Sunday, May 31, 2009

When Hope Loses

The sensationalist media holds Susan Boyle’s second place in the latest installment of Britain’s Got Talent as the surest proof that overhyped attention can defer you from winning the gold. Being the horse to win is never a good omen. The best horse doesn’t necessarily win. What they fail to realize is that Boyle was never the prize horse. She was the Seabiscuit. Over the past seven weeks, Ms. Boyle poised herself –unknowingly- as a beacon of hope amongst the hopeless that turn towards entertainment for comfort. And with it, she gave the performance of a lifetime. A footnote of good news in a newspaper of ghastly headlines.

For entertainment value, the dancing group Diversity proved to be the best act of the night. It did not feel as if the public eschewed Ms. Boyle’s performance in an attempt to under saturate what was claimed to be an overly saturated act by the press. It felt just right that the best act be proclaimed the winner. In a night where perhaps seven of the ten performances were shoo-ins for the prize, the public responded. It did not go for Ms. Boyle on a sentimental note. It went out with what they thought was the best public display of entertainment, as Boyle herself pointed out when graciously conceding her laurels to the deserved winners.

Covering her with headlines such as “Boyle toppled” is an offense to the millions who watched (and many more millions who had no possibility of voting) her outstanding rendition of the song that brought her fame but more offending to those who liked the Diversity act enough to consider that it was worthy to be showcased in the Royal Variety. Who cares if they are not known in America? Apparently the only ones in the world who do care are the ones who sensationalize with headlines of failure, when all ten performances should have been a testament to the dire need of finding hope within entertainment. Even if it means finding hope on You Tube.

The fact that millions were moved by Boyle’s singing, Hollie Steel’s meltdown, Julian Smith’s simple notes on a trumpet or a grandfather singing out of love for his granddaughter just proves to us that the World is in dire need of a sing along. If not, in a desperate need for a laugh as was proven by the father/son Stravos Flatly act. For now, it is safe to say we are content with dancing. But shhh. The media will attempt to prove otherwise. It sells to say that the cheeky "has been" lost. Hope, for entertainment’s sake, doesn’t.-


*Picture credit: REUTERS/ David Moir (BRITAIN ENTERTAINMENT)

Saturday, May 30, 2009

La nota de llamarse Mariana Marval

El problema con los nombres sifrinos en este país es que los papás se empeñan en honrar tradiciones o en combinarlos con otros nombres para darle más rimbombancia a la personalidad de una criatura. El efecto consustancial es que la unión del nombre con los dos apellidos termina siendo una melcocha de consonantes que rebajarían la hidalguía de Don Quijote de la Mancha a la simple equiparación de un Alonso Quijano.

No puede haber nada más complicado que llamarse Federico Ezequiel Saavedra Salaverría. No tiene nada de malo y si hay alguien que se llame así en el mundo, la intención de quien escribe es meramente una coincidencia. Pero defendemos al infortunado Federico porque éste tiene que lidiar con una serie de obstáculos en la vida que alguien llamado, por ejemplo, Luis Roche no tiene. Federico ha debido parir una patilla en kínder aprendiendo a escribir su nombre completo. El suertudo de Luis seguro terminaba de firmar el regalo del Día del Padre en un minuto. Federico Ezequiel tenía que pedir papel prestado para decirle “te quiero” con ironía al pendejo que no dejó que su mamá le pusiese algo sencillo como Harry Potter.

La cédula de identidad o la casilla de un formulario aeroportuario serán siempre difíciles para Federico. Luis será siempre Luis. Macho que se respete no puede llamarse Lu. A menos que se vaya a gringolandia y le salgan con el Louie para contrarrestar el hecho que a los gringos les cuesta hasta decir Luis. Federico será Fed o Feds o Fedex en el exterior. “Frudrico Izikill Say-bedra Sail-a-Maria party of fiiiive” lo someterá a cambiarse el nombre por Juan Sánchez cuando haga una reservación en un restaurant. Louie Roach solamente tendrá que lidiar con su similitud roedora pero no tendrá que temer por su nombre. Hasta se puede ganar un Óscar y no tiene que sufrir como Gustavo Santaolalla (Gustabbo Santa Oh La La).

Lo peor, es que gente como los Saavedra Salaverría no aprenden que por cuestiones de utilidad funcional, deberían unirse con los Roche García y pensar en nombres para sus hijos con cuatro letras. Ellos complican las cosas. Federico es de las personas que relega a la hermana de Luis Roche a ser una mera invitada en el séptimo banquillo de la iglesia de su matrimonio con Eglantina Teresita Goicoechea Choissone. Y es la pobre heredera de tan vil unión la que debe lidiar con ser bautizada como Guillermina Coromoto Saavedra Goicoechea. Ciclo que se repite y se repite hasta que a la más inteligente de las Saavedra le da por irse a estudiar diseño en Rhode Island y conocer por fin a alguien que se llame Joe Martin. Joe Martin es el equivalente gringo de Luis Roche. No es un John Doe cualquiera. Luis Roche tiene su propia Avenida.

Después nos quejamos que tenemos que ir al psicólogo. Todos nuestros problemas se originan con el simple hecho de haber sido nombrados como si estuviésemos destinados a fundar el Colegio de Ingenieros y después no llenamos las expectativas. Todo hubiese sido más fácil si nuestros papás hubiesen pensado en la simplicidad de un nombre que fuese pronunciable, traducible y funcional. Pero nadie pensó en eso. Nadie excepto quizás los papás de alguien llamado Peter Parker o Bruno Díaz o Mariana Marval. ¿Acaso un nombre como Mariana Marval no hace pensar que podría ser en secreto la Mujer Maravilla? De eso se trata al momento de escoger un nombre. Llamarse así no te da el poder de volar pero vaya que ayuda en el merchandising.-

Esquizofrenias

Que chimbo debe ser tener un amigo imaginario que te caiga mal.-

Pensándolo mejor, que cagada debe ser tener un amigo imaginario y que a éste le caigas mal tú.-

Friday, May 29, 2009

Estar así te hace insoportable (II)

El mono tema canino es grande, lo sé. Pero son un poco más de treinta perros de razas distintas en un mismo parque, cayéndose a cayapa por una pelota. Es el auto show todos los días de mi vida. Sin que nadie te hable de política o de pañales, placentas y pezones. No hay nada mejor que ver el helicóptero de Alejandro Cañizales pasar por encima tuyo a las seis de la tarde y no estar atrapado en un carro preocupado por lo que te va a decir. Claro, por estar como un idiota viendo helicópteros, estás sujeto a que la manada de perros se te abalance encima cual persecución de Mufasa porque la pelota cayó justo al lado tuyo. Pero hasta ahora no hay huesos rotos que lamentar. El pegoste de saliva, eso sí ya es otro tema.-

Thursday, May 28, 2009

A Public E!-ndorsement for Andreína Rancel

Mi editora Nina decidió inscribirse en el concurso Chica E! Venezuela. [Inserte risa aquí]. Es en serio. [Inserte risa aquí]. Ah pues, que es verdad. [Inserte carcajada aquí]. Está bien yo espero [Risa opcional]. ¿Listo? Ok. Esto es muy sencillo. Haberme leído más de una vez le daría a Usted o a Usteda el claro indicio que si Nina no fuese mi editora yo sería el primero en burlarme de este concurso. Y tiene absolutamente toda la razón. Es comidilla sociológica. Algo que me daría por lo menos veinte entradas para escribir. Pero si mi editora pudo apoyarme en un concurso de cartas de amor yo puedo apoyarla en un concurso de talento y personalidad. Obviaremos el hecho que la susodicha mide lo mismo que una barrita de goma de pegar marca Pritt. Nos concentraremos en que John Paul Ospina no mide tres metros por lo que se verían bien en cámara.

Una pequeña biografía de mi editora Nina en Wikipedia nos revela que ella es una niña determinada, inteligente y que sabe pensar. Sabemos que eso no gana concursos (bueno sí, Sabelotodo) aunque todas las demás se empeñen en capitalizar sus dotes, solo porque tienen un T.S.U. en nutrición. Nina "te es" bailarina en ejercicio y "te es" actriz en potencia (le falta un solo "te es" adicional para equiparar a los halagos que Todo en Domingo le hace semanalmente a Titina Penzini,). Lectora fanática y escritora de guayabos hilarantes en su blog, en su tiempo libre le gusta meterse en Perez Hilton, hablar por Blackberry y luchar por la paz mundial. El sueño: Nueva York. El mega sueño: el Oscar. Pero ese sueño también lo tiene Mimí Lazo desde hace veinte años así que eso se lo dejamos a ellas dos para que se caigan a piñas.

En su programa Horangel y los Doce del Signo, el presentador catalogó a nuestra Nina como “irreverente, amiga de puño en pecho, y emocionalmente indispuesta después de las tres de la mañana”, dándole al panel de jueces la capacidad para adivinar su signo. Es Escorpio. Como todas las que importan. El tamaño de copa de sostén no es el de Norelys. Eso te lo dice hasta Nina (escogiéndose de hombros y viendo hacia el Cielo cuando te lo admite). Pero ese es el único vicio oculto que podemos reportar de nuestra candidata.

