Tuesday, May 25, 2010

Sifrina de cepa no dice "más fiiino" (#29-#20)

Acercándonos cada vez más a los primeros peldaños, la Semana Nacional del Sifrinismo continúa celebrando las conductas y comportamientos de los sifrinos caraqueños. En esta edición, reseñaremos algunos patrones propios del Sifrinismo común pero comenzaremos a abrir la puerta hacia esas incidencias marcadas que son propias de alguna parte de los llamados Sifrinos Triple A. El countdown comienza de nuevo en el puesto Nº 29.


# 29 – Ser parte de un cortejo


Un sifrino no puede subsistir por si solo. Eso es un sifrino esquizofrénico. Necesita de un grupo que se muevan con él en su entorno. La máxima exposición de esta premisa del Sifrinismo es la pertenencia al cortejo nupcial en el matrimonio de dos sifrinos. A los sifrinos les mueve el piso un cortejo. Porque los hace destacar. El novio sifrino puede pedirle matrimonio a su novia sifrina de toda la vida pero la verdad es que en el año y medio que dura la organización del sarao (a más tiempo de compromiso, más sifrino) se compromete con todas las “Maricaaaa te casas” que pasarán a formar parte del batallón del cortejo. ¿Lo irónico? Un cortejo sifrino rara vez se levanta para comulgar en la Iglesia. ¡Año y medio hablando de un evento y nadie tuvo la decencia de confesar sus sifrinismos!


Hay muchas interpretaciones detrás de un cortejo sifrino. Los mismos son cuidadosamente seleccionados: se escoge a “todos mis amigos que adoro” y que sean flacos (y no en ese orden). A ver, un cortejo de diecisiete hombres y tres primas significa que la novia es una galla sin amigas y que el marido pesca. Un cortejo de catorce mujeres significa que el novio no juega dominó y que la mujer es patria o muerte con sus larvas. Un cortejo de puros niñitos significa que la novia fue la última de sus amigas en casarse y las demás se amotinaron porque ya están gordas.


Pero, el cortejo más exitoso de todo el mundo sifrino es aquel en el que 22 parejas desfilan por la Iglesia de Campo Alegre. “Amigos de toda la vida” con padrinos dobles y una notable diferencia en los trajes de los hombres (porque hay algunos que “te son” de Camargo y algunos que “te son” de propiedad). Son esos cortejos grandes, confabulados para la foto de la novia lanzada al aire, los que dejan a los demás invitados – los seudo sifrinos – preguntándose para que fueron invitados a una fiesta en donde el 80% de los hombres están engalanados de frac y las mujeres embutidas en una vestido color Pepto Bismol que jamás volverá a salir del closet de lo feo que es. Porque eso también tienen las sifrinas: no quejarse del vestido del cortejo a espaldas de la novia es manifestar a sotto voce el gusto marginal del mamotreto que las obligan a ponerse.


#28 – Mandar todo en Ziplock (y con el chofer)


A veces los sifrinos prestan cosas. No se puede decir que son pichirres porque la verdad, es tanto el whisky del papá que se han tomado los amigos que uno no puede sino decir que son filantrópicos. Una regla de oro impartida por la matriarca de la casa es que todo lo que se presta o se piensa regalar se envía hacia las casas. Más sifrino aún si se envía con el chofer. Una camisa que se le quedó a alguien luego de un viaje jamás se manda en bolsa de automercado. Después hablan mal. O es una bolsa de alguna tienda importante o en paquitas con calcomanía autoadhesiva o tarjetica de Crane que dice “Sta. Sabrina Sinaruco s/m.” El s/m o E.S.M., siglas de “en sus manos” es im-por-tan-ti-simo para los sifrinos caraqueños. Así la camisa entregada (que siempre se manda a lavar en casa ajena) vaya directamente al lavandero para ser subida con la próxima guardada de ropa.


