Monday, April 26, 2010

Abuelito dime tú

Ayer cumplí mi función de Suplente del Suplente del Miembro de Mesa en mi centro de votación. Contrario a las burlas de mis amigos, quienes opinan que ese papel es vulgarmente conocido como ‘busca cachito’, la verdad es que trabajé como nunca. Hasta una niña se me desmayó en los brazos. Fue un flechazo instantáneo. Nos vimos, y como en los cuentos del Medioevo, ella deliró ante mi presencia. Añádanle cuatro horas de cola que hizo la pobre bajo el Sol, más la deshidratación y entenderán que lastimosamente esto no fue un cuento de hadas sino más bien una participación de boy scout al rescate de una pobre insolada.

Yo nunca había visto a alguien desmayarse y es horrible. Lo que si me dio risa fue que en momentos de accidentes, todo el mundo se queda en nuetro. Todos se me quedaba viendo pensando 'y porque este loco tiene a una humana en la espalda.' ¡Amigo, se desmayó! Gracias a Dios, los médicos anónimos que siempre están en una cola, salieron al rescate y pudieron revivir a la pobre votante.

Entre cédulas van y cédulas vienen, anotando a las personas en su cuadernito, calmando a los pobres viejos que hacen cola (mi centro de votación es el recreo de la juventud prolongada), yo veía que la gente conocida me gritaba ‘felicitaciones’. No les paraba mucho pero a medida que pasaba la tarde, más gente me gritaba ‘felicitaciones’. Echón por naturaleza, me puse a pensar que de repente se habían leído mi carta de amor o algo por el estilo. Pero siempre se puede contar con mi señora madre para poner cada cosa en su lugar.

Me cuentan los que la vieron que ella se apersonó al centro de votación en horas de la noche con una cajita de Astor Azul y unos Altoids bajo el brazo. El Plan República que se portó esplendido no la quería dejar pasar porque ya era esa hora en la que todoooooo el mundo quiere meterse a ver el conteo de las actas. Mi mamá le dijo al guardia: “yo entiendo que dejarme pasar es imposible pero mi hijo está allá adentro. Y yo necesito decirle que él va a ser tío y que yo voy a ser abuela.” Lo que le siguió fueron unos aplausos estruendosos de los guardias con un “que viva la abuelita” y demás votantes que quedaban por ahí rezagados. Así fue como me enteré que Bibi mi hermana, tendrá a un hijo de signo Capricornio.

Estamos demasiado felices. Este es un bebé que ha sido muy buscado. Tanto, que se enteró toda Caracas y esa loca (primeriza) lo único que tenía como prueba era el palito de pipí. Ni un examen de sangre se había hecho y ya había soltado la bomba como si tuviese nueve meses y a punto. Estoy convencido que ella concibió al bebé el viernes, se hizo la prueba el sábado y lo soltó el domingo porque no entiendo la rapidez. Hoy sí llegaron todos los síntomas, más la prueba oficial y es completamente correcto: she’s knocked up!

Para mis papás es como el pináculo de su carrera. Desde que tengo uso de razón, mi papá ha querido un nieto. Siempre le digo que la mejor prueba en contra de los embarazos de mis hermanos fueron ellos porque no es normal que a los catorce años ya andasen diciendo frases como “cuando yo tenga un nieto”. A los veintes cuando todoooooo el mundo se casó, empezaron con el cuentico de “chico pero por lo menos mete la pata. Yo te lo cuido” (si como nie) y ya a los treintas, se rindieron tanto con mi hermana como conmigo cuando decidimos comenzar a coleccionar perros y tratarlos como nuestros hijos. Entonces se concentraron en Alejandro, quien los mandó al horno y se largó a Europa.

Lo pongo de la manera más sencilla de que tanto quería un nieto. Anoche fui a buscar algo a las dos de la mañana en el cuarto de mis papás. Como todos, tengo el postgrado de abrir esa puerta a oscuras cual ratero para no despertarlos. Sé perfectamente donde está la madera que hace ruido, la gaveta que cruje y la luz que jamás de los jamases debe prenderse, so pena de expulsión del hogar. Menudo miedo me llevo cuando una voz de la cama empieza a cantar “abuelito dime tú, que sonidos los que oigo y, abuelito dime tú”. ¿Quién dijo emocionado? El mismo señor que hoy se fue a comprar su propio libro de “¿Qué esperar cuando se está esperando?”

Sobrino/a: Mis disculpas por venir a esta familia. Tú te merecías gente cuerda. Aquí no están.-

4 comments:

Fabita said...

Toto.. que risa leer tu post. No sabes CUANTO me siento identificada. Mi hermano también me hará tía este año y a mis papás abuelos por primera vez. No te mieto al decirte que mis papás quieren ser abuelos TANTO que desde hace como 10 años mi mamá reza por sus nietos. Le pide a Dios que nazcan sanos. Así mismo. Yo de 16 años le decía a mi mamá "mamá quieres que tenga hijos ya???" y ella me respondía NOOOOOO pero algún día los tendrás y desde ya pido que sean felices y sanos...

ese es el extremo de la demencia de la abuela jaja.

un abrazo!

todoloquemepasa said...

Toto, me encantó este post! Por lo demás mil felicidades para ti, para los futuros abuelos, para los futuros padres y para toda la familia!!

La Nena said...

Felicitaciones a ese tio y a esos abuelos. pero por tus historias seguro se reira mucho ese bebe....pero si va a ser capricornio ahh, va a querer tener el control de todo..jejeje

Adriana said...

jajajajaj me rei demasiado, yo soy la mama de Fabi.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...