Nina quiere ser la Chica E! por una sola razón. Es una perfecta carta de presentación en un negocio dominado por amazonas huecas en la que todas tienen la cortina amarilla y el felpudo de otro color y creen que solo por eso se merecen un micrófono. Mi editora entiende la frivolidad del asunto. Pero si apoyarla implica que más nunca estaremos sujetos a la merced de Chicas E! pronunciado palabras como “lauunshhh” y “Versassssh” en E! News (¡Juliana de Pana que falta nos haces!), entonces esta es nuestra chica. Nina le da tres palos en inglés a Kevin Bacon. ¡Nina es Kevin Bacon!

Usted o Usteda puede estar o no estar de acuerdo conmigo en esta elección. De repente su sobrina o su novia también es candidata a Chica E! y está compitiendo con Nina en esta carrera de canódromo mediático y Usted opina que su “presea mami presea” es mejor que la mía. Bueno está bien. ¡Apoye a la que Usted quiera! Tampoco nos vamos a pelear aquí por cual debería ser Miss E! Amistad o Miss E! Revolución. Pero mi Editora sabe lo que a Usted le gusta ver en televisión (ok si, tetas claro. Pero además de eso) y se lo va a dar. Sin pretender ser una Daniela Kosán que pronunciaba Britney Spears como si fuese Brigggtni Essspinoza-esspears. Tampoco va a llorar cuando se muera alguien como Anna Nicole (¿por qué nos importó tanto cuando se murió Anna Nicole? ¿En que estábamos pensando?). Pero por lo menos sabremos que cuando la noticia importe, a ella le importará. Andreína Rancel: We love her too!

¿Cómo votar para que Andreína Rancel sea la próxima Chica E! Venezuela y no diga "fashion" con "ch"?:

Ahí al lado de Nina (Andreina Rancel) flotando en una foto hay un poco de estrellas. Ponen el mouse encima de la primera estrella y ruedan el mouse hacia la derecha. La página se cae full a veces pero ahí está. Gracias por su voto. Atentamente, Tibisay Lucena.-

Wednesday, May 27, 2009

El fanatismo canino

Si es cierto eso que los perros se parecen a sus dueños...

y que la comiquita que más se asemeja a quien escribe,
es este personaje (con perro o sin perro)...

....entonces, ¿por qué demonios las Piponcitas siguieron la final como si Messi fuese su dueño? Ladraron con los dos goles y después se fueron a esperar en la puerta para ir al parque con su propia pelota. Como si les tocase celebrar. Su versión canina de "echarse unas birras con los panas." Renuncié a ser su padre adoptivo cuando me di cuenta que no heredaron nada de mi. Seguro saben explicar lo que es offside y todo. Las odio.-

Tuesday, May 26, 2009

My daughter can kick your honor student's ass

El programa “Quiero mis Quince” no tiene edades. Sentado en un banco en el parque donde paseo a mis perras, oigo la conversación de unas cinco colegialas de camisa blanca meciéndose en los columpios.

Niña de siete años: Mi papá me dijo que mi fiesta de cumpleaños va a ser en el Hotel Tamanaco.
Demás fanáticas menos una gritan en coro: Siiiiiiiiii. ¡Vamos a poder usar la piscina todo el día!
La única niña de siete años que no gritó en coro: Pues eso no es nada. Mi papá me va a hacer mi fiesta de cumpleaños en un hotel más fino.
Niña de siete años: Ah sí. ¿Cuál hotel es mejor que el Tamanaco?
Demás fanáticas: [silencio absoluto esperando el veredicto.]
La única niña de siete años que no gritó en coro: ¡El Aladino!

Toto piensa: Esa misma conversación ha podido darse entre mujeres de treinta y cinco y todavía tendría completo sentido (por otras razones).-

Monday, May 25, 2009

I'm Uncle Tots

¡Oficialmente soy tío por primera vez! Esta vez de verdad, verdad. Mi sobrina Emiliana nació esta mañana. Desde ya le ofrecemos disculpas a la pobre criatura por la cagada de mundo a la que la trajimos. Compensaremos con canciones de Disney.-

¿Quién está a la izquierda?

No fui a un colegio católico. No voy a misa regularmente. Mi última confesión fue cuando me confirmé hace siete años y creo que en ese momento, no dije toda la verdad sobre mis pecados. Soy de los que bosteza. Bastante. No puedo quedarme quieto. Volteo a ver quien vino. Me encanta la segunda lectura pero no me puedo aprender el salmo responsorial. Estoy seguro que me persigno mal y hasta ayer el nombre Pentecostés me parecía el mejor nombre que lo pudiese poner a un unicornio. Bastante con decir que me considero lo suficientemente blasfemo dentro de mi propia Iglesia.

El problema de ser un ignorante de las enseñanzas de tu Iglesia, significa que mientras los demás repiten el Credo, uno está pensando. ¿Si Él está sentado a la derecha del Padre, entonces qué o Quién está a la izquierda? Raspé un examen en Derecho una vez porque se me ocurrió explicar el aparato estadal utilizando la figura de la Santísima Trinidad. Me pareció completamente lógico (y es completamente verídico) decir que el Estado –como la Santísima Trinidad- es un ente único fragmentado dentro de esa unicidad en los poderes del Padre (El Ejecutivo), el Hijo (el Legislativo) y el Espíritu Santo (el Judicial). Nota: no referirse a la religión en un examen oral cuando el profesor resulta ser un sacerdote jesuita.

No critico a quienes profesan la religión ciegamente. Quisiera ser como ellos. Lo único es que hay veces durante el sermón en las que me provocaría levantar la mano para hacer una pregunta. Es el perfecto momento para que una persona honesta te cuente como alguien dos mil años atrás enseñó a vivir honestamente. Pero si ese es el camino, uno esperaría que hubiese un foro de preguntas y respuestas. A ver si uno está entendiendo bien la parábola de los talentos. O la del buen samaritano.

De repente es que estoy yendo a la Iglesia que no es. O en la religión equivocada. Teodoro Roosevelt dijo una vez en un artículo* que una comunidad en la que los hombres han abandonado, burlado o ignorado sus necesidades religiosas, es una comunidad en rápido declive. En eso estoy de acuerdo, puesto que no soy de los que antepone la ciencia sobre las necesidades religiosas. Me parecen que ambas son compatibles. El eslabón perdido ha podido salir a la palestra y yo sigo rezándole a la Virgen María en tiempos de crisis.

Roosevelt explica en el artículo, que él sabe que existen todo tipo de excusas y que uno bien puede practicar su religión meditando frente a un río o bajo un árbol o en su propia casa. Pero también sabe que el hombre rara vez utiliza el tiempo que usaría para estar en misa, dedicado a la meditación interna. En eso estoy completamente de acuerdo pero espero encontrar un sitio en el que yo sienta que pertenezco. Me pasó en una iglesia en Maine. Una de esas localidades pequeñas con un número reducido de vecinos que cantaban himnos de copias raídas e identificaban las enseñanzas con ejemplos locales. Una idea completamente comunista en el ámbito político pero que en planos de creencia religiosa, me vino como anillo del pescador. Porque en verdad, yo quiero saber qué hay a la izquierda del Padre. ¿Una ventana?

I need a friendly priest.-


* Roosevelt, T. (1917) "Going to Church" Ladies' Home Journal. El link se puede encontrar aquí.

Sunday, May 24, 2009

Cryptic Canvas

Los títulos de 50 películas están escondidos en este cuadro hecho por la revista Empire. El objetivo es ver las pistas y adivinar cuales son. Nota: todos los títulos están en inglés y todas las películas datan de 1989 hasta hoy en día.

Friday, May 22, 2009

Life can be spectacular

Eat only the red life savers. A mouthful of gummy bears. Turn your cell phone off. Smoke the last cigarette. Watch the moon. Watch the sun. Run the distance. Skip the miles. Forget diets. Remember birthdays. Wear funky underwear. Change wet socks. Read books that change you. Catch a frog. Turn the radio up. Belch like you mean it. Spit like you mean it. Say please. Smile. Life IS a candid camera. Tip for service. Not because it’s customary. Lick the salt. Swallow the tequila. Suck the lime. Make a face. And then hug those next to you. For some reason it makes a great picture.

Don’t ask for a discount on life insurance. Kiss the girl. Or the boy. Or kiss them both. See what does it for you. Dance “Mr. Roboto.” Or "Thriller". Your feet were moving beneath the table anyways, so you might as well. Have a song. Have a sport. Have a joke. Have everything that can’t be paid for. The best things in life are free. The problem is we beg to differ. Appreciate beauty. But applaud those who can stand up and say "they're real and they're spectacular!" That is one hell of a lesson in self-confidence.

Learn to tie a tie. And learn to say "tie a tie". Shave with pleasure. Sing in the shower. Win an award. Even if you have to print it out yourself. We never give ourselves credit. Make scrambled eggs. It’s OK to burn the toast. Life’s not fair. Cooking shouldn't have to be either. Celebrities exist because you want them too. Buy the magazines but don’t wish for their lives. They’d trade yours in a second if it meant not being on the cover because they failed at parallel parking. Once. Kill cockroaches but don’t count on their extinction. Love politics. Hate indifference. Sit on a public bench. Don shoes that mirror your mind.

