Thursday, March 18, 2010

Una Encuestadora llama a Los Flanders

Hoy me llamó una encuestadora para hacerme unas preguntas políticas. Confieso que siempre he deseado que me toque una de esas encuestas porque siempre leo en el periódico que el 87,6% de los venezolanos tiene las bolas hinchadas con la inseguridad y yo no me siento incluido porque a mi no me preguntaron. Sé que estas cosas funcionan con la media pero igualito, ahora sí me siento que puedo borrar “encuestado políticamente” de las cosas que quiero hacer antes de que cumpla 31.

La pobre señorita no sabe a quien llamó. 12 años de re(in)volución no son para uno decir “Muy de acuerdo” o “Muy en desacuerdo”. Es para decir, “Amiga agárrate ahí que yo te voy a echar un cuento.” Lo mejor es que somos tan autóctonos que ella con mis respuestas se sorprendía. Eso de la parcialidad quedó para los gringos de la Nielsen. Mi respuesta negativa ante “¿Está Usted de acuerdo con las primarias en su municipio?” era seguida por un “(gasp)” de su parte. Yo no me iba a disculpar por lo que decía mi Pepito Grillo. Votaré en las primarias pero nunca me ha parecido ni me parecerá en años posteriores que esa es la solución a nuestros males.

Luego vino la pregunta sobre si los presos políticos deberían lanzarse a diputados o no. Yo no puedo estar ni muy de acuerdo ni muy en desacuerdo con esta pregunta por lo que le respondí a la señorita que me oyera. Si esto fuesen los noventa y la pregunta fuese la misma, yo tampoco estaría en desacuerdo o de acuerdo que el ahora Señor Presidente, entonces preso, se lanzase a presidente. Es una cuestión de moral que si bien podría conseguirle la libertad a los presos, no hace mucho por el bienestar parlamentario del país. Y esto yo se lo quería explicar a la señorita que si la oportunidad se presentaba y yo tenía que votar por esos señores lo hacía con convicción pero que me tenía que entender que no es fácil, y menos para los otros candidatos muy buenos con agenda parlamentaria. Silencio sepulcral de la señorita, seguido por un “ajá y ¿qué opción marco?”

Así fueron, cada pregunta comentada y concordada. Me despedí de ella diciéndole que me sonaba muy engripada y que esperaba que se mejorase pronto. Hasta luego. Buenos días.

Suena la otra línea de teléfono de mi casa. En otro cuarto, atiende mi mamá. “Si buenas… mhhhmm….ajá….¿una encuesta de qué?…Ah sí como noooayyy mi amor ¡pero tú tienes una gripe horrenda! Mira, tú te tienes que ir YA a la farmacia a comprarte un Clariflu….no, no 'tranquila señora' nada. Tú dile a tu jefe que no puedes hacer encuestas en esas condiciones. Vete a la farmacia y yo te espero aquí sentada y tú me vuelves a llamar mi amor porque tú así no puedes trabajar……”

Esa pobre señorita se acostó hoy en su cama con una maraña de Kleenex y una caja de Clariflú recién comprada en su mesa de noche. Ignorando el hecho que hoy habló con dos versiones de la oposición en Venezuela que cohabitan en una misma casa. La primera, es la versión reprimida que no encuentra canal donde terminar de vaciar todo lo que tiene trancado en el pecho. La segunda, es Nitu Pérez Osuna.-

-----
Addendum: “A mi me contrataron para ser encuestador con un pana en las elecciones del ’68 cuando Caldera. A la quinta encuesta nos fastidiamos y rellenamos todas las demás.” – Mi papá en el almuerzo.

Foto: http://powsley.blogspot.com/

3 comments:

Emiliana said...

Jajajajaja de verdad yo necesito hacerme amiga de tu mama, es muuuyyyy comica!
En la parte en serio de mi comentario, por fin consegui alguien que esta de acuerdo conmigo en la candidatura de los presos politicos!!!!!

Bilix2601 said...

Excelente entrada, ocurrente, graciosa y con un trasfondo excelente. Te felicito, por la entrada y por el blog.

Anonymous said...

I need to be a fly on the walls of your house ... STAT!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...