Friday, March 5, 2010

Seis cosas imposibles antes del desayuno

1. Hay una poción que te puede hacer encoger.
2. Hay una torta que te puede hacer crecer.
3. Los animales pueden hablar.
4. Los gatos pueden desaparecer.
5. Hay un lugar llamado País de las Maravillas.
6. Yo puedo vencer al Jabberwocky.
¿Cuáles son las tuyas?

Me gustó bastante pero no me encantó. No sé si es porque tengo un año y medio esperando la película o porque la cola de cotufas era tan larga que tuve que sucumbir a verla con el estomago vacío. Lo cierto es que la Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton hubiese sido una película sensacional si no hubiese sido producida por los estudios Disney. No porque se presente una historia de una loca en un mundo completamente bizarro. Eso es la Alicia de Carroll (y habría podido ser la de Burton). El problema es que Disney no permite que las locas se escapen de los mundos fantásticos sin una guerra y sin una lección de sabiduría para afrontar el mundo real, primero.

Visualmente la película es estelar. Un poco demasiado digitalizada lo que nos pone a pensar en cómo hacían las películas de los años cincuenta para ofrecer un realismo que fuese creíble. El país de las Maravillas está ahí con todos los arquetipos y personajes que uno se acuerda, ya sea porque vio la película animada de Disney de 1951 o porque fue más allá y se leyó los libros (si en algo ayuda, léanse el poema de Carroll The Jabberwocky antes de ir al cine). Alicia se cae por un hueco lleno de lámparas, libros y mesas, llega a un cuarto de muchas puertas y se tiene que tomar una poción para reducirse de tamaño y entrar por una de ellas. Todo permanece intacto. Es Hook, en donde Peter Pan vuelve de nuevo a la Tierra de Nunca Jamás.

El problema empieza allí. Como Peter Banning en Hook, Alicia no recuerda haber estado en el País de las Maravillas. Se pasa todo el film pensando que esto es solamente un sueño, lo cual puede parecer una ofensa tanto a los personajes como a los cotufahabientes que no pueden creer que la tonta niña –ahora crecida- no sepa que ella es LA Alicia. En la saga de Harry Potter, nos comimos la falsa modestia porque Harry ignoró toda su vida que él era el Elegido. Alicia no. Sueño o no, ella fue al País de las Maravillas y la trama se tarda demasiado en llegar al punto en que se da cuenta que su entrada al hueco cuando era niña no era un mal sueño. Era una memoria. Cuando eso se concreta, ya uno se puede sentar cómodamente en su silla sabiendo por dónde es que va la cosa.

Lo que pasa es que “la cosa” no se inmiscuye tanto en la profundización de los personajes sino que apuesta por la historia segura a la que nos tienen acostumbrados los estudios que producen películas para niños. La inocencia tonta se antepone a un mundo en llamas que clama porque ella los salve del mal en una grandiosa batalla al final que restaura el reino y devuelve a su líder al mundo al que pertenece. Ahora menos inocente y más sabia. Eso, perdónenme es Narnia, Percy Jackson y La Historia Sin Fin.

De no haber sido Disney el estudio (o si el target no fuese infantil), quizás se hubiese profundizado más en la pesadilla que es vivir en un mundo que no es tan maravilloso y menos en la batalla final que ya es costumbre en todas las películas. No es mala. De hecho, la guerra es de las cosas más entretenidas de la película pero ya ese cuento y como termina, nos lo sabemos de memoria. Hubiese sido interesante ver un final de Burton sin estar muy amarrado a las exigencias del estudio. A ver hasta donde hubiese llegado. Con la imaginación visual llegó hasta Nunca Jamás (el castillo de la Reina de Corazones es impresionante). Quien sabe hacia donde hubiese llegado con la historia si hubiese tenido rienda suelta.