Own a great wallet. Lock your valuables. Don’t hide the cookies. Catch a taxi. Hum an opera. Drum your fingers. Leave your message at the sound of the tone. Acknowledge shoe shiners. It is a dying profession. Don’t drink and text. Text and drink. Or rather call and drink. It shows determination. Or no unlimited texting plan in your phone package. Swing the bat. Swing it anyways. Get over high school. The bully works in advertising. The prom queen got knocked up and is a soccer mom. Life goes on. Even if your senior yearbook says otherwise.

Never apologize for flowers. They’re never too much and even the dead won't mind. Two doors in life will get you through. One that says pull and the other that says push. Update your resume. You'll laugh at how badly you used to disguise failure. Just stop tormenting yourself and eat the damn cookie. Don’t kill dreams. Those annoying underachievers are the ones who always end up writing best sellers. You’re gonna want to be in the book. Remember your first grade teacher. If only because she taught you how to spell “jelly beans.” That's a great word. Even if we absolutely loathe jelly beans.

Avoid pants without pockets. They make great havens for urban trinkets. Love the sound of the flip and the flop. It means you're going places. Be aware that the glare of your cell phone at the movies is frankly disturbing. But don’t be afraid to spill the popcorn. Concentrate. Rip the shirt off but be careful with the bra. Men don’t own favorite underwear. Apparently girls do. Mind the gap. Be wary of the yellow brick road. In the movie it lead to a cardboard matte painting. But go ahead. This was just a heads' up.

Pray. To God or Mick Jagger. One of them has the answer to happiness. You decide. In the meantime, be alert at train stations. One of these days you’ll hear the music you were waiting for. And perhaps, you’ll even smile.-

Lo que la oposición jamás se creyó

Fleury-François Richard Le Petit Chaperon Rouge (1820)

Caperucita: "¿Abuelita eres tú?"
Lobo: "No, pendeja. Soy un lobo."

Thursday, May 21, 2009

Postcards to the Vatican

Proof that nothing is ever really lost in this world.
Only temporarily misplaced.-

Al pueblo estadounidense

La comunidad internacional (léase yo) estamos sumamente contentos de ver como votaron por elegir al senador Obama para que liderara a su país. Aplaudimos el nombramiento de su ex presidente Clinton como enviado especial de la ONU a Haití. Celebramos el hecho que a la Miss California le permitieron seguir saludando en auto mercados y nos alegramos que Sean Penn recibiese su segundo Oscar (aun cuando pensamos que debería revisar su lista de amigos en Facebook). Pero venir a echar a perder la buena vibra electoral que tenían al no haber escogido a Adam Lambert como su Idol es un completo retroceso del Camelot redux que se habían forjado como camino para el futuro. ¿Qué les pasó?

Atentamente,
Toto (inhabilitado para votar).

Wednesday, May 20, 2009

Buenas, ¿Me da una Pepsi Ligth?

Al señor que escribe la columna La Lengua en Salsa en El Universal. Jamás lo leo pero siempre que veo su columna doy gracias que Usted está por ahí. Por si acaso.

No estudié mercadeo pero quiero saber una cosa a los que sí lo hicieron: ¿Existe dentro del pensum de estudios una materia que enseña a como usar palabras en un idioma distinto al español para las estrategias publicitarias? No me molesta el uso de palabras en otros idiomas, de hecho en este tea party (¡ergo!) se fomenta a hablar como se piensa.* Y si en Ibiza y en Ámsterdam le dicen "lounge" a un poco de sofás tirados en semicírculo, pues Caracas no puede ser tan autóctona e invitar a una noche de bebidas “livianas” en la inauguración de la nueva “sala de estar” del Centro San Ignacio con el “yóquey” (palabra que debería ser) Tacupay. Eso no vende. Vende un Pepsi Light Night en el nuevo lounge del CSI con el DJ TaKu-PI. Unrestricted Capitalism: We [secretly] love it too!

No estamos negando nuestro idioma. Principalmente porque no sabemos hablar inglés salvo aquellas palabras que usan los pasa mano por la pollina del San Ignacio y las gordas de Traki como cool o fashion. Pero hay cosas que no venden llamándolas como son por razones culturales. El concurso “Señorita Venezuela” jamás se hubiese vendido en nuestro país. "Señorita" es un término que denota mujer joven. Es decir, mujer no casada. Eso es pavoso en este país. Llamarlo “Miss” suena a glamour. No entendemos tampoco que es glamour pero a eso suena. Algo con escarcha. No pasa así con los sitios de hamburguesas. Por más que Tony Roma's o Outback se empeñen en nombrar sus opciones en el menú con su idioma original, ningún mesonero entenderá -ni siquiera a Pedro Penzini Fleury- que uno quiere el Wallabee Darned. ¿Guala quéee?

El inconveniente con usar palabras mal llamadas "imperialistas" es que a veces pareciese que todos los publicistas tuvieron un profesor de inglés malazo en la universidad. O si no, se copiaron del único imberbe que no se molestó en saber que Microsoft Word ’97 (el del 2000 sí) solamente corrige errores de escritura en el idioma con el que está predeterminando el programa. Si alguien escribía algo como “International Hairstylist”, el programa automáticamente rayaría en rojo las palabras “international” y “hairstylist”. Sobre la última no ofrecería sugerencia alguna. Sobre la primera, diría que “international” se escribe “internacional”, porque así se escribe en español. He ahí la razón por la cual las narradoras de noticias de Globovisión se peinan en Armandeus: Internacional Hairstylist.

El ejemplo clásico de este error es la palabra “light”. Con "t" al final. No es ligth. Jamás es ligth. Nunca HA SIDO ligth. Tampoco es lai. En verdad es una sencilla y vulgar Coca Cola de dieta pero a alguien en mercadeo le pareció que era de la high decir light. Y ahora todos decimos light. Como "fitness center" el cual es un término que vemos en la mayoría de los gimnasios de este país (aparentemente gimnasio suena a gordo). En muchos otros –con intención o por ignorancia- anglicanizan el término “centro” aún más al escribirlo como el muy británico "centre." Uno nunca sabe cuando Camilla Parker Bowles pueda venir para Caracas a hacerse un “lifting”. Otro es “vénganse al ‘chequeo’ médico en ropa ‘esport’.” Decir ropa deportiva de repente suena demasaido a "Manolo, súbase la bragueta de los bermudas."

Con lo de light no hay vuelta atrás. Lo de light si es verdad que no nos lo quita nadie más nunca. Como wachiman o macundales o chores. Tan es así que siempre, siempre, siempre se debe asumir que el mesonero va a regresar con una Coca Cola “lai”. La otrora excepción se ha convertido en norma. Los que pelamos somos los que tomamos Coca Cola normal. Esto, porque la publicidad y mercadeo nos ha metido a todos entre ceja y ceja que debemos mantener una dieta light. O ligth. Depende de la valla. Splenda pegó porque Sweet & Low fue un fracaso. Switanglow es muy largo de decir. ¡Pero por lo menos todos sabemos que Splenda se escribe así! Aún cuando le digamos Es-Plenda. ¿Por qué nos cuesta tanto escribir light entonces?

Lo mismo va con "Ladies' Night." Suena sexy. A promoción. A todos se nos pegó en el coco que eso es una noche en la que las mujeres beben o gratis o con un descuento descarado. Está bien. Apoyamos todo tipo de movida nocturna pues faltan espacios en Caracas para entretenerse y las promociones son una manera de atraer un mayor número de público a locales distintos. Ahora, si la moda de las uñas acrílicas con veinte mariposas en 3D y un zarcillo en la cutícula del dedo índice está incrementando, eso quiere decir que nuestro afán por el buen gusto está descendiendo a límites desconocidos. Leer Ladies' Nigth en un folleto va a provocar la debacle cultural al momento de promocionar nuevos eventos. Por lo menos mandemos a nuestra gente a una noche de farra con la plena consciencia que no van a escribir en el Facebook de Danubys: "Amiguiiiiiiii esta noche Leidis Naiii."

Tomar palabras de otros idiomas no tiene nada de malo. El idioma inglés no tiene una palabra propia para golpe de estado. Toman prestado el coup d’etat del francés. Lo mismo con ballet, café y todo lo que suene posiblemente azucarado. Pero una cosa es ser Daddy Yankee. Otra muy diferente es tener que manejar por una ciudad con un cintillo de vallas publicitarias y panfletos tirados en sus faldas y ver como nigth y ligth se intercambian, dejando a los muy correctos night y light en el olvido. Por bolsas y sin que nadie pueda reclamar con un Tipp-Ex. Suficiente con que en estos momentos alguien está acudiendo al registro civil para dejar constancia que le nació una hija cuyo nombre quiere que sea Ligth Josefina.**-

*Obviamente yo soy la persona menos indicada para escribir sobre esto. Uno de los primeros comentarios que recibí en Facebook (cuando creía que era una red social de amigos) fue el siguiente: “Pana por favor. Respeta tu idioma. O escribes en inglés o en español. Al menos oraciones completas en un idioma. Eso del espanglish es lo que habla la gente que no conoce bien ninguno de los 2 idiomas. Pronto vas a hablar de la yarda (the yard) y de los tomatoes que tienes sembrados allí.” Aclaro, no me molesta su uso.Lo que molesta es que esté mal escrito.-

**Aún así le advertimos al padre de Ligth Josefina. Una mamá en los Estados Unidos tomó el nombre biblico de Orpah para registrar a su hija ante las autoridades civiles. En el registro se equivocó, escribiendo a su vez Oprah. Cincuenta años más tarde, Oprah Winfrey es una de las personas más influyentes de los Estados Unidos. Crucemos los dedos que ese sea el mismo destino de nuestra Ligth Josefina. O que por lo menos llegue a Miss.-

Tuesday, May 19, 2009

A must see

Ellen DeGeneres' commencement speech.-

"Life is like one big Mardi Gras but instead of showing your boob, show people your brain. And if they like what they see you’ll have more beads than you know what to do with. And you’ll be drunk. Most of the time. (…) if you don’t remember a thing I said today, remember this: 'you’re ‘gonna be okay, Da-doo-du-um-m. Just dance.’”