# 27 – Ir a Atlantique a ver gente distinta


El sifrino caraqueño de cepa tiene una característica notable: se aburre fácilmente de su entorno. No es fácil que el fotógrafo de sociales siempre mande a esconder el vaso que se tiene en la mano al momento de ser retratado. Por eso es que hay noches en las que los sifrinos se niegan a seguir hablando en El Pingüino con las mismas pelo secados sobre atracos y del fin de semana largo en la finca del “papá de Chachi Sinaruco” (en idioma sifrino cuando es un rancho en Margarita siempre es “el rancho de Chachi Sinaruco”; el papá no pinta nada ahí). Pero as así. Hay noches en las que los sifrinos mandan a los demás sifrinos al horno.


Su idea de plan diferente es esparcirse en pequeños grupos por las calles de Caracas para ver gente “distinta”. Hay una diferencia clara entre gente “distinta” y gente “alternativa”. Gente “distinta” son personas que se parecen a ellos pero que “nadie te sabe quiénes son”. Personas que los sifrinos se encuentran en Atlantique o en Lola’s o en Diagonal, que piden el mismo servicio y se visten igual aunque son “de la high pero de otra high”. A Rosalinda van de vez en cuando pero no mucho. El sifrino no puede con el hecho que una mujer a la que se le ve el modess de lo chiquita que es la falda entre primero que él.


La gente “alternativa” es cuando el sifrino se va de aventura. A cantar en Yesterday Boleros del Ayer, bailar flamenco en La Frasca cuando no era peligroso, pretender que es rockero en Greenwich Pub o sentarse en El Teatro. Eso les entretiene a los sifrinos. Los hace sentir que son distintos, aún cuando no hagan ni el más mínimo esfuerzo de mezclarse entre la gente. Pero aún si estuviesen disfrazados son fácilmente reconocibles. El sifrino no puede con el hecho que esté en un sitio de gente “distinta” y nadie se les acerque a saludarlo. Por eso es que no la pasan bien (salvo en Yesterday porque las sifrinas despechadas se amarran). Todo plan distinto o alternativo no se hace más de dos veces al mes porque en verdad “aquí no conocemos a nadie”.


#26 – Haberse fijado en las perlas de María Corina Machado
Una sifrina twittera opinó lo siguiente: “Hay que votar por María Corina Machado tan sólo por el hecho que tuvo la insolencia de salir en todos sus afiches con perlas falsas.” No decimos que los sifrinos son cabezas huecas pero en verdad, la política no es su fuerte. Sólo que ahora le presta más atención porque no puede viajar tanto como antes y el cupo de CADIVI lo tiene verde porque no le da la locha lo de las tres calcomanías.


Antes marchaba para pavear. Ahora se da cuenta que la cosa con las casas de bolsa y la inseguridad va más o menos en serio y se anota para ser testigo de mesa en comandos donde lo conozcan. Odia al Señor Presidente con todas sus ganas pero no sabe explicar por qué más allá de lo clásico y siempre, siempre, siempre le va al ganador en las encuestas de la oposición. Por nombre, no por plataforma política. Los zarcillos de Machado lo dicen todo sobre los sifrinos. Aún cuando algunos sepan lo que ella está proponiendo para la Asamblea, hay sifrinos que le arruinan el parque a los demás clamando “mil veces mejor que alguien niche en la política.”


#25 – Spanglish y el malandreo léxico
Todo sifrino te habla inglés. El que no lo haga debe tener otra cualidad importante como para que no importe pero se da por sentado cuando presentan a un sifrino con otro, que éste te habla inglés. Punto. No se discute. Como tal, es permisible – y hasta fomentado – la conversación en una mezcla de inglés y español que pondría a los puertorriqueños a pensar sobre quienes son los que hablan mal. Igual sucede con todo tipo de palabras que “malandrean” el habla. Las mamás podrán decir palabras como “chaflán” o “chaise” pero los hijos no.


