Tuesday, September 7, 2010

Titina en el Closet de Los Pitufos

Titina Penzini se me adelantó. Mi libro 100% Schick: Como Afeitarse sin Perder el Caché estaba casi listo para ir a la imprenta cuando ella sacó su libro 100% Chic for Men. Está bien. Se lo dejo pasar solamente porque si nos demandáramos mutuamente para ver a quien se le ocurrió primero la idea, de cajón que nos tocaría un juez que le preguntaría si ella pensaba que su corbata combinaba con la toga. Yo soy medio daltónico. Titina: 1 Toto: 0.

Me llegó su libro a la casa hace un par de días y debo decir que estoy gratamente sorprendido. Yo soy de ese tipo de personas que a los quince años vio una infografía en la revista Feriado de El Nacional sobre cómo hacerse el nudo de la corbata. Explicaba dos modelos de nudos: el clásico y el Windsor. Llega un momento en la vida en la que todo varón tiene que dejar de pedirle a su papá que le haga el nudo o dejar las corbatas con el nudo amarrado para un uso posterior. Por eso, no se me ocurrió mejor cosa que recortar la infografía y pegarla en mi closet. Ya voy por tres mudadas de cuartos y ese dibujito me ha acompañado siempre. Con el mismo teipe. ¿Quién dijo que Scotch Tape no era resistente?

Igualmente soy de esos que siempre están vestidos como el año pasado. Tengo un postgrado en el clásico look del sifrino gallo: blue jeans destartalados, camisa manga larga con el arremangado clásico de los de Procter & Gamble y zapatos de gamuza marrones. De un lado de mi closet está el autentico sueño mojado de Los Pitufos: filas y filas de camisas azules en todas sus tonalidades. Del otro, está el lado oscuro de la Luna: todas aquellas cosas que me compro – por necesidad, por moda o porque en verdad tengo que remediar mi cuestionable afinidad inconsciente por el azul – que jamás uso. No porque no me sirvan, sino porque siempre es más cómodo irme por lo seguro. El problema es cuando ves una foto tuya tomada en el año 2000 y te das cuenta que te pusiste la misma camisa ayer.

Comento el libro de Penzini porque me llegó en el justo momento en que andaba terminando de ver la serie How I Met Your Mother. Y toda la culpa de que el libro me gustara se la echo a Barney Stinson, el protagonista. Barney siempre está vestido de flux porque dice que es la herramienta más poderosa que tiene para conquistar mujeres. Yo no soy ningún Barney Stinson, ni pretendo serlo con mi calva pero a lo largo de la serie, no puedo dejar de pensar que lo que tiene él de bueno (y todo lo demás es malo) es actitud. Esto lo logra a través de su ropa. Me pasa muchas veces que salgo de mi casa a una fiesta completamente desganado porque siento que la camisa de rayas que tengo me la he puesto tanto que le cantas “I Gotta Feeling” y se pone sola.

El libro no lo veo como una guía de renovación del closet ni mucho menos como una orden Barneystinsoniana de “Suit Up!” Más bien me sirve como una guía de reinterpretación. Pasando por alto las sugerencias de marcas que hace Titina – no por odio capitalista sino por cuestiones de presupuesto CADIVI – he descubierto que tengo cosas en mi closet que jamás hubiera pensado en combinar, mucho menos en ponerme. Tenía un rollo perenne con los zapatos marrones porque no sabía si pegaban con ciertos pantalones y no hay nada más desastroso que mandarse a hacer un flux porque las opciones de tela son infinitas. El libro me aclaró que lo que me falta es un flux de rayitas para variarlo entre el negro, el gris y el azul que ya tengo. A mi nadie me había dicho que eso te hacía ver más alto, por ejemplo. Yo siempre fui el primero de la fila en todo. De haberlo sabido hubiera ido en flux al colegio.

Siempre me ha llamado la atención el uso de los pañuelos en la solapa del flux (mi eterno deseo de ser James Bond aunque parezca el próximo Guillermito González) y siempre me ha dado fastidio ponermelo porque me tengo que meter en You Tube para ver como se dobla. Genial que alguien pensó en sentarse a dibujar paso por paso como hacer este estilo de cosas que son mínimas pero hacen la diferencia. Lo que le falta al libro es haber venido con hojas desplegables con estos mini manuales para así poder pegarlas junto a mi infografía de las corbatas pegada en el closet.

Me pareció interesante que además de ropa, el libro trae sugerencias de estilos de vida. La que me gustó fue sobre como comenzar una colección de arte. Sí, me estoy poniendo viejo pero ya ese tipo de cosas comienzan a interesarme y fue bueno leer una lística sencilla de como empezar. No es un libro de uso diario porque no todos los días uno se pone un frac o se va a la playa pero es útil como lo son los libros de recetas. El día menos pensado, en el que tengas lo que yo llamo mal du valise,  el libro te da la lista de las cosas útiles para meter. Tremenda chuleta para aquellos que como yo jamás lograron esclavizar a otra persona lo suficiente como para que nos hicieran la maleta.

Un buen libro para tener por ahí. Para todo lo demás, aguántense a que actualice mi libro 100% Schick. Lo único que le faltó al de Titina fue como ser calvo con actitud. Titina: 1 Toto: próximamente 1.-

5 comments:

Corina Contreras said...

Decidido. Es el regalo para mi marido que no tiene idea como vestirse. Ese es otro pitufo como tú.

Anonymous said...

¿Cuánto cuesta el libro?

Ira Vergani said...

toto siempre mas puntos que titina...we love toto

Anonymous said...

En la Tecniciencia lo venden en Bs.175.

Anonymous said...

Que bueno saberlo, porque regalarle a hombre es difícil; ya se que a mi marido, papá y un amigo querido le sale el libro de Titina de regalo pronto!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...