Monday, May 18, 2009

Eugene the Librarian

Mi próximo disfraz. We love Eugene!

Ha pasado un día desde que conocí a Eugene el Bibliotecario. Es mi nueva persona favorita de la semana. Quizás del mes. Me alegra el día. También me gusta el tipo que cantó Los Miserables en Britain's Got Talent y que le da pena al final. Pero como le da pena al final, a mi me da pena verlo. Así que no lo veo tanto como veo a Eugene. El que canta Nessum Dorma como si fuese María Callas también es una proeza pero no tiene lo que tiene Eugene. El talento de Eugene es no tener talento alguno. Y alguien podría venir a decir aquí que los mongos de Air-O-Smith tampoco tienen talento pero si el juez no se hubiese parado, el acto hubiese sido malo. Eugene fue malo de principio a fin. Por eso es que es bueno. Obvio que no gana, pero me hizo la semana. Obvio que es un acto, pero igual desató pasiones de furia. Como si no le permitiésemos a la gente ser taaaan galla. Pero yo apuesto a que si Eugene existiese en la vida real, Susan Boyle sacaría libros de su biblioteca.-

Crossing fingers para que Eugene se prepare bien en la próxima ronda. The Revenge of the Nerds. Oh it's coming.

Eso y el hecho que estoy perdidamente enamorado de esta mujer.-

Sunday, May 17, 2009

Momentos Kodak que merecen Tarjetas Hallmark (I)

Yayo mi amigo tuvo una novia alguna vez a quien conoció mientras él era su profesor. Habíamos oído puras cosas buenas de ella y él quería que la conociésemos. Tiendo a ser una persona malévola con mis amigos. Me gusta burlarme. Eso le pasa al primer pendejo que se le ocurrió meterse con mi calva. Por ello me pareció de lo más natural meterme con la condición políticamente incorrecta de los roles culturales que ambos fungían. Con el pretexto de conocerla, organizamos una fiesta en mi casa. De inmediato tomé la batuta entre mis amigos para hacerla entrar en calor y hacerla perder el miedo ese que da cuando no conoces a nadie.
Le pregunté de frente si ella no pensaba que era una zorra al empatarse con su profesor.

El silencio sepulcral pudo ser oído a cinco kilómetros de donde yo estaba sentado. Hasta los mosquitos se frenaron como camionero que para el tráfico para ver el choque en el otro lado de la autopista. Todos mis quince amigos se quedaron impávidos. A Yayo se le veía la campanita de la garganta. Pero la novia mantuvo el coraje: “No sé si la más zorra pero sí la más inteligente.” Yayo y ella terminaron años después pero hasta el sol de hoy sigue siendo una apreciada amiga. Lo que jamás pudo quitarse fue el sobrenombre: La Zorra.

Este cuento lo eché anoche en una fiesta con otros amigos. Uno de ellos (prometí no inventarle sobrenombres) es completamente incompatible con quien soy como persona. De repente es por eso que somos panas. Él es de los que da su nombre con los dos apellidos y su tipo de sangre en los puestos de vigilancia. Yo soy de los que digo que soy Teodoro Petkoff y que no tengo sangre. A mi amigo no le gustó mi cuento y procedió a acusarme de ser a veces demasiado honesto y que eso cae mal. Ignoraba que uno podía ser algo como “demasiado honesto” pero por primera vez, me callé y no seguí con el cuento. He descubierto que no hay nada más fastidioso que la mayéutica socrática cuando se tiene un whisky en la mano.

Ahora pensándolo en frío me gusta el epíteto de ser “demasiado honesto.” Pero ¿demasiado honesto con quien? Porque hay diferencias. Descarto que la honestidad bruta tenga que ver con ser criticón. Criticar es decir que la foto de los tequeños en el stand de refrescos de los cines en Caracas tiene connotaciones fálicas. Criticar es poder decirle a tu date que la mamá de la novia se operó tanto que había que apartarle las lolas para darle un beso. Eso son cosas que se dicen entre amigos o en confidencia. A veces para causar risa, a veces porque se nos salen pero la vida me ha enseñado que para criticar en público con gente que no es amiga tuya o tu pareja, es mejor quedarse callado.

Mi problema no es criticar abiertamente a Los Insoportables. No son amigos míos y no tengo derecho alguno a aguarles su fiesta mental que son la verga de Triana pues debe haber gente que piensa que el Insoportable soy yo. No tengo problema con eso. Todo comentario que yo tenga de gente ajena, me lo reservo para hablarlos con los que sé son mis amigos y para este tea party pues me gusta reflexionar sobre conductas típicas que pretenden ser atípicas de nuestra zoociedad. Me entretiene pero no criminalizo ni dejo de saludar. Nadie es monedita de oro. El otro día le dije a alguien que yo seguía saludando a un pasado interés romántico porque yo no tenía orgullo. Pero es mentira. Orgullo es lo que tengo. Lo que no tengo es paciencia para ir de esquina a esquina en un salón de fiestas con tal de no conseguírmela. Por eso prefiero saludarla. Generalmente la que se queda fría es ella.

Si el problema de ser crítico no viene de hablar de los Insoportables, entonces debe venir por decirles las cosas a mis amigos, sin pensarlo más de dos veces cuando no hay nada que pensar. Eso no lo entiendo. Los amigos de uno son una familia elegida y aún cuando tenemos treinta (o en mi caso que manejo un rango de amigos de 21-38) años en este mundo, hay ocasiones en las que no somos honestos sino que tenemos que ser ese tipo de gente que no le pueden decir a la otra persona (en serio o en broma) lo que uno verdaderamente está pensando. Lo que nos sale de la boca es una versión edulcorada. “Tranquilo pana me lo pagas cuando puedas”. Chévere no los necesito ahora pero hay veces en que sí estoy corto y no resuelvo sino que llamo a otro pana para quejarme de lo mala paga que es Carlos. Carlos no tiene manera de saber la situación. Si no, de cajón se hubiese movido.

Este es lo que llamo el Síndrome de la Tercera Brigadista del Cortejo. Ninguna mujer se ha atrevido a decirle a su amiga en la cara que el vestido que les montó para el cortejo es la cosa más fea del mundo pero que ella se lo pone porque entiende que eso la hace feliz. Todos los hombres del cortejo tenemos reunión en la puerta de la Iglesia para ver como carrizos nos amarramos un alambre de esos de pan Holsum detrás del chaleco porque a todos nos entregaron el frac equivocado. Con el hombre es más fácil eso de decirle “pana lo hubieras hecho en Margarita” pero pocos nos atrevemos porque la Bridezilla es capaz de oír en ondas espectro eléctricas que le criticamos el matrimonio y nos separa de por vida de nuestro pana Luis. Lo curioso es que salvo la prima de Mérida, todas las que están vestidas de un color ilógico como el azul violáceo y los que están de pingüinitos socialistas se conocen. Pero nadie se atreve a soltar prenda sobre lo incómodos que nos sentimos.

Maru es mamá de dos chamos. Y odia ser mamá. Por esto no quiero decir que deteste a sus hijos, los ama más que ella misma y es una de las que ejerce su rol como toda una campeona. Lo que le desespera es toda la parafernalia que viene con el cargo: que le toquen la barriga mientras está en estado, que le hablen de pañales, placentas y pezones como si no existiese más nada que hablar en el mundo y que le dicen loca cuando decide renunciar a su permiso post-natal un mes antes de lo previsto. Pero lo que me gusta de ella es que puede ser honesta con sus amigos y decirlo para encontrar soluciones. No hay nada más horrible que decir que a uno no le gusta ser mamá o papá. Es anti Mamá Ganso. Pero nosotros sabemos que la parte que detesta no es criar a sus dos chamos. Lo que odia es calarse las caras de quinta finalista de las idiotas que no entienden porque hay gente que dice que le aburren los baby showers. Conclusión: mis colegas le mandan a Maru su regalo a la oficina. Con motorizado. Ella es la más feliz de todas.

Le concedo a mi pana. Hay cosas que no deben decirse. Pero cuando puedes decirle todo lo que tienes en la cabeza a alguien cercano, a tus amigos del alma, pues hay momentos Kodak que merecen un tarjetón de Hallmark. Porque a veces entre panas, actuamos como Los Insoportables. Y para ti me puse con el Junip a sacar todos los comentarios que le he hecho en la vida a mi gente de pueblo que sé te darían pena. Todo por ser, brutalmente honesto. Enjoy!

