Monday, April 12, 2010

Disney y las mujeres que no lo entienderon

Uno no puede renegar de su religión. Increpar sobre ella, es el más mortal de los pecados. Tanto, que la fe es todopoderosa y es cierto eso que el Dios de nuestras almas trabaja de manera misteriosa. Ajá, pero resulta que mi Dios es Walt Disney. Uno se santifica en el nombre de Mufasa, de los Niños Perdidos, del espíritu de la mamá de Bambi, amen. Cuando a uno se le cierra la puerta del ascensor en su cara, uno piensa en el pato Donald. Cuando vives momentos “no te vistas que no vas” allí está Gus Gus viendo a Cenicienta en trapos. Un avión de Aeromortal no puede sino hacerte pensar en Bernardo y Bianca montados en el albatros; una gorda haciendo nado sincronizado vale por todas las hipopótamos de Fantasía y cualquier aire de superioridad siempre se puede contestar con el “¿Quién eres tú?” del gusano de Alicia.

El problema está que cuando creces, comienzas a ver las películas con otra óptica. Mejor dicho tus amigos. Tú no. Tú sigues creyendo que la historia de Los Aristogatos y la de 101 Dálmatas es completamente posible. Y está bien, aprendes a aceptar que en verdad La Espada en la Piedra no es tan buena película, aunque mantienes que Arquímedes el búho ha debido recibir una nominación al Oscar por Mejor Actor de Reparto por haberse calado a tan mal Merlín.

La vida va bien, no te metes mucho en la tragedia que para otros representa la encarcelación de la mamá de Dumbo (a mi me pareció necesaria). Pones a cinco hombres adultos a hablar de Disney e inevitablemente llegas a la conclusión que tres de ellos le darían con todo a Campanita. Pero pon a cinco mujeres a hablarte de Disney para que tú veas. Lo primero que te van a decir es que Simba está bueno. ¿!?!?!?!?. Lo segundo, es que Disney las engañó y se sienten traicionadas. ¿La razón? Disney las hizo creer en príncipes que no existían.

Amiga, eso te lo he podido decir yo desde chiquito. Nuestro Máximo Líder, Walter Elías Disney (o Jesus Christ Superstar) no les mintió jamás. Esas películas no fueron hechas para que nosotros los varones nos identificáramos. Si no, Peter Pan y Tarzán no tendrían razón de ser. Lo que pasa es que Ustedes mismas se empeñaron en idealizar a esos príncipes y no se fueron por el que ha debido ser. Comencemos por sus idealizaciones. Esta teoría es muy sencilla: los príncipes de Disney no hablan (y los que sí, también tienen problemas). Es en serio. Fíjense en Blanca Nieves. Al principio de la película el príncipe se echa un canto operático ahí sentado en un murito, enseñando sus leggins marrones (y si los pantaloncitos de lycra y la cancioncita no les daba orientación alguna sobre su virilidad, tienen que llamar a la psicóloga). Después, mutis. Los enanos que hicieron todo el trabajo y se fajaron para hacerle una capilla ardiente, al horno. Blanca Nieves, como una pendeja, se fue con el mudo maricón.

El príncipe de Cenicienta, es como los bailarines de Bailando con las Estrellas: un comodín necesario para que la nena dejase la chola. Más nada. Con el príncipe Felipe en La Bella Durmiente medio la pegaron, porque el tipo tuvo la decencia de caerse a trancazos con sendo dragón. Pero fíjense en la película. Después que llega al castillo para decirle a su papá que se va a casar con la buhonera del bosque que acaba de conocer, se vuelve a montar en el caballo, y –sin hacer pipí- sale corriendo otra vez. ¿Qué es lo insólito? Que tiene treinta y cinco minutos más de película, donde él es el protagonista (porque Aurora anda echándose un camarón) y no vuelve a hablar más nunca. Él es una eyaculación precoz en comiquita.

