Thursday, November 26, 2009

Paseando con una japonesa llamada Jet Lag

Aquí me encuentro por las calles de Milano paseando con una japonesa horrenda llamada Jet Lag. Es pana pero es de esas que se te pega como una insegura que se niega a irse y el hecho que el Sol no ha aparecido por estos lares desde hace dos dias, no ayuda la causa. Mucha lluvia ridícula que no cae a torrenciales sino de esas de telenovela que algunos llaman rocío.

El apartamento de Alejandro y Cookie es una nota. Cada uno tiene su cuarto que parece una sabana y comparten lo que oficialmente pasara a la historia como la regadera más claustrofobica y no apta para gordos del planeta Tierra. El lavamanos chilla cada vez que uno lo prende como si le diese fastidio darte agua. La nevera cabe en cualquier fanny pack gringo. NO hay hielo, lo que me convence cada vez que vengo a Europa que eso fue un invento innecesario que hicieron nuestros libertadores para diferenciarnos de los que arqueaban el meñique para tomarse algo.

El apartamento tiene unos ventales sabrosisimos que se abren hacia la calle donde uno se asoma para ver al gentío caminando y a los dueños de los locales con la cabeza sacada, invitando a la gente a entrar. Una agencia de viajes con un afiche promocionando a Los Roques me recuerda que no es tan malo vivir donde yo vivo, aunque Europa me guste cada día más por como me tratan. Italia, la conserje (go figure), es una de esas nonnas que no le falta mucho para subir y prepararme una sopa. Desde un balconcito donde me echo mi cigarrito mañanero, hace lo imposible para comunicarse conmigo y ver como me estoy sintiendo con Jet la japonesa. Ella en italiano y yo en itaespafrancés. Por las noches, el ruido del bar Las Lolitas que queda debajo del apartamento lo inunda con gritos de farra estudiantil pero eso le da un toque urbano a la experiencia.

No he visto mucho de la ciudad aunque ya oficialmente me comí mi primera pizza italiana. Si uno se muere y no hay un horno de leña en el Cielo, es mejor regresarse al infierno y llamarlo Italia porque son demasiado ricas. Tambien ya fuimos victimas del hampa común. En el metro, le abrieron la cartera a Cookie y le sacaron el celular. Todo un arte del raterismo, considerando la rapidez y el hecho que la persona más fea en todo el vagón era yo.

Manana espero caminarme a Milano de fondo y en la tarde irme a Florencia con los chamos a pasarme el fin de semana. Todo nuevo para mi, ya que es mi primera vez en Italia pero hasta los momentos gozando (aún a pesar de mi japonesa). Inclusive hasta el vuelo Frankfurt – Linate en donde confundí a los Alpes con un centenar de nubes hasta que me di cuenta que eran picos nevados. Toda una sensacion de brochure de viajes allá arriba en ese avión (muy cursi, lo sé pero en verdad me gustó).

Happy Sangiving a todos! Hay que celebrar la noche en la que Pocahontas se le monto encima a John Smith y éste dijo GRACIAS!

3 comments:

Astrina said...

Firenze te va a encantar!!!
saludos..!

Tropical Blonde said...

Tots!!!
que cool que te estes tripeando el viajecito... un beso inmenso y monta fotos cuando puedas
M

Diana. said...

http://diana439.blogspot.com/

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...