Wednesday, June 16, 2010

Despierta Anita

Yo no sé quien inventó el sonido de las alarmas de los relojes despertadores estándar pero hay que darle un aplauso. Esa persona logró conseguir que todos nos despertásemos de mal humor y encarásemos el día como si fuésemos los encargados de lavar los containers en La Guaira. Aún así el despertador es necesario. Sin él, todos estuviésemos botados de nuestros trabajos. No todo el mundo se puede dar el lujo de ser como la modelo Linda Evangelista quien alguna vez bromeó que ella no salía de su cama por menos de diez mil dólares. Nosotros no tenemos el privilegio de hacerle caso omiso al “piririri, piriri, piriri”. Ese sonido es el que decide a qué hora comenzamos el día. Si vamos tarde o si estamos en góndola. El despertador es un invento del hombre del cual no podemos escapar ni ganarle. A fin de cuentas, no todo el mundo tiene a Anita.

Anita es una mujer que fue la cargadora de Tomás mi primo. Veinte años después nadie ha tenido el corazón de decirle que ya no la necesitan, así que básicamente Anita es una gerente de servicio con inamovilidad emocional. En casa de mi tía Terrorista no creen en despertadores por lo que recurren a Anita para que los despierte. Tomás sin embargo perfeccionó hace tiempo una técnica que le ha funcionado. Encontró la manera de darle snooze a Anita.

Es así. Anita sube a las 6:45 de la mañana para despertar a Simba y el pequeño príncipe tiene el tupé de decirle: “hmm vuelve en diez minutos por fa”. Nadie sabe si Anita baja a la cocina o espera en una silla pero el hecho es que el reloj le da para que diez minutos después, vuelva a intentar con su wake up call. Eso es un vulgar snooze humano cuya técnica – de no ser denunciada ante el Ministerio del Trabajo – es perfectamente aplaudible. Por no decir patentable para las masas.

Si lo vemos como plan de negocio, Anita debería ser una chofer que va de casa en casa, como el repartidor de periódico y sencillamente tocarnos el timbre para despertarnos. Uno tendría la opción de gritarle por la ventana “quince minuticos más por fa” y ella seguiría con sus rondas. De regreso, despertaría a todos los que –por un costo extra- le dieron previamente al botón snooze. Por las tardes, se sentaría en su casa a emitir sus facturas mensuales como Despertadora. Todos felices y contentos porque Anita garantizaría servicio puntual y sin fallas de electricidad a mitad de la noche. Un trabajo creativo con mínimo esfuerzo.

Uno inclusive le podría dar la llave de su casa a Anita. Ya que tenemos la confianza de decirle que nos despierte, podríamos pedir distintas modalidades de anunciar el léver como el Rey Sol. Podría ser “Anita Dulce Despertada” en la que podría entrar en puntillas y susurrarnos “a despertarseee” al oído con música de olas al fondo. Podría ser “Anita Despertada Fuerzas Armadas” para esas mañanas en donde hay que correr para sacarse el pasaporte. De repente si hay que salir al aeropuerto podría ser “Plomo al Hampa Anita” en la que se metiese con un tumba rancho en el cuarto y nos despertase a todos de un solo susto.

No quedaría mal una “Anita Despertada Esperanzadora” en la que nos despertase diciéndonos lo bellos que somos y lo inmaculada que tenemos la piel o “Despertada Paulo Coehlo Anita” en la que nos despertase diciéndonos una frase cada día, tipo “Despierta para que el día de mañana no seas juguete vulgar de las pasiones ni esclavo servil de los tiranos.” Inclusive podría pedirse el servicio “Despertada Horóscopo Anita” en la que le anunciase a uno las potencialidades de los signos astrológicos para el día.

Son muchas las combinaciones que “Despierta Anita” podría ofrecer para hacer de esto un negocio exitoso. Podría ser “Censura de Malas Noticias Anita” y despertarte con una versión dosificada de lo que sale en El Universal. Otras podrían ser “Traffic Center Anita” o “Anita Chica del Tiempo” o “Despertada con Cafeína Anita”; ésta última siendo una despertada con un pote de café en la mesa de noche. Inclusive uno podría pedirle que Anita tuviese ring tones. Algo así como “Despertada Reggeatonera Anita” o “El Waka Waka con Anita” ¿Quién no se despierta feliz y contento así con una Anita a domicilio? Le gana al “piririri, piriri, piriri” insufrible que tenemos en la mesa de noche. Con Despierta Anita, los dulces sueños garantizan los buenos días.-

5 comments:

Nelly Guinand said...

Totin este blog no se que es mejor si la foto, la idea de Anita's despetador y sus variaciones o sencillamente tu imaginacion de un personaje tan normal convertirlo en una historia original.
Yo la contrato ya , odio los despertadores .

Anita! said...

Juan Jose! siento que este post es para mi y tengo que montar este negocio que si mañana!! jajajaja

Doña Mar said...

Que imaginación Toto. Le contrataría a mi hija Anita Fuerzas Armadas o plomo al hampa, a ver si algún día llega a tiempo. Saludos

LauStrazza said...

Yo necesitaría un "Echale-bolas-que-vas-tarde Anita". Me levantaría gritando "LAURAAAAAA SON LAS 9.25 Y TIENES QUE ESTAR A LAS 9.30 EN LA OFICINAAAA". Aunque sean las 8. O lo podríamos llamar "Para-Procastineadores_Anita". Loved this post. See ya soon Fasha!

Daph said...

Jajajaja que risa esto! Lo que más risa y pena me da es que yo no tengo una Anita, si no una Tata. Pero he perfeccionado aún más la técnica de tu primo Tomás. Yo no le pido "diez minuticos más, porfa"; yo le digo "ay Tata, ve preparando la arepa y me avisas cuando esté lista para levantarme y comérmela plis". Eso tarda más o menos 10min y llego directo al desayuno. *Si la Tata leyera esto solo diría "levántate muérgana!"...*

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...