Sunday, October 24, 2010

La Nueva Gozadera

El problema del buen gusto es que nos perdemos de vivir en una vida en la cual la quinceañera sale de una concha marina. No llegamos a ver a una novia emerger de una carroza de cristal. Siempre he querido hacer una fiesta de mal gusto. Nos pasamos toda una vida diciendo que algo es “tan niche” que secretamente pienso si no sería mejor ponerlo de moda. Una rumba tan insólitamente tacky que al día siguiente la gente diga: “este tipo perdió los papeles”. ¡Hit! Para eso hemos quedado en esta nueva Venezuela.

Copio aquí una reseña social que leí en una revista hace tiempo. Hay cosas que no se pueden inventar. Yo quiero homenajear a alguien con una fiesta exacta. En algún momento tendré que sucumbir al hecho de que esto es la norma y no la excepción en esta era del socialismo de las riquezas. No la veré jamás, aunque ligo ser invitado algún día porque no me lo creo hasta que lo vea. Por lo menos queda constancia de que alguien allá afuera, se goza la noche capitalina de sobremanera.

«Al llegar a la recepción, fueron sorprendidos con una lluvia de pétalos de rosa, seguidos por otra de papelillo blanco, más efectos pirotécnicos que culminaron con el nombre flameante de XXXX sobre la enorme tarima de los músicos.

El cortejo nupcial entró a la fiesta en el mismo orden de la iglesia con repertorio musical incluido. Para los jovencitos, “La Bella y la Bestia” de Alan Menken; para los abuelos “Mi Querido Viejo” de Piero. Acto seguido, los invitados tararearon al unísono “Eres Tú” de Mocedades (antes se repartió la letra de la pieza en bellos pergaminos).

Hubo dos turnos de fuegos artificiales. Uno a las 10 p.m. y el otro a las 3 a.m. Se soltaron palomas blancas de verdad, verdad y se lanzaron 6 mil globos blancos.

Se brindó con champaña Laurent-Perrier Brut Rosé Imperial. Los tequileros y tequileras repartieron shots de tequilazos.

Cada invitado fue fotografiado al entrar, dichas imágenes serán enviadas a domicilio de obsequio. Una cinta blanca de raso con los nombres impresos de los novios fueron colocadas en las muñecas de las damas. Se obsequiaron cajas de cigarros y fósforos con los nombres de los novios. En sendas gigantografías habían fotos en collage de la evolución de XXXX desde que era un bebé hasta nuestros días.

Para los pequeños, se habilitó un cuarto VIP de juegos con aire acondicionado, animadores, mini-mini bar de refrescos, mesas de futbolito y pool para los más grandecitos.

Cinco estaciones que representaban los cinco continentes fueron el menú. En la medida en que se abría cada una, un performance alegórico ocurría para sorpresa de todos. Para el sushi por ejemplo salió una geisha zanquera monumental».-

Se cansa uno.-

5 comments:

Raúl Stolk said...

Que buen bonche. Como yo pienso en película, para mí los integrantes de Mocedades son Chris Farley y David Spade, no puedo verlo de otra forma...

Margarita said...

jajajajaaj me hiciste la tarde

Ira Vergani said...

Yo tengo una amiga que hizo una fiesta de mal gusto para celebrar sus 40. No cumplia con tu descripcion pero tenias que ir vestido de mal gusto para poder entrar, no sabes lo buena que fue! Algun dia te muestro mi foto, todavia no me atrevo jajaja

Dulcinea del Toboso said...

Por fin volviste! Y con tremendo post como este! Un buen plan seria ir de infiltrados a una de estas fiestas algun dia.

Pasate por el blog cuando puedas, porfin me atreví a abrirlo!

Chupetica de Ajo said...

Simplemente genial...!

Me acorde de esto:
http://wedinator.icanhascheezburger.com/

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...