Un sifrino caraqueño jamás te dirá Juan, “¿quién es la amiga de esa niña con la que estabas hablando?” La frase correcta es “Men, ¿Quién es el culo que está con la jeva que te saludó?” Los amigos de un sifrino no son Juan, Carlos, Cristóbal y Andrés. Son Brother, Bicho, Joe y Men. Las amigas entre ellas no tienen nombre. TODAS se llaman "Niñitas". Cuando se excitan TODAS se llaman "Marica". Y mientras el “o sea” va en franco declive, sigue ascendiendo el “es súper importante”. Eso sí, la que venga a decir "ay sí amigui, más fiiiino", al horno.


#24 – “Emiliana”, “Clarissa” y “Santiago”


Los sifrinos del mañana tienen un problema pronosticado: todos van a tener que recurrir a sobrenombres para poderse distinguirse entre ellos. El problema con los sifrinos que son padres es que escoger el nombre es una tarea dificilísima. Por eso, se van por un nombre original, poco dado a interpretaciones y que pegue bello con el apellido en las tarjetas de presentación. Así, nombran a sus hijos con los mismos nombres que el resto de los sifrinos.


Son nombres que están de moda pero los sifrinos jamás lo admitirán. En secreto dirán que fue la otra la que se copió, porque esos nombres ya han sido escogidos desde el primer mes de embarazo. Momento en el cual, por cierto, las sifrinas aprovechan para inscribir al cigoto en el colegio en donde va a estudiar. Porque las sifrinas “odiaron” su colegio. Lo detestaron y les fue mal. Pero denle diez años a todas para que sufran de amnesia y metan a su hija/o en el mismo colegio debido a la conclusión “es que la metí ahí por las amigas”. Los hijos de las sifrinas no escogen a sus amigos. Esos le son escogidos por ellas desde antes de su nacimiento.


#23 – Tomarse una foto haciendo la señal de “Heavy Metal” (sin saber que significa eso)


Hay cuatro clases de fotos sifrinas. Las de la playa con todos los hombres en fila exhibiendo su traje de baño Vilebrequin; la del Blackberry que se toman cuatro mujeres del cortejo en el baño de La Esmeralda; la del horizonte en Galipán de los novios en casa de alguien y – la que nadie entiende – haciendo la señal del heavy metal (ver foto arriba). Esa señal dada con la mano, en la que se extiende el dedo índice y el meñique hacia arriba, mientras se doblan los dedos restantes hacia adentro. Los sifrinos adoran esa señal. No hay foto en grupo donde no salga un sifrino en esmoquin haciendo esa señal. Nadie sabe porque lo hacen; nadie se ha molestado en averiguar por qué pero revisar las mil fotos en Facebook de un sifrino llevará a constatar que si hace esa señal y no sabe quien es Ronnie James Dio, es porque es un sifrino que hace todo lo que los demás hacen sin preguntar por qué. Si encima sale con la lengua mordida hacia afuera, es sencillamente un sifrino insoportable.


#22 – Hacerse las lolas


Cada día, las mesas de Il Grillo le dan la bienvenida a una decena de sifrinas sin oficio. Todas con los mismos lentes que serán levantados como cintillos a la hora de sentarse y prender el primer Belmont. Después de la limonada frappé sin azúcar, una valiente soltará lo que le inquieta el sueño desde hace un mes: “Niñitas” – dirá – “¿Me las monto o no me las monto?” Las lolas en el mundo sifrino son un tema de suma importancia, igual que con el tabique de la nariz. Quisiéramos decir que no se ha perdido la discreción en los menesteres de las operaciones estéticas pero es mentira. Toda nariz se opera “por un tabique desviado que me daba una sinusitis horrenda” y toda operación mamaria es “porque me las merezco”. Son muy pocas las sifrinas las que te podrán decir con gusto “they’re real and they’re spectacular!”


Uno se tiene que fijar bien en una mujer sifrina sin lolas que está calladita en un matrimonio, pensando. Esta niña está viendo la competencia. Revisando cual de las orbes plásticas luce sensacional en el “little black dress”, uniforme esencial para las sifrinas. Si es directa, la abordará en el baño a preguntarle a Miss Tetas Perfectas qué quien se las hizo. Esto llevará a una invitación para que se las toque (según reza la leyenda urbana). Si no es tan directa, le preguntará a su círculo si sabe quien “le hizo las tetas” a Sabrina Sinaruco. Y se lo dirán porque todo el mundo sabe quien le hizo las tetas a Sabrina Sinaruco.


