Wednesday, September 8, 2010

Las Aventuras del Primo Fantástico

Todo cuento que empieza con “el primo de un amigo mío” siempre termina con alguna variación al mejor estilo “estuvo con Harry Potter en un bar de Nueva York”, “le salió una rata de un pollo en Arturo’s”, “se ganó un Ferrari en Las Vegas” o “reconoció la voz de su secuestrador en un club”. Amigo, perdóname que sea insolente pero tú y tu amigo son una ladilla china. Al que yo quiero conocer es al primo de tu amigo. Ese sí que es una persona interesante.  

¿No les ha pasado? El primo famoso siempre es el protagonista de unos cuentos fantásticos que se van entretejiendo hasta alcanzar proporciones épicas. La persona que lo cuenta puede variar pero la figura del primo se mantiene. Sólo que a medida que pasa el tiempo éste va cambiando de sexo, edad, idioma, y hasta de nacionalidad para pasar a ser una leyenda urbana. El origen de un chiste, una anécdota sin nombre o una epopeya digna de un espía internacional.

En la Inglaterra de principios del siglo XX había un refrán relacionado con Eduardo, el entonces Príncipe de Gales que alude a este punto en cuestión: “I danced with a boy who danced with a girl, who danced with the Prince of Wales”.Nuestra versión criolla no es tan de sangre azul pero no por ello quiere decir que no sea aplicable. Basta que salga uno a decir que tiene un primo que se montó en un avión donde estaba Gustavo Dudamel para que salga una curiosa a pareguntar si es tan pana como se ve. ¿Qué va a saber el amigo? ¡El que sabe es el primo legendario! Y no está porque está viviendo una vida de hombre internacional de misterio pidiendo pollo o pasta en aviones y comiendo maní con celebrities.

Así es el primo, un todo terreno. No hay nada que no le haya pasado. Él fue el niñito que se quedó guindado en los rieles de la montaña rusa del gusanito en Bimbolandia, el que estuvo en los pasillos de Miraflores en los días de abril y el que voltéo el carro en el estacionamiento de la Universidad Católica Andrés Bello. Ese primo es un Where’s Waldo criollo que sabe exactamente donde está Carmen San Diego. Una persona que fue arrestada en la inauguración del vao porque tuvo la viveza de meter a un maniquí de copiloto y de quien dicen es el sobrino de la señora pedigüeña que solía transitar por Las Mercedes.

Es que a ese primo o le pasan las cosas más ilógicas o está conectadísimo. Ese es el que pasa el dato de la fortuna antes de que ésta suceda: sabe cuál es la Miss que va pa'l baile, los resultados electorales a las nueve de la mañana, el caballo que se gana el clásico y el numerito escondido en la comiquita para jugarse la lotería. En algún momento dado se empató con todas las Chicas Polar, llevó a Ralph Fiennes a tomarse unos tragos en Malabar y fue al que descubrieron en una situación comprometedora con una rusa en una de las cabinas del teleférico.

Hay que conocer a ese primo. Increparlo a que salga del anonimato porque le tenemos demasiadas preguntas. Él es el origen tridimensional de las cadenas moradas que comienzan con “lo paso tal cual como me llegó” y al que lamentablemente sufre la calumnia de no ser nombrado porque la gente se toma en serio el mantra guarimbero de “Borre el Remitente”. Todos nos morimos por saber quien es el primo, ser su amigo en Facebook e invitarlo a una parrilla para que nos narre sus aventuras. No puede ser que uno llegue a viejo y no termine de conocer, de una buena vez por todas, al que le creció una mata en la barriga porque alguna vez cuando era chamito no se le ocurrió mejor cosa que tragarse el chicle.-

6 comments:

Elena Sánchez Vilela said...

jajajaaj qué buen post, es cierto, nos merecemos conocerle o al menos que nos den su twitter y así poderle seguir en vivo todas sus aventuras.
Saludos!

Doña Treme said...

La verdad es, que a veces el cuento del primo solo salvaguarda nuestra integridad.
En mi caso por ejemplo, mi vida es tan insolita, que a veces uso al primo...

Anonymous said...

Aunque se que no eres el mejor escritor del mundo, juro que escribes mejor que cualquiera!
GRACIAS por escribir :D

Anonymous said...

El primo no existe, si la persona no dice: Rafael mi primo, Maria Elena mi prima, Carla mi amiga, eso es así!

Anonymous said...

Uno de tus mejores posts sin duda! Me rei a carcajadas! Saludos

La Pastorcita said...

Jejejeje!!! Muy bueno!! La chica bond es la unica que no necesita de primos... su vida es siempre fantastica al estilo Bridget Jones! ;)

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...