Tuesday, March 9, 2010

El mundo no es retornable

La semana pasada, el papá de It’s Good to Be (un personaje en si mismo que merece su propio copyright) vino a mi casa. Había un arsenal de gente pero su labor, como siempre, fue lanzar críticas soeces con el tema de turno. Lo bueno es que él siempre tiene algo insólito que decir. Una seudo novia que alguna vez compartimos It’s Good to Be y yo (no al mismo tiempo pero sí en sucesivo) era inteligentísima y toda perfecta. Algo indescifrable en este mundo que para acercártele había que leerse todo el tomo de la letra “G” de la Enciclopedia Británica.

Cuando It’s Good to Be comenzó a salir con ella, le dieron ínfulas de libertad (yo creo que él la volvió medio loca) y comenzó a fumar, tomar como una chechena y a decir groserías que hubiesen puesto a un camionero a buscar a su mamá. Ahí fue cuando comenzaron las negociaciones para que saliera conmigo. Eso obligó al papá de It’s Good to Be a exclamar: “Antes XX era un semidios. Ahora es un simple humano en pubertad”. Así es su lengua.

El hombre que clama que compró su casa porque tiene una puerta lo suficientemente grande como para que puedan sacar la urna, permanecía callado esa noche mientras un poco de señoras sentadas alrededor de nosotros elucubraban sobre lo podrido que el mundo. Alguien le preguntó su opinión y él dijo que la culpa de todos los males del mundo tenía razones históricas y todas apuntaban a que el culpable había sido Moisés.

Dios le había ofrecido a él una tierra prometida llena de leche y miel donde todos los hombres vivirían en paz. Moisés, según él, claramente no entendió el concepto de la satisfacción del consumidor. Cuando llegó y vio que la tierra que le habían prometido era una soberana mierda, se ha debido quejar. Como no protestó, toda la Humanidad se vio forzada a vivir las consecuencias. Todo el problema de este mundo es que el producto no es retornable.-

No comments:

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...