Momentos Kodak que merecen Tarjetas Hallmark (II)

Las fiestas de karaoke: la cumpleañera y las mismas tres pajuas dándose duro con el micrófono, cantando “Sé como duele comprender” de Karina a todo pulmón para después chocar las manos y decirse entre ellas: “¡Chaaaama que booolas, esta canción es full de cuando estábamos en tercer año! Que raya que todavía me la sé.”
Toto: “Disculpa ¿Tú no naciste en 1984?”

El Pingüino: “Brother yo no voy más para allá. Eso se convirtió es un nido de infantes que te apuesto que faltan dos semanas para que Kurten se pare en la puerta del Country con un cartelón que diga LE CLUB.”
Toto: “¿Tú por fin encontraste la pasantía en Procter?”

El celular: “No lo que pasa es que yo necesito revisar full mis e-mails”
Toto: “¿Para ver si alguien te agregó en Facebook?”

El whisky: “Asco como puedes tomar White Label?!?!?!??!”
Toto: “Porque no tengo un papá que me pague la tarjeta de crédito”

El mensaje de texto: “kieres q t busk para ir a ksa de kren knmigo?
Toto: “No. Lo que quiero es que borres la letra “k” de tu memoria”.

La mejor amiga: “Ella es lo máximo. Lo que pasa es que es medio zorra.”
Toto: “Duele cuando te tumban al novio ¿no?”

El millonario: “Es que su papá está forrado en real”
Toto: “Que lastima. Juraba que me ibas a decir en papel contact”.

La idiota en una marcha: “¿Esos policías son los malos o los buenos?”
Toto: sin respuesta.

El bebé: “Adriiiiiiiiii es igualiiiiiiiiito a tiiiiiiiiiiii”
Toto: “Ya salió la primera pendeja a decir que Adriana es un mono titiiiiiiiiiiiii."

El matrimonio: Quedó full chimbo la verdad. No hubo cotillón.
Toto: “¿Ah, el sombrero con el que fuiste no era del cotillón?”

El futuro: Yo quiero casarme en la playa, tener tres hijos llamados Clarissa, Sebastián y Santiago y vivir en La Castellana.
Toto: “Tanta educación para terminar siendo la Barbie Pajua.”

La excitada gritando desde el trencito: “Cooooooooooorraan llegó la hora loca!”
Toto (a los demás): "Ahí tienen a la última virgen de Caracas."

La ex suegra: “Mi hija jamás haría eso”
Toto: “Eso no señora. Pero las demás posiciones sí”.

La que es fan por moda: “Yo AMO a Harry Potter. Me sé todo, absolutamente todo porque me he leído todos sus libros como tres veces.”
Toto: “¿Qué lástima que matan a Dumbledore, verdad?
La que es fan por moda: “¿Ddddddumbledore se muere?”

El creído: "Es que tú y yo somos de mundo"
Toto: "Aww y yo que pensaba que tú no te creías humano."

El profeta: "Es que tú no has debido estudiar esa carrera. Vas a terminar siendo profesor."
Toto: “Y lo peor de todo es que voy a terminar dándole clases a tus hijos.”

La yenta cuya abuela incendió la avioneta del marido: “Es que ahora es peor. Las niñas, cuando les montan cachos a sus maridos se van y se buscan a otro.”
Toto: “Bueno pero antes quemaban avionetas. Eso dice bastante de cómo la economía de un país afecta a las relaciones extra maritales.”

El sibarita mitómano: “Hasta el príncipe Guillermo, él es full pana mío, me felicitó por mi cumpleaños. Harry me mandó un mensajito porque está en Afganistán.”
Toto: "Casi se me olvida. Bert y Ernie te mandan a decir que no van a poder venir. "

El comprometido: "Sí bueno no tenemos fecha aún es que estamos yendo a terapia de parejas porque estamos teniendo unos problemas ahí."
Toto: "Mi único regalo de matrimonio es el siguiente: “RUN FORREST RUN”

El chismoso: "No se casan porque él le dijo una semana antes que tenía otra novia y que si a ella no le importaba eso. La fiesta cancelada por supuesto pero perdieron un poco de reales."
Toto: "Pues mándale a decir que la fiesta va. Lo único que tiene que hacer es mandar a imprimir unas tarjetas o mandar un e-mail por Facebook que diga: “Vengan todos a celebrar conmigo que no me casé con un imbécil."

Y la que más odio que me lo digan y no hay forma que entiendan que siempre voy a dar la misma respuesta:

La Fijona: “Cada vez que te veo estás más flaco”
Toto: “En cambio yo te veo más gorda”

Saturday, May 16, 2009

¡Se acabó la pava!

Josefa y yo nos conocemos desde 1990. Eso son diecinueve años de hacerme el desayuno, firmarme la boleta, alcahuetearme cigarros y ver cuanto programa especial saca Venevisión (somos huge fans de la Guerra de los Sexos. Ella por entretenimiento. Yo por cuestiones sociológicas). Son diecinueve años de hablar de política, hacer quinielas en el Mundial, el Oscar y el Miss Universo y de burlarme de ella por ser la única persona en Venezuela que apoyó desde un principio a los Marlins en vez de a los Yankees en la Serie Mundial del 2003. Ganó.

Nos tardamos catorce años oyendo “Don Totín póngame el Titanic” cada vez que “el que te conté” –como le dice- se encadenaba, hasta que nos dio la locha que había que socializar el DirecTv. Ha estado tanto tiempo sentada en la cocina viendo la televisión que son pocos los sonidos a los que no les ha puesto nombre. La Burrera es la nevera a la que le grita “¡eso Burrera!” cuando hace un ruido extraño. Regaña a Eparquio el loro (nombre puesto por ella en honor a un primo) como si ella fuese la viva encarnación de San Francisco de Asís y corre despavorida gritando “Maaaama” cuando siente que “La Co” –apocope de La Comadre que a su vez es codigo para la Señora Marisela – viene bajando por la escalera. El timbre solo sirve para decir "Esos son los Compis" (mis papás) o "La Comae del Barriga Afuera" (la que plancha). Hasta la fecha solamente ha habido un día en el que no emitió sonido alguno (ni salió de su cuarto). Ese fue el día en que se murió la cantante Celia Cruz.

Ella es tan metiche en mis asuntos (en un sentido positivo) que hasta mis estornudos tienen motivo de conversación. Suena irrelevante pero repito, son diecinueve años de costumbres paradigmáticas. Como aquellas planchadoras que no tocan la nevera después de planchar o aquellos jardineros que no aceptan cheques por temor a que los deporten si van al banco. No importa si estoy en la cocina o en cualquier parte de la casa, un estornudo equivale a que Josefa suelte la consabida frase criolla que reza “salud, amor, dinero, pasión.” El hecho que haya invertido la frase por "salud, dinero, amor" le es irrelevante.

Tengo diecinueve años estornudando pero no me salen más que dos estornudos –salud y dinero- ocasionando que la Comae Joe, me mire con cara de consternación cada vez que no suelto el amor. Como si mis alergias fuesen la causa principal de mi condición civil. Es tal la costumbre de mis dos estornudos y su posterior arrugue de nariz que me ha llevado a estar consciente de mis estornudos y los cuente, aún cuando no estoy con ella. No he confirmado si es bruja pero el nivel de santos de cuestionable santidad que reposan en la repisa de su cuarto me han hecho darle parte del beneficio de la duda. Por eso, cuento mis proyectiles salivares. No vaya a ser verdad que me quedé sin amor por no saber conquistar las cuatro virtudes criollas del estornudo.

Pues se acabó. Hoy poniéndoles la comida a mis perras, la Perrarina me dio alergia y empecé. Josefa adentro en la cocina empezó a gritar. “Salud” con el primer estornudo; “dinero” con el segundo empezándose a reír porque ya sabía que no vendría más ninguno. Oh sorpresa para ambos, el “amor” llegó a las narices de Toto. El “por fiiiiiiiiiin Don Totiiiin” de Josefa sonó a triunfo de Federer o de las hermanas “Guilians”. O que “Klim Igtsgwud” su héroe romántico por fin vino a Caracas para llevársela a una vida hollywoodense, con mucha cerveza. Se acabó la pava del estornudo. Diecinueve años me tardé. Ahora a encontrar la pasión.-

Friday, May 15, 2009

A la gente grande que decía que no

Esta foto ennerva un poco. Todo el mundo cuando era chiquito pensó que era posible amarrar cien bombas a una silla y salir volando. Tres lo intentaron. Y la gente grande le decía a uno que eso no era posible. Por eso desistimos. Es cuando en El Principito le dicen al autor que no diga que su dibujo es una serpiente boa que se comió a un elefante porque eso no tiene sentido. Ahora, como siempre, sale Pixar a retar a la gente grande a que nunca se es demasiado tarde para salir volando. El problema, es que ese mensaje también va con los que dejamos de creer en sillas haladas por globos.-

