Monday, August 30, 2010

Solución Religiosa

Una conversación placentera con un amigo mío de religión judía nos encausó a hablar de las deudas y los cobros. Le comentaba que se me estaba haciendo difícil hacerle unos trabajos a un allegado en común porque no terminaba de pagarme nunca y yo quedaba como un gafo cuando lo veía gozarse la vida sin ninguna vergüenza.

Mi amigo se identificó con mi cuento, comentándome que les había hecho unos trabajos de diseño a unos primos y que tampoco le habían pagado. Hasta que encontró la mejor solución de todas.

"¿No me digas que llamaste a Dr. Diablos?" - le comento, dándomelas del chistoso.

"Mejor" – me responde – "Llamé directamente al Rabino."-

No comments:

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...