Wednesday, August 25, 2010

¿Qué hacemos con la cajita?

Ayer recibí una extraña llamada. Un señor con la más alegre de las entonaciones me dijo: “Buenas, Sr. Aguerrevere lo estamos llamando para que por favor le diga a su padre y a su madre que ya los contratos para sus fosas en el cementerio están listos”. Joder. Se murieron. Rápidamente me acordé que ellos están de viaje, reaccioné y le dije al señor que efectivamente yo les pasaba el recado. Bueno saber que ya tienen reservado el hotel para cuando decidan montarse en las escaleras automáticas para el Cielo. Aunque hubiese ayudado que me dejasen en la lista de cosas que hacer: “recibir llamadas fantasmagóricas”.

Cuando mi abuela murió, decidí que morirse es el trámite más complicado en este país por lo que me senté con mi papá a preguntarle que si él tenía eso resuelto con mi mamá. Me dijo que uno no debe hablar de esas cosas pero yo le dije que Gilberto Correa se la pasa hablando de “es mejor tenerlo y no necesitarlo que necesitarlo y no tenerlo”. Y a Gilberto le creemos todo desde que los varones de mi época fuimos de primo comulgantes y adolescentes a comprarnos el flux del 50% de descuento en “como Dorsay no hay”. Mi papá opinó que eso era un buen punto. Esos descuentos eran buenos.

Me dijo que efectivamente había comprado unas fosas al lado de un sauce llorón estelar en un cementerio nuevo que queda en Guarenas. Mi respuesta fue instantánea: “¿Tú sabes quién te va a visitar, no?” Con el tráfico y la distancia ¿a quién demonios se le ocurre irse a enterrar más allá de la frontera? Él me respondió “¡pero si tiene un sauce!” a lo que le respondí “pues lo lamento. Yo te pinto un dibujo de un sauce y te lo meto en la urna junto con tus naipes y tu caja de cigarros”. La única manera que yo te entierre ahí es poniéndote una camarita en la tumba y te visitaré por Internet. Con la llamada de fantasmas comprendí que había captado el mensaje y se había “mudado” a un cementerio más cerca.

Por lo menos no quieren cremarse, cosa que me parece estupenda. Mis respetos a los que tienen eso en mente como opción futura pero esta es mi teoría: tú ya te fuiste y lo siento y me da una pena enorme porque perdí a alguien que quiero. Pero de aquí a sentarme a esperar horas y horas por una cajita que no llega es un calvario mayor. ¡Encima, te tienes que devolver conmigo! Te puedo esparcir donde quieras pero oye, hay gente que hace misas y listo. Lo tuyo ya es de agencia de viajes.

En mi casa no funcionaría la cremación. Josefa que no puede ver polvo porque se pone histérica seguro lo aspiraría. Pero no es peor que el cuento que me echaron anoche, cuando estaba comentando la llamada fantasmagórica. Antes de morirse, una señora mayor le había dejado claro a sus hijos que ella quería que esparciesen sus cenizas en Playa Azul (cosa que me pareció comiquísima, esa señora ha debido ser un show en vida). Los hijos y nietos accedieron y cuando murió, bajaron a Caraballeda con la cajita metida en una maleta de Snoopy (esta parte la invente pero queda chévere) para cumplirle su deseo. ¿El problema? Los guardias no los dejaron entrar porque la única socia era la doña fallecida y ella no los había anotado. Fracaso épico de R.I.P.-

5 comments:

Elena Sánchez Vilela said...

De verdad, un verdadero epic fail. mi show de muerte: que siembren un árbol con mis restos y que sea un roble, el roble familiar. Sí, demasiado peliculón hollywoodense parecido a pocahontas pero me gustaría que dijeran "allí está la abuela" jejej. Claro, eso tomando en cuenta que tenga hijos y toda esa elipsis que me salté. Sino entonces no sé qué hacer conmigo misma cuando me vaya de acá.

Julieta Buitrago said...

Lo de la camarita para hacer la visita vía internet, está genial! jeje

Ana Zubillaga said...

Yo creo fiel mente en la cremación, además que con las cenizas del ser amado te puedes hacer un diamante de carbono y quedarte un bello recuerdo de lo que algún día fue tu papá, mamá, hermanos, etc.... Yo voy a cremar a todos los míos! Y quiero que me cremen y a mis hijos les den su respectiva roca de "mami"!
Y si se muere el marido, me hago el juego "zarcillos, anillo y dije".
Total: del polvo vienes y en polvo te convertirás!

iLi said...

del final del cuento solo puedo decir algo.. PLOP!

Tinker said...

Scoobs insolito el cuento de Playa Azul...

Yo le tengo fobia a un cementerio, al igual que una velacion... ya le dije a mi familia que cuando mueran no cuenten conmigo para ir a la funeraria ni al entierro, de verdad esos lugares me ponen super mal... sera que en otra vida trabaje en eso y por es lo rechazo tanto...

Por su puesto que a Mommy le dio el ataque cuando le dije eso pero ya esta avisada! Segun ella que la cremen y que dividan las cenizas entre nosotras 3 y que las enterremos junto a una matica que podamos transportar, asi no las podemos llevar si nos mudamos! Que tal??? Le dije que estaba crazy, que en mi casa no entraba ni una ceniza! Y que no me visitara tipo fantasma porque ahi si que me daba un infarto!!!

A mi en cambio que ni me velen ni nada, que donen el cuerpo a la ciencia asi no tienen que pagar ni un centimo por mi muerte y si luego la cienca me devuelve cremada (cosa que suele suceder) que me rocien donde quieran, al fin y al cabo yo ya estare en otros lares, mi cuerpo ya no importa... cada loco con su tema no?

Kisses!

Pd: Lo del diamante de carbono que menciona Ana lo vi hace poco en una serie de television!!!! insolito las cosas que inventan :)

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...