Thursday, March 4, 2010

Denle un Óscar a Meryl, ¡por Dios!

Es inútil hacer campaña y rezarle a Errol Flynn. Pedirle a Bette Davis y a Lawrence Olivier a que intercedan por ella ante los Dioses del Olimpo cinematográfico. Meryl no va a ganar un Óscar este año. Otra vez. No es posible. Y no cuenta el cuentico ese que es un honor ser la mujer más nominada de todos los tiempos. Eso es irse por la tangente en una especie de fábula que pretende inspirarnos a todos a seguir luchando. Luchar un carrizo. Meryl debería demandar a la Academia. Es más, Meryl se debería cambiar su nombre a Óscar y punto. Y pedir royalties cada vez que alguien dice: "es un honor estar en la misma categoría que Meryl Streep".

Hace bastante tiempo superamos que la Academia no nominase a Wilson como Mejor Actor de Reparto por su papel en Cast Away junto a Tom Hanks. Esa pelota trajo más Kleenex que el final de “El Niño con la Pijama de Rayas”. Entendemos, no es humano y no hizo nada sino quedarse allí quietecito mientras Tom Hanks adelgazaba como las anoréxicas. Pero cuando Gywneth decidió ser hombre en Shakespeare in Love todo el mundo sabía que era Gywneth. A nadie le engañó el bigotico. Wilson ni siquiera tuvo que ponerse un bigote y aún así nos puso a todos a llorar. ¿Quién puede hacer eso en la vida real? Nadie. Nadie, excepto Meryl.

Entendemos que este es el año de Sandra Bullock. La aplaudimos que no va a quedar para los anales de la historia como una Doris Day o una Lucille Ball que hicieron todo por reír a la gente y no se ganaron premios. Pero nos hubiese encantado ver a Bullock, como a Jim Carrey y Robin Williams, ganar por los que lo hace estrellas en Hollywood: la comedia. La Academia premia a las prostitutas, a las drogadictas y a las mujeres que actúan como hombres. Sandra Bullock tuvo que disfrazarse de Erin Brockovich para poder ganarse un Óscar. Meryl interpretó a Julia Child. Si hubiese sido Julia Child va a la Guerra del Golfo a cocinar para las tropas en un hospital, de repente tuviese un chance más alto de ganarle a Bullock. Eso no va a pasar, así Meryl haya sido mejor Julia que la propia Julia Child. La Academia le frunce el ceño a las mujeres que saben preparar bœuf bourguignon.

Si Meryl no gana el domingo, la Academia debería regalarle la butaca donde siempre la sientan. Fijense. A Meryl siempre la sientan a la izquierda en primera fila. Esa butaca se debería llamar “El Repositorio de Meryl Streep”. Sería como una de esas sillas de número estilo la Academia de Ciencias o la de Historia. Nadie podría sentarse allí, a no ser que fuese Meryl Streep. Es que hay que compensarla con algo. Son veintiocho años sin ganar. Tenemos amigos que jamás han visto a Meryl ganarse un Óscar porque no habían nacido. ¡Hay hijos de Meryl que no la han visto ganarse un Óscar!

Bravo por Bullock. Un aplauso porque ella es cómica y no va a ser un discurso de chillones estilo Halle Berry que perdónenos pero Berry no es negra así que todo eso que se abrieron las puertas para las mujeres de color, que se venga para estas tierras para que vea lo que es ser morena. A la Bullock la aplaudimos pero si no empata con Meryl o no gana Meryl, nos declaramos en protesta con la Academia. En protesta por la negación a una mujer que no halla que disfraz montarse encima para que la reconozcan con un premio Óscar. Sólo le falta ser astronauta. Porque su papel de oso invernadero ya se lo ha ganado en todas esas dieciséis veces que ha sido nominada y en la que solamente en dos oportunidades se le ha permitido levantarse. Así sea para ir al baño.-

Sobre el Mejor Actor, que gane quien sea. Ya nos reconciliamos con la Academia cuando se lo dieron a Sean Penn por Mystic River.-

5 comments:

MSF said...

Me ha encantado el artículo.
Creo que Meryl debería reclamar algo por la de veces que ha tenido que ir al teatro para ver los Oscars y no se lo han dado. Ha ido cada año menos cuando la nominaron por Postales desde el Filo, porque estaba embarazada de su última hija.
Para mí es la mejor actriz de todos los tiempos y nunca la he visto ganar el Oscar porque ya hace años y aún no había nacido. Sin embargo creo que este año la academia tendría que darle el Oscar almenos por todos los años que lo ha merecido pero no se lo han dado.
El año pasado leí que no le daban porque tenía 2 y las otras ninguno. ¿Es este un motivo para cerrar los ojos ante una interpretación perfecta? No lo creo.
Este año cuando Sandra Bullock gane el Oscar por The Blind Side, que encuentro que es un tostón y la chica se pasa la película sobreactuando, lloraré de rabia, porque no lo merece.
Tal y como has escrito, Meryl Streep debería demandar a la Academia por semejante injusticia, que no es la primera vez que merece el premio y se lo dan a otra.

Ricardo said...

Toto, yo sé que sabes esto. Escribiste Sandra Bullock en vez de Julia Roberts por lo de Erin Brockovich

Toto said...

Epale Ricardo: no, fue con toda la intención. Sandra Bullock tuvo que interpretar a una mujer al estilo Erin Brockovich (como Julia Roberts): fuerte y casi que hombre en su manera de afrontar la vida para poder competir por un Oscar. Pero gracias igual por el heads up!

Nina said...

Si Sandra no se lo lleva quemo esa mierda. Punto.

isaac said...

Nina yo te llevo el bidón de gasolina!!!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...