Saturday, January 16, 2010

La Fuga del Fogón


La novela de las tres prendida como de costumbre. La escoba olvidada al lado del teléfono. El Universal abierto en la sección de béisbol y desde el lavandero, la radio a todo volumen con el programa que insulta al Señor Presidente y hace anuncios públicos sobre gente desaparecida. Una llama prendida en el fogón indica que debería haber alguien frente a él pero no hay señales de vida. Lo impensable ha ocurrido y el mundo como lo concibo, se derrumba lentamente en mi imaginación perversa. Josefa se ha fugado.

Josefa no es de las de a por día. No ha salido desde hace tres años aun cuando todos los días menciona que el lunes que viene se larga a Colombia a disfrutar de sus merecidas vacaciones. De conocer su caso, la Inspectoría de Trabajo vendría a mi casa y la obligaría a salir a disfrutar sus feriados a la fuerza, procurando de poner una calcomanía enorme en frente de mi casa que rezaría algo así como “Aquí todavía creen en el colonialismo español.” Pero Josefa insiste en que no es cuestión de salir por salir. Según ella en su casa no la dejan ver Sábado Sensacional en paz y que ella está muy “chacarera” como para andar a pie por ahí.

Sus misivas las tiene controladas para no tener que salir. Se levantó al abastero que le traía los plátanos hasta que éste cerró sus puertas y ahora no hemos visto tajada alguna en los platos de pabellón criollo. Mi papá – ella lo llama “El Compi” - le trae el Kino (y recientemente el Loto de Florida), la que plancha – “La Comae del Barriga Afuera”- la cajetilla diaria de Astor Azul (más una de ñapa para repartir a los que en un estado de crisis viendo La Hojilla nos quedamos sin cigarrillos). El jardinero – “Voz de Flauta” – le trae semillas de girasol para darle a Eparquio el loro sin que nadie se de cuenta después de la debacle veterinaria sobre la dieta del animal y el de la tintorería – “¿Quién dijo yo?”- para que le traiga velones que esconde “porque según la Señora Mari (a esa le tiene miedo y no le inventa nombres) yo soy bruja porque fumo al revés pero en verdad soy creyente.”

Yo soy Don Totín. El primer día que llegó a esta casa me bañó y sin querer queriendo me arañó la espalda. Tardó una pila de años en confesar que ese día no durmió porque juraba que la iban a botar por infanticidio. Me firmó todas mis boletas porque mis papás no tenían idea que yo iba al colegio, me prendió todas las velas en mis exámenes importantes, amenazó (y sigue amenazando) con botarme las corbatas que siempre me suelo poner –“Don Totín es que esas ya están de coleto”- y es la primera en desaprobar a cuanta mujer ha entrado en mi casa - “Esa no lo quiere a Usted.”

Dado a que le pedimos real como a un cajero (llamando a su cuarto el Banco de Tequendama), amenaza con su retiro en cada evento importante porque según ella somos peor que la inflación. El primero empezó “cuando el Puyito (mi hermano) haga la Primera Comunión.” Van quince años desde ese episodio. Mientras tanto los niveles de competitividad fluctúan como los ciclos de Schumpeter, llegando a su más bajo nivel en la temporada del Round Robin beisbolero. Ya para la Serie del Caribe, el Rey David hace su agosto con nuestra familia. Empanadas quemadas no se pueden comer todos los días.

Al “Muérgano” le tiene una soberana arrechera. Cuando se encadena pega un grito “Don Totiiiiin póngame el Titanic” pues según ella, esa es la película más larga que ha visto y así por lo menos pasa las horas. Se vistió de morado por un mes después de la muerte de Celia Cruz y con el reciente infarto de Oscar D’Leon, mientras yo estaba en Italia, me cuentan que casi incendia la casa con reliquias de José Gregorio Hernández. Insiste que los Oscar no son lo mismo cuando "Klimt Itsgwüd" no está nominado y le va a Venezuela en el Miss Universo aunque se metió una pea con los fonditos de whisky que se roba cuando nuestra Dayana quedó agarrada con la de Colombia.

Mi angustia al llegar hoy a mi casa (ella y yo vivimos siempre solos mientras los míos derrochan mi herencia) fue que ese fogón prendido y la escoba al lado del teléfono solo podía significar que algo catastrófico había pasado. Pensé en si hoy era la substitución de Daniel Sarcos (lo que la tiene mal) pero después me acordé que era muy temprano para Sábado Sensacional. Fui de cuarto en cuarto tratando de oír alguna queja sobre la espalda o el gobierno (las dos las trata por igual), abriendo la puerta del Banco de Tequendama lentamente esperando encontrar lo peor. Silencio absoluto salvo los gritos de la protagonista de la novela de las tres.

A los treinta minutos de búsqueda policial tratando de resolver el misterio del Coronel Mostaza, los perros comenzaron a ladrar y por la puerta entró la Comae Josefa. Aliviado por ver que no se había fugado, le pregunté a donde había ido. “Ay Don Totín es que me comentaron que en auto mercado hay un muchachito haciendo colectas para el Haití. Yo fui a llevarle un pote de agua.”

Así es la Comadre Josefa. Fugada pero filántropo. Aún cuando está tan “chacarera” que se le olvida apagar el fogón que comenzó la tragedia de mi desespero.-

5 comments:

Nelly Guinand said...

Esa casa sin la comae Josefa se siente vacia, cuando la operaron todos los amigos nos sentiamos sus deudos, cuando Don Totin desaparecio,ella moria de angustia,entrar en sus predios y no ver todo eso que Toto recuenta es porque se fue de vacaciones OBLIGADA, diganme la tragedia que monto cuando le cambiaron su centro de votacion de la esquina para uno bien lejos no se donde en un cerro de Petare...movilizo a todos los asiduos a esa casa para que le ubicaramos la direccion. Lo mas increible es que se fue con mapa en mano ,pregunto la direccion de carrito en carrito y preguntando como recomienda la amiga Valentina Quintero , llego, voto y regreso mas rapido que el Compi.
De las cosas mas maravillosas de Josefa,es su carino a cada visitante,ella te mantiene al dia con las noticias de la familia ,su comida y en especial sus brownies que han tratado de que los haga como negocio, pero entre sus novelas y su baseball no tiene tiempo para tantos pedidos.
Un beso grande mi comae
La Comae Nelly

Astrina said...

ayyy.. que finaaaa Josefaaaa... ella deberia tener un blog.
Cariños =)

Tropical Blonde said...

We love Josefa!!!!

Ana María Zubillaga said...

que susto cuando leí el comienzo....
Gracias a Dios la Comae Josefa no se fugo!!!
Imagínate la tragedia de Corontontero cuando se lo contáramos!!! (Creo que iba a ser a la par de los llantos del día del shock del tio JJ el año pasado)
De paso, en la familia putativa mía si hay tragedia, doña Nelly si se fugo, pero de verdad!!
Estamos de pésame :(

Beatriz E Moreno said...

Tu casa es demasiado Venezolana! La amo! Me haces recordar que estos 6 años fuera del paÍs si han sido eternos.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...