Thursday, May 14, 2009

Escribiendo en Post-It's

  • Jamás había entendido la frase “a ti nadie te ha dado vela en este entierro” hasta que a It’s Good to Be se le ocurrió preguntarle a viva voz a los dolientes en pleno sepelio “¿y qué van a hacer con la cajita de las cenizas?”
  • Cada vez que veo una foto del eco de una pre-mamá en Facebook no puedo dejar de pensar que le estoy viendo las entrañas. Es un momento Gerber pero preguntame primero si quieres que vea tu intestino grueso.
  • Sobreestimamos el cuento del Gallo Pelón. Por eso tenemos a Chávez.
  • Los helados de la 4D son caros porque si no sería lo mismo que ir a McDonald’s. Tiene que haber una ocasión y una razón de peso para ir a la 4D. Aunque pensándolo bien, no he oído ni un solo cuento de alguien que haya terminado en la 4D. (Muy bachiller de su parte a los que sí han terminado ahí. Los aplaudo por no hacerlo a las cinco de la mañana).
  • No está tan de moda estar deprimido como está de moda estar preocupado. Por el país, el cierre de Globovisión o por el hecho que American Idol se está acabando. Todo vale.
  • Extraño aquellos días en que la Baronesa Boccardo me llamaba a una cierta hora del día solamente para saber mi opinión de la gripe porcina.
  • Detesto a las vendedoras que te dicen que algo vale tres millones de Bolívares con una sonrisota Colgate Total. Arena, nácar, madreperla.
  • No hay nada que saque más la piedra que empezar un rollo de papel toilette. Cuesta arrancar el papel y cuando lo logras, siempre salen tres tiritas deformes hasta que al papel le da la locha que tú quieres toda una hoja. Es lo mismo que perder la punta del teipe.
  • Cuando pienso en Emilio Graterón siempre pienso en la tortuga de la comiquita de Disney sobre la fábula de Esopo. No me cae mal mi alclade. Solamente me parece que si fuese animado, sería una excelente tortuga.
  • Cuando era chamo juraba que el Che en la película “Evita Perón” era el Che Guevara. No conozco a más nadie que se llame Che y me pareció lógico en su momento.
  • Encima de mi computadora hay una biblioteca. Los tres libros en el centro de mi rango de vista se titulan Afrodita, Enfermedades y Éxodo. Si los tres tuvieran algo que ver entre sí, el story line vendría siendo una cena romántica en la que unas ostras te provocan una intoxicación estomacal que te obliga a pasarte el resto de la noche en un baño.
  • El Capitán Cavernícola jamás ha debido pasar de moda. El Pájaro Loco está bien donde está. ¿Alguien vio el capítulo final de Los Picapiedras? ¿Qué pasó ahí por fin?
  • Odio a Miley Cyrus. Jamás he visto Hannah Montana o la he oído cantar pero igual siento que jamás la soportaría. Si fuera de Caracas, segurísimo hubiese estudiado en el Cristo Rey y dijese “beeee” con cada cosa que le pareciese galla.
  • Desenmascaras a cualquier egocéntrico insoportable en un momento lucido de erudición trayendo a la conversación alguna referencia a la saga de “Los Reyes Malditos.” Así no te hayas leído ninguno y menciones solamente el título, igual los confunde.
  • Estoy orgulloso de la cicatriz que tengo en mi pulgar derecho. Es mi recuerdo que uno jamás se las debería echar a los ocho años de tener una navaja más chévere que la de la su amigo (me la cerré encima).
  • El Ateneo sí cerró. Yo me despertaba con Polo Troconis hablándome desde el despertador. Esta mañana solamente salía una aureola boreal. Llegué tarde al trabajo.
  • Ayer pensé que si alguna vez escribo una novela sobre una familia me gustaría que se llamasen Los Montecasino. El apellido es lo suficientemente cursi como para escribir seiscientas páginas y matar a la protagonista al final.
  • El otro día reportaron que Pitt se enteró que Angelina le montó cachos y se fue corriendo a buscar a Jennifer Aniston. Yo sigo esperando pacientemente el día que salga a la luz pública que todo ese triángulo es un cover up. Ahí las amantes son Jen-gelina. Suck that tangerine!
  • No sé decir Cannes. Y sospecho que los noticieros tampoco. ¿Es “Can” como el perro, “Canes” como perro con chores o “Coan” como sifrina diciendo Con-ferry? Lo mismo que Nietzsche.
  • La noticia principal (?!?!) en los Estados Unidos es que Donald Trump le permitió a la Miss California que odia a los homosexuales seguir siendo Miss. Un hombre de poder le anuncia al mundo que una mujer que proclama su castidad mental a los cuatro vientos no será destronada. Ésta a su vez agradece con lagrimas de sumisión. A veces pienso que Donald Trump es la versión “McDonald’s” del Sultán de Brunei.-

Wednesday, May 13, 2009

The Fountainhead: The Simpsons Version

Belated Mother's Day

Timberlake y Samberg salen de la cárcel luego de ser arrestados hace cinco meses por indecencia pública al pasear su "dick in a box". Al salir, les da la locha que se perdieron el Día de las Madres. Este es su regalo.-


Tuesday, May 12, 2009

La diferencia entre el hombre y la mujer en Venezuela

- Es una Susy y un Cocosette.
- No. Las dos son galletas por lo que se le dice “dame una Susy y una Cocosette."
- Pero si el Cocosette es hombre.
- ¿Cómo va a ser hombre si las galletas no tienen genero?
- Susy es la jeva. Cocosette es el hombre. Es un hecho que el Cocosette siempre le ha caído a la Susy. Y que los Sorbeticos son unos refugiados africanos. Así como Sam el tucán de los Fruti Lupis chapotea y Tony el de Zucaritas es el equivalente en comiquitas a Javier Vidal.
- Es UNA Cocosette.

Las mujeres no tienen imaginación.-

Monday, May 11, 2009

Death sucks (a menos que seas pana de Danubys)

Death sucks. No hay forma de decirlo en español para que suene exactamente como si lo hubiese leído esta mañana en alguna franela negra de algún transeúnte de alguna calle en alguna ciudad. La muerte es inconveniente, inoportuna e imperdonable. La única taquilla abierta las 24 horas, con atención garantizada para atenderte por la fuerza. La carcasa la dejas en la entrada. Se permiten siete libras (que mayamero) de alma como carry-on. La tasa de impuestos, vaya donde San Pedro a que le dispense la carta de buena conducta.

Siempre he pensado sobre lo que pasaría si el Cielo tuviese el mismo registro que el Consejo Nacional Electoral. Ya me imagino al recién llegado hablando con Danubys, la recepcionista holística: “¿Cómo que en otra parroquia?” mientras la Danubs con uña esmaltada de escarchitas alusivas a las Little Twin Stars le pasa por debajo de su alita sin que nadie la vea la tarjeta de Néstor: “Arcángel/Gestor garantizado" (y debajo en letras Comic Sans Bold: "Se ofrecen DVD’s todo los géneros.”) No nos caigamos a cobas. El venezolano podrá sufrir en tierra pero no es tan sortario como para que le toque un cielo de esos Copacabana con room service.

El problema con la muerte es que no está en agenda. Eso -dirían los fundamentalistas de la felicidad (léase Paulo Coelho)- es lo que la hace especial. Al no saber, estás obligado a vivir todos los días de tu vida como si fuese el último. Bueno chévere. Uno trata de tirarse una “Don’t Worry Be Happy” de vez en cuando pero hay días en los que uno no está en condiciones. Un primero de enero es fatal estirar la pata. Todo el mundo celebró el 31 de diciembre como si fuese el ultimo pero eso de venir a salir como Red Bull te da alaaaas a la hora del chupe vuelve a la vida es una mala educación hacia Josefa, la cocinera. La regla de las mujeres o el día de la depilación no pueden contar como día. El ratón de los hombres si cuenta porque quien nos manda a meternos el barril completo y después irnos al Gran Horizonte a tragarnos una pelua pero no por eso nos tienen que decir allá arriba: "ajá cumplió su misión." Si no, Canache el cervecero hace añooooos que estuviese canonizado.

No tengo problemas con lo imprevisto pero si vamos a hablar de imprevistos chéveres, entonces yo le quiero pedir al que se encarga allá arriba de esas cosas una aclaratoria. Nadie se debería morir por accidentes o infartos o cosas que solo los médicos saben decir y las novelas mal hechas repetir. La gente se debería morir como mi Tía Lula. Una señora de ochenta años que se gozó a su marido, a sus hijos, a sus nietos, a sus casas, a sus perros y a sus viajes. Y una buena tarde en que se fue a hacer las mechas en la peluquería, llegó a su casa, cenó, se fumó un Astor Azul y se acostó a dormir. A la mañana siguiente no se despertó. Pero ahí estaba. Estupenda en su cama, con el cabo de cigarrillo apagado en el cenicero de la mesa de noche. Rodeada de toda su familia que dijo “que lastima pero que buena forma de hacer check-out”.

Entonces, ¿en qué plan se anotó la Tía Lula para irse así de safari celestial? Ese plan corporativo no lo tiene ni de broma Seguros Mercantil. Yo he revisado. HCM: you got it. Muerte de pinga: te sale el Operador 18, un pobre TSU, seguramente en su primer día de trabajo, buscando en cuanto manual de instrucción le dieron pensando “mierda, mierda me van a botar” antes de apretar el botón de espera en línea para ver como resuelve. Claro, lo que nos faltaba. Queremos morirnos bien y nos dejan esperando con la sinfonía de Bach en el fondo.