Con el poderoso nombre anotado –porque sifrina que se respeta comparte cirujano conocido- , la susodicha hará su cita, se someterá a su operación y en tres meses estará desinflamada para lucir sus golden globes en los cotilleos, bajo la esperanza que una pobre “sin lolas” le pida que se las toquen a ella y pueda revelar el nombre del Dr. Maravilla. Esas son las sifrinas independientes. Hay unas que te vienen con bagaje de familia. Hay una sifrina de antaño cuya madre anunció en una fiesta sin ningún tapujo que a su hija no la había mandado al Tour sino que le había regalado “un buen par de tetas”. Definitivamente, las orbes se juntan y se acuestan paradas.


#21 – Hacer un postgrado afuera (y no aprovecharlo)
El sifrino rata (otra clasificación importante) entendió una cosa. 10 es nota y lo demás es lujo en las universidades nacionales. Su vida estuvo marcada por exámenes de cálculo en clases con gente inhóspita, cuya salvación se vio en la feria cuando se encontraba con los mismos panas que se barren la pollina completa con una mano. Se graduó y comenzó a trabajar en alguna empresa palanqueado por su papá en donde ahora es la envidia de todos sus amigos porque nadie se explica como un niño que fue tan bruto puede ganar el sueldo que tiene. Un buen día anuncia que se va del país a hacer un postgrado. Lo peor, que entra.


Nadie le cuestiona el mérito académico del postgrado porque a nadie en el mundo sifrino le interesa si su MBA es un Master en Business Administration o un Master in Bowling Allignment. Cuando un sifrino dice “postgrado” la respuesta es “Clap! Clap! Tenemos sitio donde quedarnos.” El sifrino se va, el 95% de las veces casado con la novia de turno, a radicarse en una ciudad extranjera donde procurará quedarse todo el tiempo que pueda sin que lo boten, entrando al círculo de los venezolanos expatriados que se reúnen cada quince días a comentar lo “patético” que es Caracas. No hacer un postgrado, como no casarse en grande, es perder la condición de sifrino a lo largo del tiempo.


#20 – Hablar constantemente de sus amigos “con real”
No todos los sifrinos son millonarios. El dinero no equivale a la condición de sifrino. Pero aún cuando hay un dicho en inglés que reza “old money hides it; new money flaunts it” hay algunos sifrinos “de toda la vida” a los que se les vuelan los tapones con el “old money” (y el "new money" ya es otro estudio). Verán, para ellos lo importante no es tener casa en Los Roques, apartamento en Miami y yate en altamar, sino tener amigos con casa en Los Roques, apartamento en Miami y yate en altamar. Esos, son las súper estrellas de los sifrinos. Los que se merecen el epíteto “Mi amiga, Carolina Sinaruco” con nombre completo. Porque le ofrecen un estilo de vida al sifrino que no se la podría dar a no ser porque se aprovechó de esta amistad y se lo hizo saber a los demás.


Como tal, el amigo “con real” (que no es de él sino del papá) se ve sujeto a un programa tipo "Revealed" detrás de sus espaldas debido a que el sifrino se dedica a echar todos los cuentos de lo imposible que fue sacar la avioneta del hangar del aeropuerto, así como los álbumes 1, 2, 3 y 4 en Facebook de la estadía en la casa de St. Croix. La despedida de soltero del amigo "con real" es organizada por el sifrino a toda mecha en Los Roques en la casa que “me prestó” Juan Carlos Sinaruco y así van. No hay cuento del sifrino que no empiece con una referencia al amigo con real. ¿La última venganza? Notar que de los siete padrinos del prímógenito del amigo "con real", ninguno fue él.


