Friday, March 26, 2010

This is It

A Coro.-

Anoche hablé con mi angelito de la guarda. Generalmente, la odio. Sí, de cajón que es mujer. Un ente invisible que esté sentado en el orificio de tu oreja las 24 horas del día como obrero que no le han pagado la quincena, no tiene más remedio que ser mujer. Ningún hombre en su sano juicio tiene la paciencia como para quedarse ahí diciendo ‘pana, la cagaste’. Lo mío es una señora gorda llamada Yolanda, vestida con una tragedia de mumu de flores rosadas. Sentada en un sofá cubierto de plástico, comiendo Pepitos mientras me regaña.

La Señora Yolanda está contenta con lo que ando haciendo. De eso no tiene quejas, salvo que me recuerda que por alguna razón ilógica –dada mi flacura- me está saliendo barriga. Me dice que entre eso y la postura de hombros encogidos, estoy a dos pasos de disfrazarme del Grinch para el Día de Brujas. ‘Todo –me dice la Señora Yolanda- todo, en la vida es cuestión de postura.’ Yo juraba que era la actitud, pero Yolanda ha visto más programas de Cristina Saralegui que yo, así que ella debe saber.

En mi visita, me arrimé en su sofá, criticándola que eso del plástico es dantesco pero ella me dijo que lo tuvo que hacer porque la penúltima vez que la vine a visitar, le derramé Coca Cola encima y que yo no le pago lo suficiente como para que ella pueda contratar a la Fuller. Así que con las piernas pegadas al plástico por el sudor, me senté a echarle mis cuentos. Empecé contándole que yo creía que había una fecha de caducidad para las metidas de patas. Que llega una cierta edad en la que un embarazo no planificado no deja de ser la tragedia que es cuando se tiene diecisiete o el error de tenerlo a los veintiuno.

Acto seguido, la Señora Yolanda me cayó a almohadazos gritándome ‘irresponsable’ e increpándome sobre la pobre criatura a la que le había montado una barriga. Resguardado en un rincón de su salón y con buena parte del plástico todavía pegado a mis piernas (producto del sobresalto) le tuve que explicar que había comenzado con una metáfora. ‘¡Yo no he metido la pata!’ Le tuve que servir un whisky con Coca Cola para calmarla y asegurarle por las siete vírgenes que eso no había pasado. Me regañó, diciéndome que uno no empezaba sus cuentos con metáforas y me pidió que fuese al grano.

Ok. Está bien. Yo lo decía porque siempre me ha intrigado la gente que tiene un bebé inesperado porque me pongo a pensar en sus sueños. ¿A dónde quedan todas esas metas que uno tenía antes de saber que iba a estar cargando pañaleras? Se lo comentaba, porque cuando uno es más chamo eso debe ser medio trágico pero ya cuando uno tiene postgrado, carrera y quizás hasta pareja en mano, la cosa no es tan grave. Por eso mi tesis de la fecha de caducidad. Llega un momento en la vida en la que uno no puede culpárselo a una noche de borrachera o a un condón que se rompió. El bebé vino de un acuerdo tácito. A estas alturas decir que fue un error, es como decir que uno nunca se puso unos blue jeans nevados en los ochenta.

La Señora Yolanda todavía no entiende y es mejor agarrarla sobria porque esa con tres traguitos se entona. Lo que yo le trato de decir es que, como los próximos padres inesperados, a todos los que no lo somos, también nos llega un momento cúspide en el que nos vemos obligados a decirnos a la cara: “pana, this is it”. Lo que estamos haciendo en este momento, esto es. No es de resignación, ni de “bueno a lo hecho, pecho”. Más bien es de expectativa. Una sensación en la que se piensa “que bien que vas por este camino”. Es como ser papá, pero ser el papá de tu vida. Por fin, estás en control. Por fin, ya sabes por dónde es que va la cosa.

