Wednesday, April 14, 2010

Un nombre para el gato de Holly

He comentado varias veces aquí sobre los correos de la gente que me escribe diciendo que me lee, los cuales siempre son agradecidos y respondidos con sumo placer. El último de esos `yo te leo’ me tiene un poco entretenido, dado que ha ocasionado a que me ande escribiendo con una niña que se hace llamar Holly Golightly. Algo incentón, unas pequeñas notas de cómo va mi vida con el concurso y cómo va la suya en alguna montaña de Europa pero que causa gracia porque respondo ese correo con toda la naturalidad del mundo. Como si yo fuese el mismísimo Paul Varjak en cuya ventana una vez se escabulló Holly para esconderse de alguien pasado de tragos. Ignoro completamente quien es mi misteriosa Holly y estoy gustoso de que eso continúe así.

Supongo que me entretiene el nombre. Holly Golightly es una persona que se pasa la vida entera buscando pero no sabe qué. En la novela Desayuno en Tiffany’s, Capote nos dice que la tarjeta de presentación que está puesta en su buzón, no da una dirección de residencia. Solamente dice ‘Holly Golightly, Viajera’. Tiene un gato que no tiene nombre. Se llama ‘Gato’ y punto. No se le puede dar un nombre a algo que no le pertenece. Eso me ha puesto a pensar últimamente, que todos tenemos un gato en nuestras vidas. Una constante incierta, que nos mira silenciosamente mientras emprendemos nuestra búsqueda de algo que no sabemos cómo explicar. Ignorando completamente si ese ‘algo’ nos hará de alguna manera feliz. La expectativa es que sí. La realidad, es probablemente que no.

Aún así debemos buscarlo. Está escrito que debemos encontrar nuestra desdicha para saborear el placer de nuestra gloria. La mejor frase del guión de la película Grandes Esperanzas dice lo siguiente: ‘Te romperá el corazón, créeme. Es trágico. Ya estás enamorado de ella. Y te lo advierto. Aunque ahora te aseguro que ella te hará mucho daño, dará igual. Tú la cortejarás. ¿No es grande el amor?’ No buscarlo es ignorar por siempre su desenlace. A pesar de las Moiras. Jamás se sabrá si algo es verdaderamente de uno hasta que lo da por perdido. Cuando lo pierde, y lo echa de menos, es que le viene a la mente el nombre perfecto para el gato de Holly, quien ya no está.-

6 comments:

Kelly said...
This comment has been removed by the author.
Anonymous said...

Me da demasiada curiosidad cada vez que borras un comment...
Es un placer leerte

Toto said...

Anonymous: Yo no borro los comentarios. Lo hacen las personas que comentan.-

Ana Cristina Sosa Morasso said...

Y pensar que tuve como por dos años en mi fotico de aquí (look to the right) a Holly Golightly. Loved this entry, me encanta Breakfast at Tiffany's y Great Expectations es una novela majestuosa, se la recomendé a mi novio para su curso de inglés, ahora mismo se la está leyendo todo su clase. Creo que me odian. jaja, mejor la adaptación con Gwyneth Paltrow, De Niro and & Ethan Hawke.

Anonymous said...

Toto,

I'm blushing!
Este post se puede leer con Moonriver de fondo... jajaja... (Por cierto el soundtrack de la peli es buenisimooo, para oirlo en repeat!)

"...Una constante incierta, que nos mira silenciosamente mientras emprendemos nuestra búsqueda de algo que no sabemos cómo explicar. Ignorando completamente si ese ‘algo’ nos hará de alguna manera feliz..."

Me dejaste pensando con este post!

HG

todoloquemepasa said...

Muy buen post

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...