Thursday, June 10, 2010

Entre mis delirios de bajeza tropical

Había una vez un barquito chiquitico. Así me siento yo. Cinco días arropados con 39 de fiebre no se le desean ni al que inventó el termómetro. Dos días con fiebre, chévere. Anótenme cuando quieran porque esto de andar echado en cama viendo películas, uno lo hace igualito en un fin de semana. Más de cuatro días no da ni risa. Es de ponerse a llorar. Mis chorritos vinieron a las tres de la tarde en el día tres. Los varones no lloramos sino de rabia. Es verdad. Eso de llorar por tristeza es todo muy bello pero lo de nosotros va por algo así como la impotencia. Es como manejar sin preguntar direcciones y llegar al mismo punto, por octava vez. Uno no llora ahí tampoco pero el golpe que le da al volante por menso es tal, que una lagrimita de soberana rabia se sale. Lo mío vino por ahí: puedo controlar todo el estado de mi enfermedad y no hallo como hacer que se me vaya la fiebre.

Estoy mejor. Al día cinco uno asume su barranco y pone en Facebook que está en una relación con una maracucha llamada Fiebre. A mi todo el mundo me dice que esto es dengue, los médicos me dan una visión más optimista y me dicen que “parece” dengue y yo digo que esto no es dengue un carrizo. Lo sé porque yo he tenido otras clases de dengue en mi vida. Cuando uno vive en una casa llena de bromelias llenas de agua empozada, de cajón que esto es Mosqui Town. Pero para no ir contra la corriente – porque está de moda el dengue otra vez- admito que tengo dengue y me asumo en mi tropicalidad bananera de ser una victima más de una mosquita muerta patas largas.

El daño indirecto no es punible por la Ley. Es decir, si en un cine se va la luz y el dueño cruza la calle donde queda la compañía eléctrica para poner la denuncia y lo atropella un carro, él no puede reclamarle compensación alguna a los accionistas de la electricidad. Esta es la razón por la cual no procede una demanda en contra del tráfico. En consecuencia, yo no puedo salir de safrisco a salir a averiguar quien fue el enfermito que lo picó la mosquita muerta que después me picó a mi para arruinarle su existencia. ¿Pero sería entretenido no? Hacer una reunión de toda mi cuadra y poner a todos los casos de dengue recientes en el paredón de los Sospechosos Habituales. Todo con el hecho de descubrir a mi “hermano de sangre” y regalarle una raqueta de tenis eléctrica. Pa’ la próxima amigo. ¡Claramente tu técnica de matar mosquitos no funciona!

Mi nueva agua de colonia de esta semana se llama “Optimismo” creada por una marca llamada Ata Mel. Cada seis horas me tomo una pastillita con la esperanza que en cualquier momento el deseado número 37 salga en el termómetro pero como el Kino dominical que me lo juego desde hace diez años: ¡nada! Hoy sí fue un día estable: 37.5, provocando que sacase mis marcadores y me hiciese un diploma como para combatir el fastidio pero después me dio flojera buscar papel. Eso sí, le gano a cualquier ruso en Sudoko Genius. He dicho, a cualquier ruso.

Lo irónico de todo el asunto es que a principios de semana di gracias por haberme quedado solo en casa y miren yo no puedo estar más como Kevin McAllister durmiendo en el lado de la cama de su mamá. Me entró una sensación rarísima el otro día, pensando en la soledad. Jamás le había tenido respeto a Barbra Streisand sino hasta esta enfermedad. Todo episodio de nuestras vidas puede ser vinculado a una canción. – “Toto, pero ¿Streisand?” – Sí lo sé. A mí me pareció extraño en su momento pero la narizona tiene una canción famosa que me vino a la mente entre mis delirios de bajeza tropical.

La Streisand me vino hundido entre siete almohadas, bañado en sudor con 40 de fiebre, a las tres de la mañana luego de un intento fallido de aniquilar a un mosquito viperino. ¡Porque yo necesito MÁS mosquitos en este momento! Ahí, solo, malhumorado y queriendo agua, una sobada en la cabeza, un pañito y una Arnolda Schawrzenneger que exterminase al mosquito reincidente fue que pensé que la canción: “People who need people, are the luckiest people in the World.” Es que es completamente verdad. Uno jura que puede solo en la vida pero no puede. Eso lo aprendí esta semana. Me encanta que el dengue y Barbra Streisand son la combinación para que yo decida que no puedo morirme estando solo. Algo claramente está mal.

¿Qué pasaría si en verdad hubiese estado solo, solo esta semana? ¿Sin Josefa o mis "Por el Poder de las Tías Fantásticas Actívense"? No la sobrevivo ni por error. Mi señora madre que es un amor de cosas bellas me mandó el siguiente mensaje (entre otros bonitos, lo que pasa es que este es cómico): “No te quejes. Vicky tiene dengue y está en Malasia. SOLA.” La apatía en los pulgares no me daba como para preguntarle que quien demonios era Vicky pero hay que darle crédito a mi señora madre que lo de ella es una filantropía mundial digna de la Cruz Roja en recolección de información para hacer sentir “bien” a los demás.

Otra que me encantó fue “Tienes que cambiar tu estilo de vida”. Ok saquemos el pizarrón: mosquito pica humano infectado; mosquito se echa un camarón; mosquito va hacia Toto; pica a Toto. Toto tiene dengue. ¿Y el que tiene que cambiar su estilo de vida soy yo? ¿El penúltimo en la cadena de infectados pajuos? (estoy muy claro que hay alguien allá afuera que me va a odiar anónimamente la semana que viene). Hay otras maneras más sutiles para decir que no debo andar por la vida sin usar medias.

Cruzando los dedos para una pronta mejoría. Mientras tanto desde la cueva de la internación ilógica, mis deseos de mucho repelente y mucha aniquilación manual para vosotros. Cuidar es querer.-

7 comments:

Astrina said...

no queda otra sino decir Mejórate pronto!
a

Cori said...

mejorate toto!! me rei mucho con tu post jajajaja asi que no fue en vano tu dengue!

cookie said...

tonts el dengue se tarde 3 meses en encubadora...just so you know

Manuela Zárate said...

jajaja. me reí mucho, vamos a tener que enfermarte más seguido si te pones así.

Jajaja. Méjorate pronto. We miss ya y el mundial needs ya!

Muuuaaa

Ira Vergani said...

ayyyshiiittttoooo Totinnnnn mejorate vale! necesito que escribas on regular basis!

Doña Mar said...

Cuidate Toto. Que te mejores

La dueña de la residencia said...

Te mande algo al "Yimeil" con la esperanza de que lo leas, te rías y te sientas mejor.

Ni siquiera en eso de estar solo en los peores momentos, se esta del todo solo.

Un beso.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...