El Señor de los Boleros, el papá de mi amiga Mora y de mi amigo KX, se murió hoy de imprevisto. No así de Magic Kingdom como la Tía Lula pero por lo menos con su familia al lado. Otro papá más que se va de esta vida sin decir adiós. No entiendo. Se llevan a los que siempre decían adiós. A los más regañones. A los metiches. A los que llamaban cuatrocientas veces al día para ver que estaba haciendo yo con su hija y donde y cuando y como y porque yo no estaba con él tomándome un whisky para tener una conversa de eruditos. Con hielo de rolito porque no hay otro hielo que no sea ese. Se van siempre los que eran papás de todos. Así de la nada. Todo se acaba. Como el DirecTv cuando se va. Buscando Señal.

Dicen que Gauss (el de la campana de Química) se encontraba ocupado haciendo experimentos cuando le informaron que su esposa se estaba muriendo. “Díganle que espere un momento –casi termino” fue su respuesta. Coño Gauss. Lo que hubiera dado cualquiera por tener esos cinco minutos. Death sucks porque te dicen que el alma es eterna y que la persona vive en ti. Chévere pero un mensajito de texto para decirnos que llegó bien y que se hizo pana de Danubys la recepcionista holística no le vendría mal a nadie ¿no?

Sunday, May 10, 2009

¿Diversión para toda la familia?

La película Coraline nos había llamado la atención por eso de ser familiar (animada) y en tercera dimensión. Solamente sabíamos que la sinopsis era un típico caso de Dorothy en Kansas queriendo volarse a su familia e irse a Oz. Solo que esta vez, se fumaba una de Alicia y se iba por una puerta a un mundo de maravillas que no termina siendo tan maravilloso porque hay una villana que se las da de costurera facial. Como el Dr. 90210 en crack. Rodeado de infantes en Munchkinland traídos por sus progenitoras para culminar las festividades del Día de las Madres, procedimos a sentarnos en la fila E con nuestras cotufas y los anteojos futuristas (las películas 3D son la única cosas de los años cincuenta que todavía seguimos llamando “futurista”).

Todo bien la primera media hora. Niños callados, riendo en los momentos exactos. Adultos maravillados como niños cuando las imágenes salen de la pantalla creando ilusiones ópticas. Si quieren, le echamos escarcha y un río de arcoíris ahí para ambientar la situación "diversión para toda la familia" que se vive dentro del cine. Cuarenta minutos más tarde la situación es dantesca. A la Coraline le lanzan en animado todo lo que Beetlejuice no hizo por decencia. Todo el mundo impávido en sus sillas con una mano inmóvil dentro de la caja de cotufa viendo a la Coraline ser perseguida por cucarachas, perros disecados disfrazados de ángeles y la versión animada de Mommie Dearest corriendo con una aguja y un par de botones para sacarle los ojos. Reiteramos, en tercera dimensión.

Los resortes de las butacas –indicación que la gente se acurruca hacia abajo en señal de miedo- le añaden tensión al sonido estereofónico. Nadie habla pero todo el mundo piensa lo mismo: ¿y la clasificación “A” es de ‘“A”dulto que le gustó ver como mataban a la mamá de Bambi en repetido’? La trama es buena pero en la entrada debería decir: "Atención. Usted está entrando a ver El Laberinto del Fauno en animado. Abstenerse si le dio miedo El Laberinto del Fauno."

Solamente un niño es lo suficientemente valiente como para decirle entre hipidos a su mamá: “por favor. Por favor sácame de aquí.” Es el único acto en el cual hemos estado de acuerdo que una persona se pare en la mitad de la película y opaque la pantalla con su sombra mientras se sale del cine. En esos momentos es que pensamos que esa fue la mejor mamá del mundo y que todos nos hemos debido salir con ella en su momento. Agarrados de la mano.-

Saturday, May 9, 2009

El último beso

Es de buena educación que te presenten. Un fastidio pero es educado. Lo que no entiendo es porque hay un cierto denominador de personas que caen en la categoría de intercambio de una sola palabra: “encantado”. No es porque no hubo compatibilidad, afinidad o queso. Es sencillamente un idiota de referencia que casualmente está hablando con alguien a quien uno conoce. Para esa otra persona, uno también es un idiota de referencia, un desconocido/a al que se le tiene que dar la mano. El amigo en común que nos tiene a ambos en Facebook queda estelar. Él es Kevin Bacon. Nosotros somos dos idiotas que conforman sus seis grados de separación.

Nos separamos y cada quien se va hacia el destino de la fiesta donde se sienta más estrella. Al final, cuando ya la despedida viene con regalito de salida (la pea), se abraza a Kevin Bacon y si el desconocido/a (que ahora es supuestamente conocido/a porque fuimos presentados) está cerca, se le lanza un “Mucho gusto. Un placer conocerte”. No fue ningún placer, no estuve encantado por verte. No te conozco. Placer me dio fue ver al amigo/a que nos presentó. Pero yo no me despido de mis amigos diciendo: “encantado”.

Con esa/e no me besé esa noche.

Uno está montado en un ascensor solo. Se abren las puertas en el piso 2 y entran dos señoritas. Ignoran completo la existencia de uno. Es lógico pues no nos conocemos. Pero inevitablemente, cuando estamos en un ascensor pensamos en cosas como "espera a que ellas se bajen primero o aguántales la puerta para que salgan". Es un simple acto de caballerosidad aprendido en Cívica. Es de lógica. Ni voltean. “Marica, Yuyú se operó las tetas el viernes pasado pero anda cagada que una le quedó más grande que la otra” es el perfume final de la conversación mientras uno queda como portero aguantando una puerta que no ha tenido que aguantar desde un principio. Porque no las conoce. El Manual de Carreño no incluyó jamás etiqueta de ascensor. Ni consejos para ofrecerles sobre qué hacer con la lola desinflada de la Yuyú.

Con esas dos no me besé esa tarde.

Me entero que unas alumnas mías resultan ser hijas de un socio de mi papá. Una tarde llega la mamá, a quien conozco desde hace años, la cual me saluda con un: “Mucho gusto señor.” En el mismo momento que le recuerdo que yo soy Toto, me acerco para darle un beso. Total es amiga de mi papá y yo quedaría como un imbécil dándole la mano, aun cuando le tenga que recordar quién soy yo. La cara de horror que pone la señora es de violación y asesinato. Como si le ofreciese con mi cachete la gripe porcina. “Estelita, yo soy hijo de XX y XY”, explicación completamente balurda que tengo que dar para justificar mis avances. Ahí la cosa cambia. Ya no soy un empleado acosador. Ahora ante los ojos de ella yo soy el hijo de alguien. “Hoooooola…[conversación estúpida inaudible]". En mi cabeza solamente pienso: ¿así es como se bate el cobre no? Y en este país queremos socialismo.

Con ninguna de esas me podía dar un beso.

Uno llega a una fiesta. Pinta exitosa. Actitud. Mientras campanea el whisky, divisando quien está y quien no está, la ve. La mujer de su vida, riendo a lo lejos. Poco importa que la conozca o no la conozca, hoy está más bella que nunca. Cuando uno ve ese tipo de mujeres, uno ni pregunta quién es ni le pide a alguien que se la presente. El miedo siempre es doble con eso: o te dicen que se acaba de casar (incaible los primeros meses) o el que te la presenta es capaz de gustarle también. Esta es una aventura solitaria. No importa que la fiesta sea de temática playera, uno camina hacia ella como si tuviera encima un smoking. Chorreado mentalmente pero seguro que se le tiene que presentar. Así tenga que cambiar de nombre y presentarse no como el flaco Toto sino como alguien con nombre estilo Fernando Lizárraga. “Hoooooooola”. Bache en el camino. Una imberbe se cruza entre uno y el objetivo de conquistar a la Mujer Maravilla.

“Hola ¿qué tal?” responde uno, inseguro de saber si ha visto a la imberbe o no en su vida pero sin importarle lo suficiente como para no quitarle el ojo a la mujer a lo lejos. “¿Tú no tienes idea quien soy yo, verdad?” contraataca la imberbe, “Sí, claro” le responde uno rápidamente para quitársela del paso. “A veeeeeer. ¿Quién soy?” Silencio. El ojo en el blanco se desvía de la Mujer Maravilla para posarse ante la humanidad de la idiota que tiene el tupé de preguntar semejante estupidez. Como si fuera ese jueguito que tenía uno cuando era chiquito en el que se adivinaba que personaje era la otra persona, por medio de descarte, haciendo preguntas estilo “¿es mujer?”, "¿tiene bigotes?"

Uno mira a la imberbe y se da cuenta que no tiene la menor idea quien es, ni como se llama. Y la lástima es que cuando decide que no le importa, ve como la Mujer Maravilla agarra su cartera y se va de la fiesta. La fantasía se derrumba, el smoking mental desaparece, la actitud cambia y uno se queda solo frente a una completa imbécil tan maleducada y tan insegura en la vida que tiene el tupé de emplear la contra argumentación más cruel que se le puede dar a alguien: “A veeeer. ¿Quién soy?”