Claro, la mayoría de Ustedes son de la escuela del Príncipe Eric y de Aladino, que sí hablaron hasta por los codos. Ahí tampoco las engañaron. A Eric le dieron burundanga y miren, dejó a la sirenita -mitad lolas, mitad atún- por otra y ella tuvo que ir a rescatarlo (again!). Aladino le hizo creer a la princesa belly dancer que él era el papá de los helados. Mis respetos con este pana: encima que después que dice la verdad, la princesa todavía lo quiere. ¡Éxito por los honestos! A la princesa no le tengo respeto. Se quedó con éste por burra. ¡Mamita, te has tenido que ir con el Genio! La única mujer completamente honesta en toda la historia de Disney es la boliburguesa de Lady Marian. Al menos ella sabía desde un principio que Robin Hood era sendo choro. Ese nunca le ocultó la verdad.

Entonces, no vengan con cuentos que Disney las engañó. Ahí estaba todo lo que Ustedes necesitaban saber sobre lo que no eramos. Pero bueno, Ustedes insisten siempre en apostar por el mudo que se ve bien a caballo. O por la bestia malhumorada que las deja encerradas en un calabozo porque pobrecito, él en el fondo es un príncipe. Joder. Todas se han debido enamorar de Mowgli, el indiecito semi desnudo de El Libro de la Selva. Será chaparrito y todo pero ese vio a una morenita y dejó a Canache el cervecero y al primo decente de la Pantera Rosa en un dos por tres. ¿Ilógico? Para nosotros los hombres sí. Uno jamás dejaría a Baloo. Es demasiado pana. Le diría que lo esperara en el bar, mientras va a caerle a la chamita en el pueblo. Pero Ustedes fallaron en ver, que Disney les presentó a Mowgli como el mejor de los hombres (¡conocía el fuego!). Y ninguna cougar se lo quiso llevar para cuando fuera grande.

Por eso les pasa como a Pocahontas. Hablando con unos panas hace unos meses, nos dimos cuenta que el Dios de los héroes de Disney no es Hércules sino más bien John Smith. Este colonizador tuvo el tupé de matarse a Pocahontas la primera noche que llegó, sin siquiera hablar su dialecto. Encima, la deja en el Nuevo Mundo pelando más bola que El Fugitivo con un cuento chino que se va a ir a buscar la paz en Inglaterra. Si este hecho no fue la confirmación Disneyana que a la mañana siguiente después del “felices para siempre”, Blanca Nieves encontró una Playgirl en el closet del marido, Cenicienta cosió lentejuelas en el disfraz de bailarín del suyo, Aurora compró Viagra, Ariel llevó al príncipe a un curso de defensa propia, Jasmine consultó un libro de mitomanías y Bella metió a la Bestia en clases de manejo de rabia, yo no sé que tipo de final feliz se idealizaban Ustedes. ¿Acaso Ustedes fueron sirenas?

Disney, en cambio, jamás engañó a los hombres. De ninguna manera. Sencillamente nos enseñó que es completamente posible tener un final feliz como el de Pumba. Después de una pelea, siempre hay un domingo montado allá arriba en Roca Tarpeya, jodiendo con las leonas, viviendo de los reales de Simba y Nala y fumando con el loco de Rafiki. Para los hombres que sí quieren una familia, ahí está Pacha el de Las Locuras del Emperador. Esposa preñada, amigo del rey, una vista insuperable y un tobogán para la piscina. Si eso no es pura religión, es hora de mudar su Iglesia a Universal Studios.-

11 comments:

Doña Treme said...

No sé como haces para guardar tanto info en la cabeza! Todos los personajes los conozco, pero nunca se me hubiese ocurrido meterlos todos en un post.
Mas bien creo que las mujeres estamos en esta frase "We are all programmed to believe that if a guy acts like a total jerk that means he likes you. "
de la peli He's just not that into you.
Siempre buscamos el lado amoroso de la patanería que se le ocurra al galán de turno...

Diana. said...

totalmente cierto, las películas de Disney le marcan la vida a uno, te dejan un rayon en el disco.. en particular yo nunca me sentí muy atraida a los principes de las peliculas, por eso mismo que dices no tienen mucha voz en la trama, cuando crecí comensé a darme cuenta que todas las princesas son unas vulgares damicelas en peligro, hasta que vi Mulan... Mulan me enseñó a ser grande!! de los caballeros hercules y aladdin me parecen los mas cheveres, y si te pones a ver, lo son porque la pelicula se basa en ellos! la cenicienta y todas las demas son ellas haciendose desear.. talvez por eso los principes no son tan principales, solo son el premio despues del drama

Fabs said...