¿Algún sifrino Triple A que haya llegado a la meta? El Tea Party tiene 4 en esta ocasión (más por los títulos que por los comentarios pero punto al fin) y aclarando que aunque se fijó en los zarcillos de Machado con el tweet de la Twittera mencionada, conoce a bastante sifrino que hace política y que la hace bien. Pero ponerse a hablar de eso en la semana nacional ¡"uyyyy" que pegado! A mis amigos sifrinos metaleros (existen), si expliqué mal lo que siempre protestan al ver fotos de metaleros falsos, manifiesten la discordia.-

19 comments:

marimarval said...

Van 5 en esta. Dios Tots, lo mejor de esto fue el "amigui mas fiiino" jajajajajajaj... Son como acuerdos sociales tacitos. Odio full esa frase. Tienes un don para transcribir lo que se y pienso! jajja. Gozo y gozo, esta semana deberia convertirse en 1 año! Mua

LauStrazza said...

Jajajajaja Mariana tu y yo estamos iguales chama. "O sea iguales de sifrinas digo, helloooo maricaaa". Amo la foto BTW!!!

Aunque yo llevo 5, pero 6 si la operación de nariz cuenta. Ah y 7 si el estar haciendo el postgrado afuera pero SI aprovecharlo me cuenta como otro punto más. (sorry, soy una sifrina galla que estudia que jode y siempre se esforzó por sacar buenas notas. GALLISIMA).

A menos que me quite un punto meter todo en ziplocks pero entregalo personalmente? jajajaja las ziplocks al igual que los tupperware son amadas por esta sifrina.

Y a menos que me quite otro punto el haber hecho la señal de heavy metal desde que tengo 13 años cuando pasé por la etapa de "sifrina punketa" que se consideraba "punketa" por ser fan de Blink-182? Burrrda de punketa pues, jajaja...

GRACIAS Toto por esto!!! Once again, I concurr con mi querida "sister" Marval: make it a year darling, make it a year. (Y he aquí la demostración del #25 en pleno).

Pregunta: que pasa si soy AAA pero no enclosetada ya que abiertamente admito mi sifrinismo??? Qué soy?

Manuela Zárate said...

Justo el catire me echó este cuento la semana pasada, porque el tipo se acaba de morir: La señal del Heavy Metal: La inventó un tipo Ronnie James Dio, cantó en Dio en Rainbow y en Black Sabbath. Su mamá era italiana y hacía esa señal en la calle todo el tiempo contra el mal de ojo. El tipo empezó a hacerlo en los conciertos y la broma fue pegando.

Tengo 1 aquí. Clarisa no la cuento porque ese nombre es mío no joda. Se lo puse a mi hija por mí, bien ególatra. Yyy??? Clara más Luisa. Bien de rancho, pero no me importa. Que me quiten el carnet del country. Total, en esa mierda pronto estará la piscina de Diosdado. Qué te puedo decir.
Y yo si digo Fino. Aunque generalmente no le meto el maáajjjj, Y lolas cuando vengan, vendrán. Así me echen puntos encima. Qué le vamos a hacer.

SHAMI said...

1 mas aqui. La Suma da 4.

Maria Buroz said...

Llevo 4 aquí. Desde q soy madre casi ni salgo en mi entorno, menos a sitios distintos a ver gente distinta así que actualmente esa no cuenta. Manuela salvo x Leopoldo Lopez, es sólo mio y de mi hija, así q de esa tambien me salvo, de las perlas de ma Corina solo me di cuenta por el twitt y por ultimo no encajo en lo del postgrado, porque a pesar de que no lo aproveché, no me fui casada y lo que hice fué añorar la hora de volver a Caracas, no puedo evitarlo soy la enamorada eterna de ésta ciudad. Ah y lo de la señal de heavy metal, jamás! 0 girly para mi.
Sigo pegada, creo que la semana que viene se la deberias dedicar al Nichismo, para descubrir al pequeño niche que todos llevamos x dentro.

RTHS said...

"Men" se te fue la mano con lo del "El sifrino no puede con el hecho que una mujer a la que se le ve el modess de lo chiquita que es la falda entre primero que él." jajaja!
Llevo unos cuantos puntos...