Con esa de bolas que me di los besos. Por arrechera.-

Friday, May 8, 2009

El Manantial

No tengo Blackberry y no fui al concierto de Oasis. Tampoco tuve un golden retriever y una Montero en los noventa. Pero de ninguna manera quiere decir que yo no sea una de las personas más genéricas en cuanto a gustos culturales se refiere. Soy de los que se come siempre un cuarto de libra con queso, piensa que no hay mejor película dominguera que cualquier versión de Harry Potter en TNT (y secretamente la que Kirsten Dunst actúa como capitana de los Rancho Carne High School Toros) y salta estaciones de radio para encontrar la canción “Carita bonita” porque esa es la que tengo pegada gracias a que cada vez que paso canales, HTV está pasando el video [Dude, esa era la que no me acordaba el día de la piscinada]. Un perfecto John Doe (Stalin González debe ser la traducción de éste nombre genérico en Venezuela) de los estudios de marketing.

A veces, en muy raras ocasiones, no me da flojera ser inteligente. Por lo general, se traduce en que me senté con un buen libro de seiscientas páginas que me hizo desvelarme, inventar cenas que no sucedieron, rayar frases que me parecieron buenas y sobre todo, pensar. Pensar bastante. Hablar sobre las cualidades del libro es fatuo pues la gente no lee este tipo de libros por recomendación. Lee por placer. O porque está prohibido. En mi caso fue “El Manantial” (1943) de Ayn Rand. Haber visto la película por casualidad fue lo que me inspiró a encontrar el libro. Y cuando lo encontré, polvoriento y añejo en una casa de playa, supe que sería mío de por vida.

No comprendo el libro del todo. Al menos no todavía después de haber cerrado las páginas sobre la saga de cuatro personajes inmersos en el contexto de la arquitectura: el que es, el que no es y lo sabe, el que cree que es y no lo sabe y el que pudo haber sido. Uno de esos libros donde hay que decretar que todo lo que se tiene que saber sobre la vida está ahí. Al que le confunde el Señor Presidente, ahí está la explicación, al que le turba la masificación de la opinión pública ahí está la clave. La colectivización, el socialismo, el merito, el crear para si mismo. Al que busca un ideal, Howard Roark es el héroe. No porque él quiera serlo. Sino porque sencillamente es.-

Frases estelares:

"Para decir “yo te amo” uno debe saber primero como decir “yo”."

"La mayoría de la gente edifica conforme vive, como algo rutinario, como un accidente sin sentido; pero pocos comprenden que construir implica un gran símbolo. Vivimos en nuestros espíritus y la existencia es la intención de llevar esa vida a la realidad física y manifestarla en gesto y forma. Para el hombre que comprende esto, la casa que posee es una expresión de su vida. Si no la construye cuando tiene medios para hacerlo, es porque su vida no ha sido lo que él quería."

"Voy a cambiar de tema y a hacerle una pregunta personal. Ustedjo que me iba a contestar cualquier cosa.
–Sí
– ¿Le ha gustado ser siempre Howard Roark?
Roark se sonrió. La sonrisa era alegre, de asombro e involuntariamente despectiva.
–Sí
–Ya lo ha contestado – dijo Wynand."

"–Todos dirán que eres un tonto…Todos dirán que yo he conseguido todo…
–Tú tendrás todo lo que la sociedad puede dar a un hombre. Tendrás el dinero. Tendrás la gloria y el honor que te concedan. Aceptarás la gratitud de los inquilinos. Y yo tendré lo que nadie puede otorgar a un hombre, salvo él mismo; yo habré construido Cortland Homes."

"Keating está pagando el precio y se pregunta por cuál pecado ha cometido y se dice a sí mismo que ha sido demasiado egoísta. ¿En que acto o en qué pensamiento suyo ha sido él mismo? ¿Cuál fue su objeto en la vida? La grandeza a los ojos de los demás. La fama, la admiración, la envidia; todo lo que procede de los demás. Los demás le dictaron convicciones, pues él carecía de ellas; se satisfizo con que los demás creyesen que las tenía. Los demás constituyeron su móvil poderoso y su principal interés. No quería ser grande, sino que lo creyesen. No quería ser arquitecto, sino que lo admirasen como tal. Pidió prestado a los otros para impresionarlos. Ese fue su altruismo real. Traicionó a su yo y se dio por vencido, pero todo el mundo lo llamó egoísta."

"Destruya en el hombre el sentido de valor. Destruya la capacidad para reconocer la grandeza o para realizarla. Los grandes hombres no pueden ser gobernados. No queremos ningún gran hombre. Neguemos la concepción de la grandeza. Ensalce tipos de obras accesibles a todos, a los más ineptos y detenga el ímpetu y el esfuerzo en todos los hombres grandes y pequeños (…) No se ponga a destruir todos los santuarios; eso asustaría a los hombres. Conserve a la mediocridad como santuario."

"A los hombres se les ha enseñado que el ego es sinónimo del mal y el altruismo es el ideal de la virtud. Pero el creador es un egoísta en sentido absoluto y el hombre altruísta es aquel que no piensa, no siente, no juzga, no construye."

En verdad todo el discurso final:

Wednesday, May 6, 2009

¡Flaca!...regálame un hueso pal'perro

Lichtenstein In the Car (1963)

Decirle a una mujer que está bella es un error. Así hemos descubierto quienes nos abrimos a los piropos (bien dichos) sin causa. Se los decimos porque lo sentimos de corazón, porque queremos intimar con ellas de alguna u otra forma o porque -en el caso de Chiquinquirá Delgado- se lo merece y punto. Pregunta. ¿Por qué un halago gratuito, de esos que no son de constructor con casco amarillo gritando “quien fuera albañil pa’ frisarte la raja” merecen de vuelta una mirada de quinta finalista que dice “ojalá” para luego pasar a narrar la lista nutricional de toda su dieta Special K, un agarre de cauchito que uno ni había notado, como faltó a clases con “Keibo” – quien no sabemos si es el entrenador o un nuevo deporte- la semana pasada para luego revelar sus kilos diciendo “me faltan tres para estar en mi peso”?

Nota a todas las que juran que a un hombre le importa. We don’t. Nosotros juramos que ustedes no hacen pupú. La peluquería solamente existió cuando a todas les dio por hacerse esas mechas amarillas fosforescentes o terminaron con una pollina de gafa. Generalmente queremos conocerlas, o darles un beso o algo más después del piropo pero entendemos que a veces somos apurados y lo lanzamos a destiempo. Aún así, déjense querer por un momento. Muy pocos de nosotros somos en verdad, nutricionistas de profesión.

No es lo mismo ser insoportablemente bella que bellamente insoportable. Es mi advertencia de conos anaranjados. De señalizaciones amarillas de piso mojado. Algún día llegará un peso pluma con un piropo sencillo de esos estilo “no digo que al verte me muera, digo que me muero por verte”, le salgan con el cuentico de “Ni una Dieta Más”, la vea merecidamente confundido y espete otro juicio de valor: “para ser tan gorda, no sudas demasiado.” Él quedará como un héroe a imitar. El campeón de la justa. Por honesto.

La empresa no responde por daños y perjuicios.-

Tuesday, May 5, 2009

It's Good to Be: Por un grado más

AAMU: Fast times at Ridgemont High

A mi grandísimo amigo It’s Good to Be: quien ha vivido la vida bohemia en Paris tomando en Le Conti, la vida social caraqueña en misas de muertos y matrimonios dobles, salido en sociales, entrevistado en la radio, el nuevo Caballero de Chivas Regal, abogado, ex funcionario, patrocinador de las artes, defensor de las causas sociales, eterno testigo de mesa, regalador de cesta tickets a los niños que hacen maromas en la calle, inversionista, socio de su propia empresa, amigo de todos, el de las yuntas de oro, antagonista de la Chica Bond, primo hasta de la persona que inventó Facebook, ex -novio de mujeres con nombres de novelas de Pasternak o de operetas como “La Viuda Alegre”, ignaciano, critico de la política, propulsor de los Converse, manejador de camionetas, trilingüe, comprador de cuadros, lector de novelas, asiduo de exposiciones, frecuente concertista, amante de la montaña, padrino, que ha casado a un gentío, saludador a todos sin distinción, buscador eterno de herederas con pequeñas grandes fortunas latinoamericanas, amigo, colega y fan de lo que escribo, tengo solamente una cosa que decirte: “Thirty, single and still living with your parents”. Ahhhh como aprecio cagarte tu día. Happy Birthday!

Monday, May 4, 2009

Hay mañanas de 4:40

Hay madrugadas de las que no me acostumbro. Después de largos tumbos en la cama pensando en el costo de la vida y en la bilirrubina porcina que hace que los mexicanos griten ¡Ay! Mujer, por fin llega esa visa para un sueño que lleva al que duerme a un mundo de estrellitas y duendes con coronitas de flores que cantan bachatas rosas. Pero como toda travesía tiene su tropiezo, una hormiguita en los pies causa que el soñante se despierte y viaje a las 4:40 por el Niágara en bicicleta mientras un temblor sacude los pisos, dejándonos a todos –como yo- con un frio frio y pensando que si está lloviendo, pues ojalá que llueva café en la cocina.-

Friday, May 1, 2009

Traducción Simultanea

Toto: El origen de la palabra “lacónico” viene de las guerras griegas. Dicen que Filipo de Macedonia les envió a los laconios un mensaje advirtiéndoles que si entraba en Laconia, destruiría la ciudad. La respuesta de los laconios fue breve: “si…”.

La Baronesa [a quien respeto y considero uno de mis amigos más sabios del planeta Tierra]: Eso es imposible. Los laconios no hablaban español.

Hay días en que me asustan mis amigos.-

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...