La Señora Yolanda me mira y me dice que soy un bobo. Que yo he sabido siempre para donde va la cosa. Pero, la verdad, no. Yo por mucho tiempo pensé que los demás tenían la vida que yo quería vivir. No es una envidia cochina pero sí era una sensación de inseguridad. Me ocupé de esconder mi vida de tal manera que nadie me preguntase que estaba haciendo porque sentía que decirlo –estoy estudiando otra vez, o asesoro a chamos, o doy clases, escribo, hago traducciones- no era compatible con su –soy Gerente, soy esposo, soy papá, juego golf. Toda la vida me sentí que me faltaba algo para ser completamente feliz. Que mi momento “This is it” no había llegado.

Pero mi momento “This is it” llegó. Y llegó hace rato. No tengo todo lo que quiero tener en mi vida y aún así, estoy contento con quien resulté ser. Porque supe distinguir que mis sueños de quien quise ser no me importan tanto hoy en día como los sueños de lo que quiero ser ahora en adelante. En una fiesta esta semana, alguien me preguntó que hacía y le respondí “bueno esto, esto, esto y esto” y me volvió a preguntar “¿Ajá pero y qué más?” Me tomé el último sorbo de mi trago, lo puse en la mesa y, comiéndome el último de los hielitos, respondí: “Absofuckn más nada.” Cuando se tiene everything but the girl, uno no tiene por qué estar rindiendo declaraciones a la prensa. Tengo una amiga que se fue esta mañana a Sudán a buscar la paz mundial. No la va a conseguir pero no por eso dejó de irse.

“No queda de otra, sino de intentar de ser feliz.” – me dice la Señora Yolanda, jurando que se la está comiendo. Pero la corrijo. Cuando uno llega a su momento “This is it”, no queda de otra sino SER feliz.-

12 comments:

Doña Treme said...

Bravo mi Tots
Bisous

Special K said...

dile a la se;ora Yolanda que intentar y llegar a ser son muy cosas distintas y que no basta con intentar! hay que lograrlo... asi que manos a la obraa.. "this is it!!!"

Astrina said...

excelente post!

Anonymous said...

Ovación!!!...acabo de leer "gratis" lo que me dice mi terapeuta por Bs.F 150 a la semana jajajajajaja

Or@ said...

Por cosas así es que te admiro. ESCRIBIR, así en mayúsculas, como lo haces tú no lo hacen muchos, que mal por los que no lo entienden.

holly said...

wao wao wao.......buenisimo... master of my destiny, captain of my soul (es que ayer vi Invictus)... buenisimo Toto...

Nick Vega said...

Como yo lo veo, 'we've come a long way since high school'.
Independientemente de como te sientas hoy comparado con lo que te imaginabas que ibas a ser o con la gente que te rodea, estás a un millón de años luz del flacuchento insolente de 17 o su réplica de 21 (no se cual es peor).

Las vidas planeadas son aburridas.

BTW, la lipa inexplicable es cosa de los 30, bienvenido al tercer piso.

Esencialmente said...

yo no te conozco personalmente pero si por lo que escribes y te digo que en mi opinion estas muuuucho mas claaaro y has alcanzado muchooooooooooooo mas que cualquier esposo, papa o gerente...no se trata del titulo sino de lo que hay detras del titulo, asi que keep on walking Toto!

Beatriz E Moreno said...

Tots, me encanta que estes claro que THIS IS IT! Pero quiero que sepas que por mas que tu te estes dando cuenta ahorita, YA YO LO SABIA! Kid tienes tiempo ROCKING!! You rock today and you will rock ferever!

Beatriz E Moreno said...

Tots, me encanta que estes claro que THIS IS IT! Pero quiero que sepas que por mas que tu te estes dando cuenta ahorita, YA YO LO SABIA! Kid tienes tiempo ROCKING!! You rock today and you will rock ferever!

Beatriz E Moreno said...

Tots, me encanta que estes claro que THIS IS IT! Pero quiero que sepas que por mas que tu te estes dando cuenta ahorita, YA YO LO SABIA! Kid tienes tiempo ROCKING!! You rock today and you will rock ferever!

tía mamá said...

MI AMOR, FELICITACIONES PASAMOS DEL "BE AS YOU WANT TO BE AL "I AM AS I WANTED" ¡HAPPY!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...