Andrea said...

C'on! Ziploc nos arregló la vida a todos.
Maletas sin Ziploc NO son maletas.

4 en esta. Más 6 anteriores: 10.
Lo admito, ¡soy sifrina!

MC said...

La leyenda urbana sobre las mujeres operadas en el baño es completamente verdad. Una día, en el baño del Pinguino, 8 niñas desconocidas previamentes descubrieron que todas estaban linked por los cirujanos que las habian operado a ellas, con los que tenian cita la semana siguiente o habian operado a sus mamás. It didn't take much para convencer al resto del crowd del baño que hicieran cita también con cirujanos más famosos que los de Dr. 90210. (Me incluyo!)

Solo en este comment, ya llego 2. Pero siempre supe que era sifrina, asi que it's ok.

Valentina said...

+2... Aunque el del postgrado por el título más que por el comentario alusivo... soooo. 5 de 30. Vas a tener que inventarme una categoría propia!

And BTW... they’re real and they’re spectacular!

Anonymous said...

Toto, soy sho.

Ninguna de estas pelotudeces se hacen en la Argentina. Otras no las entiendo.

Vos, sí que sos macanudo. Veníte.

Sho.

Vida Gaviria said...

Cuando hagas el estudio sobre new money, incluye a los new sifrinos (nuevo rico + wannabe sifrino). Que a punto de monogramas y name dropping, son aceptados entre los old sifrinos por conveniencia o por inercia. Estos new sifrinos sòlo producen una cosa: grima!

Emiliana said...

En esta llevo 4, porque las lolas no me las puse sino que como las tenia muy grandes me quite, asi que creo que esa no cuenta.... Creo que en total desde el primer dia ya llevo como 10!!!!! Que grave!!!! JAJAJAJAJAJA

Esencialmente said...

Masssss fiiiiinoooo jajajaja Te llevo 4 y medio Tots, el medio porque hice postgrado afuera pero si lo aproveche y no me fui casada jajaja! Esto cada vez se pone mejor

Yo estoy picada porque hoy me entere que le enviaste un mensaje a DPA para encuestarlo y a mi no, que horror!!!!

iLi said...

aqui tengo 4.. y no tengo 5 porque no tengo retoños todavia..

Saul Rojas Blonval said...

Aquí andamos por 4 "bicho", coincido con varios de los presentes que más por los títulos que por todo el comentario, pero puntos son puntos.

Y hablando en defensa de los sifrinos metaleros, dentro de los que me incluyo, uno no va por la vida throwing around some "metal horns", se necesita un concierto y hacerlo al unísono con otras 1000 almas (o más). Con las fotos yo tengo al menos tres excepciones, estando en el susodicho concierto, acompañado de la banda que acaba de tocar en el antes mencionado concierto y a la salida del ya terminado concierto, drunk, in black attire and making faces with your mates. That's it! Cada vez muero un poco por dentro cuando veo unos "cachos" mal "echaos".

By the way, ya te llevo 8.

La peque said...

Aquí tengo el 29 x2 porque fui la madrina, el 27, 25, 24 y 23. El 22 lo tengo pendiente.

La peque said...

Bueno y uso las ziploc para que no se me moje la ropa en las excursiones a los tepuyes :)

Anonymous said...

Lo triste no es que digan MAS FIIINO, triste es que tu ex prefiera estar con la que dice MAS FIIIINO que usa pantalones blancos licrosos con zapatos de corcho de plastico y el tipico strapless de saten! Sabes? Esas que se delinean la boca y se tatúan las cejas! Las de las tetas de "Bienvenidos" y zarcillos de escamas margaritenas, las que se delinean los ojos de azul. Las que usan toe-rings y tienen tramp stamps. Esas que deben tirar como strippers pero que te da pena llevarla a un domingo familiar.

Definitivamente los hombres NO FILTRAN!

Anonymous said...

Querida LauStrazza, la respuesta a tu pregunta es que eres una niche.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...