hasta pasada las diez. Me molesta que el fallecimiento de Ricardo Peña no haya sido un tema de conversación universal entre mis grupos. Ese fue el hombre que unió al Topo Gigo con Gilberto. El Wii Fit sirve sólo si tienes autoestima para conceder que saltas como alguien diez años mayor que tú y aún así, sigues saltando.

El programa A Double Shot of Love con las morochas Ikki de MTV, sería el primer programa de reality en el que seriamente consideraría inscribirme. McDonald’s a las seis de la mañana es un excelente plan del cual te arrepientes por el resto de la semana. Han transmitido tanto la película Los Ángeles de Charlie por televisión que estoy convencido que Drew Barrymore estudió en mi colegio. Hoy con la lluvia se fue la electricidad a medias en mi casa. Se apagaron las luces pero quedó la televisión prendida con Aló, Presidente de fondo. Luego, hubo un oscuro total. ¿Premonición apocalíptica? No puede ser que él -también- se dé el tupé de adjudicarse el protagonismo en el dicho aquel que dice: "el último en salir, que apague la luz."

4 comments:

H' said...

Tienes toda la razón: siempre parece que ir a McDonald's en la madrugada es una buena idea.

Nunca lo es, tho.

Sophie said...

"Las noches que no quiero recordar siempre son las más caras". Es una frase célebre para mí, pasar por aquí siempre es catártico.

Saludos.

Anonymous said...

Seguro que a tí también te tienen reservado por ahí en alguna iglesia ... mosca TT, no te dejes! (a menos que de verdad, sea ella)

Anonymous said...

Seguro que a tí también te tienen reservado por ahí en alguna iglesia ... mosca TT, no te dejes! (a menos que de verdad, sea ella)

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...