Saturday, February 20, 2010

¿Qué haces?

El clásico “¿Qué haces?” por mensajito de texto es ya una costumbre. No hace falta llamar o mandar señas de humo. Una sencilla pregunta te informa perfectamente donde está una persona en ese momento y que está haciendo. Eso da pie para echarse una conversa sabrosa, planificar algo para matar el aburrimiento mañanero o sencillamente porque somos paranoicos y nos gusta saber dónde está la gente en todo momento.

Algunas de las respuestas son inesperadas. Es como el chiste aquel de Caperucita Roja (yo tengo un trauma con la Caperuza) que le pregunta al Lobo sobre lo que está haciendo y éste no le contesta. Lo ve y le dice “¡Lobo pero que ojos tan chinos tienes!” El Lobo se hace el loco. La mocosa sigue insistiendo “¡Lobo pero que venas tan hinchadas tienes!” El Lobo continúa ignorándola. La niña vuelve a abrir la boca para hacer otra exclamación cuando el Lobo le contesta: “Vete a la mierda Caperucita. ¿No ves que estoy cagando?”

Así de inesperada fue la respuesta esta mañana cuando le mandé mi clásico “¿Qué haces?” a Minelli, mi amiga medico. La respuesta no vino en palabras pero sí en imágenes. Sólo hay que dar gracias que esa Negra no ha oído el chiste de la Caperucita.-


No comments:

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...