Te lo pongo así -y en onda Disney con mi entrada de fotos y todo- las historias de Disney son meramente antiguas, de la época medieval, dónde la realeza suponía de los poderes y la inteligencia etc etc etc

luego llega el renacimiento -continúa la historia hasta el siglo XXI
y qué tenemos? Películas sobre el amor a la medieval siento proyectadas en autocines (si, autocines, ahí vi el rey leon por ejemplo) pero la cenicienta es un claro ejemplo de explotación y trata de blancas -o es casualidad que cenicienta era la rubia en una casa de morenas?- blanca nieves va por la misma idea, al fin y al cabo; el hombre medieval y la mujer medieval -están pasados de moda.

http://fabdac.blogspot.com/2010/04/prince-charming-ditched-horse.html prince charming ditched the horse y las princesas andan por ahí en muscle motorbikes y con botox...

ahora te pregunto, cómo es la princesa de hoy en día? y qué hace al príncipe-príncipe!?

Fabs said...
This comment has been removed by the author.
Fabs said...

pd: no te asustes por la coincidencia, en verdad mi entrada fue generada por un momento RANDOM y lo primero que vino a mi -cliché de las mujeres que 'no' entendimos disney- fue asociarlo con el príncipe...

Nina said...

MI problema con Disney no es tanto la creación de un estereotipo de hombre que nunca va a existir. Actually, it´s the unrealistic expectations it gave me about hair.

NADIE tiene el pelo tan arrecho como una princesa de Disney. Se consiga o no a su mudo, a su eyaculador precoz, a su mitómano o a un pussy que no se sepa defender.

Nina said...

MI problema con Disney no es tanto la creación de un estereotipo de hombre que nunca va a existir. Actually, it´s the unrealistic expectations it gave me about hair.

NADIE tiene el pelo tan arrecho como una princesa de Disney. Se consiga o no a su mudo, a su eyaculador precoz, a su mitómano o a un pussy que no se sepa defender.

Macri said...

Te olvidaste de Esmeralda y el pobre Hunchback of Notre Dame!!

Tu post me hizo pensar en la canción "Fairytale" de Sara Barielles. Claramente escrita desde el punto de vista de la mujer desilusionada, pero it speaks to our hearts anyways!

Great, as always.

Anonymous said...

Toto, que post tan divertido, realista y que buenas interpretaciones!!! Yo agregaria que todos esos principes son los precursores de los metrosexuales, tipo de hombre que en lo particular actualmente no me atraen para nada...

Desde hace tiempo ronda mi cabeza una pregunta, si algun dia tengo una chama (y como estoy embarazada ahorita el dilema esta fresco), le contaria todas esas versiones de las historias de parejas??? Igual si es niño... Despues de haber vivido en carne propia lo peligrosos que son ciertos ideales me pregunto si no es mejor y desde el principio, desde la tierna infancia, echar el cuento como es para ahorrarle algun tiempo y varias piedras a mi descendencia... por supuesto que con las respectivas tareas de edicion necesarias para cada historia... No se si habras leido de Octavio Paz "La Llama Doble"? De ese libro me quedo grabada una idea heavy (pero cierta!), que todo amor es tragico por naturaleza porque hasta el mejor de todos esta expuesto a los cambios del tiempo... No se si sea la otra cara de la moneda de lo que nos vende Disney y otras ramas de la mitologia comercial amorosa...

Me pregunto entonces donde sera que me ubico? sera que hay que reescribir los cuentos de hadas? Pana porque lo que soy yo me crei esos cuentos completicos y hay que ver que he dado tumbos en el amoooooorrrrr. y non, je ne regrette rien, pero nose, una ayudita a tiempo no hubiese estado demas...

Gracias again por un post tan de luxeeeee!!! Divino leerte como siempre,

tu fans,
Holly ;)

MM said...

Buenisimo el post.

Holy: cuentaselo igualito como te lo contaron a ti. O mejor aun como en el trailer de Sex & the City:
"Is it like Princess Jasmine?"
"Yes sweetie, but with cocktails".

todoloquemepasa said...

No había considerado ese punto de vista así q supongo que entro dentro del grupo de las que no lo entendieron así, pero mi problema no es con Disney sino con los chick flicks, ésos son los que no entendí como tenía q entender y ésos son los q me llenaron a mí la cabeza de finales felices y príncipes q no existen...

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...