Tuesday, June 1, 2010

Los Gallos Felices

Nos tardamos toda una vida en esconder el gallo del colegio que todos llevamos por dentro. Mientras más hablo con la gente, más me convenzo que nadie – excepto mi amiga Cookie que afirma lo contrario – fue verdaderamente popular en el sentido estricto pintado por las películas estadounidenses. Sin importar que en verdad haya existido el combo de las Mean Girls (en mi colegio eran Ina! Dani! Lore! Bea!), el equipo de fútbol (aunque en cancha con grama cuestionable), la cerebrito, los dañados y Gupta, el estudiante de intercambio que nadie entendió porque llegó a Venezuela, lo cierto es que los demás nos esforzamos toda una vida para no ser recordados de una adolescencia de frenillos con ligas azul Colgate Fresh y madres que te hacen pasar pena.

Ayer volví a los pasillos de mi colegio, viendo una película llamada Diary of a Wimpy Kid ("El Diario de un Niño Debilucho"). Está extraordinariamente bien hecha porque plantea los mismos problemas que uno se hace cuando se ve obligado a comprar una calculadora científica. La educación media es una farsa, nadie entiende de donde salieron esos mutantes con acné que uno solía llamar enanos en sexto grado; el pupitre en el que te sientas determina con quien hablas y el bulto tiene toda una regla no escrita de cómo debe ser cargado. No hace falta que hayan actividades extracurriculares con deportes foráneos como el lacrosse. Cualquiera que haya estado en un bachillerato en Venezuela se puede identificar con esa premisa.

Lo que me pareció genial de la película fue que el muchachito trata por todos los medios de ser considerado popular y falla. No consigue mesa en el cafetín, la maestra de música le sugiere que con su voz es apto para interpretar a Dorothy en el acto del colegio y en lucha libre, el niñito más chiquito y más extraño del colegio, le da una paliza. Aún así, él está enfocado en salir adelante y para eso se fija que su mejor amigo es el que debe cambiar. El mejor amigo es de los que todavía está pegado con el juego de tablero, que usa camisas con una foto de la mamá que dicen “El Mejor Hijo” y que no le ve nada de malo ponerse protección solar al momento de salir a la clase de gimnasia.

La interpretación del arquetipo del mejor amigo es de lo más extraordinario, porque todos tuvimos uno así. Ese amigo fue la razón por la cual nadie se auto tituló de buenas a primeras como lo más bajo del colegio. En privado resultaba lo máximo porque se podía jugar a Merlin y Arturo pero en público, era un soberano desastre que él llegase vestido con una gorra de las Tortugas Ninja que le trajo el papá de viaje. La diferencia radical está, en que mientras a nosotros toda la vida nos importó el entorno, ese gallo ni se dio cuenta. Ese gallo fue feliz. Siempre fue feliz. Y es tarde en la vida, cuando tenemos que admitir que los verdaderos gallos fuimos nosotros.

El gallo nunca pasó pena en una fiesta de Halloween. Su disfraz de edema pulmonar estuvo tan bien labrado que no tenía visión para divisar a los demás vestidos de tenistas o con capas del Conde Drácula. No hubo uno que no se gozó una tarde lanzándose por un hidrotubo o filmando películas en handy cam con la misma secuencia que las que usó Stephen Spielberg en Indiana Jones. Hizo lo que quiso, estudió cine y hoy en día probablemente es el mezclador de sonidos que estuvo nominado al Premio Oscar por Avatar. Se casó con la reencarnación de la esposa de Ned Flanders y fue feliz. Nadie duda que ese gallo del anuario amarillento fue feliz.

A MI amigo gallo, con quien hablé hoy. Voy en camino.-

4 comments:

Anonymous said...

hope to be that geek!

Ana Zubillaga said...

I love nerds!
Ya hasta te enseñe mi foto de mi franela, además mi primo decía: "cásate con el gallo que te invita a salir porq ese será millonario, el pavo rata ese que te gusta no servirá para nada"
No me case con ese gallo, pero definitivamente, al gallo le ha ido mejor que al pavo-rata, que tampoco me case con ese btw!
Eso sí, estas como Luis Chataing que cuenta las películas antes que uno vaya al cine!

Anonymous said...

:´( boo hooo...you made me miss school .. wanna go back and hug those gallas whose life were not easy back them

Anonymous said...

Queremos la octavita de la semana del sifrinismo!!!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...