Las actuaciones son magistrales. Helena Bonham Carter como la Reina de Corazones se las lleva pero la verdad es que es Mia Wasikowska en el papel de Alicia, la reina suprema de la película. Si tenemos que irnos por el efecto Disney entonces ella hace el papel a la perfección. Una niña ingenua, que se vuelve insegura, se transforma en aventurera, valiente, luchadora y finalmente determinada. En cada uno de ellos es creíble. Tanto que al principio de la película la odias un poco de lo tonta que parece y al final es una loca más. Sólo que el mundo exterior la llama “sabia”. El Gusano digitalizado con la voz de Severus Snape se presenta antipático como debería ser (aunque se echa de menos la voz de Richard Haydn de la versión animada en la parte de “¿Quién eres tú?). El Gato no es gran cosa. Uno se lo imagina más loco. Hay cosas digitalizadas que no calan todavía en la mente del espectador.

Anne Hathaway como la Reina Blanca, en una caricatura bien (no genial) hecha de todas las brujas que son buenas (piensen Glinda la del Mago de Oz en fast forward) y Johnny Depp como el primo de Willy Wonka, es sensacional. Es impresionante que uno ni se da cuenta que el actor está debajo de toda la parafernalia que usa el Sombrero Loco. Su transformación durante la película nos lleva a pensar que el menos loco de todos, podría perfectamente ser el Sombrerero.

De eso se trata el País de las Maravillas, me haya encantado la película o no. Las seis cosas imposibles que uno se imagina antes del desayuno, podrían perfectamente ser verdad. La parte donde Alicia se da cuenta que no es un sueño sino una memoria, funciona porque cierra la brecha entre los mundos. De haber Disney entendido esto, quizás Burton nos hubiese volado a un mundo extraordinario de cosas perfectamente imposibles para hacernos ver que nada de las seis cosas que uno se imagina en nuestro mundo tiene porque ser vivido solamente dentro de la imaginación. A fin de cuentas, sólo es cuestión de querer sentarse a tomar el té con un sombrerero que está loco. Y comenzar a conversar.-


"Alicia se rió:" No sirve de nada intentar ", dijo," no se puede creer en cosas imposibles. "
"Me atrevería a afirmar que no has tenido mucha práctica", dijo la Reina. "Cuando yo tenía tu edad, siempre lo hacía durante media hora al día. En ocasiones llegué a creer hasta seis cosas imposibles antes del desayuno." - L. Carroll.

5 comments:

Toto said...

Nota:
Nina: Thanks for the invite!

IsabeL said...

Lo dijo nina una vez, y yo lo digo todos los días.
BIZARRO no significa extraño, ni raro, ni cosa loca. Bizarro significa valiente.

Don`t get me wrong. Amo tu blog con pasión y locura, y lo reviso a diario.

Besos desde muy lejos. NO te imaginas hasta que lugares llegan tus historias =)

Anonymous said...

TE AMO!

Michelle Roche Rodriguez said...

Estoy de acuerdo.
La diferencia e sque yo creo que deberían matar al guionista.
Michi

ANA said...

Completamente de acuerdooo! Fui esperando muchisimo más de lo que recibí. Si bien la película me encantó, me hubiera gustado que estuviera más impreso el sello de burton, creo que a él también le hubiera gustado pero se vio bastante limitado por disney...
En el único punto que no estoy de acuerdo es en la actuación de anne hattaway, me pareció bastante mala, vale aclarar que la amo! pero sinceramente en el rol de la reina blanca me parecio que estuvo bastante floja y hasta me molestaba un poco tanto movimiento con las manos...
Mia Wasikowska me encanto, y helena, que decir de ella si todo lo que hace lo hace bien! ya sea de bellatrix lestrange o de mamá humilde en Charly y la fábrica de chocolates, su trabajo es siempre impecable. Y debo admitir que el trabajo de Johnny es también muy bueno, si bien no soy muy fanática de el, le hubiera quitado la parte en la que baila que me pareció también bastante de más.
Muy bueno tu post!
Saludos

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...