Sunday, October 17, 2010

La Secuela de Laura Palomo

En primer grado me enamoré perdidamente de Laura Palomo. Fue a las ocho de la mañana de un día de semana cualquiera. Yo estaba de primero en la fila de mi clase preparándome para entrar a mi salón, cuando la vi por primera vez. Jamás en mi vida había visto algo semejante. Una niña de piel blanquísima, flaquita y de pelos castaños que le llegaban hasta el hombro. Recuerdo como el mundo se detuvo por unos instantes.

Un frío gélido me azotaba los brazos y mi respiración se hizo más fuerte mientras la veía caminar desde el patio del colegio con unos Reebok blancos para unirse a la fila de su salón. A lo lejos, Laura Palomo reía con sus amigas y yo pensaba: esa es la risa más bella que he oído en toda mi vida. A los seis años, uno ya tiene un postgrado en risas, así que estaba calificado para juzgar la entonación de esa carcajada.

Tiempo después leí en un libro sobre el «amor a primera vista» y las sensaciones que esto produce. Puse mi mano sobre la hoja del libro para no perder la página y miré hacia arriba. Yo tenía todos los síntomas. Laura Palomo había sido la encargada de que yo experimentara lo que es estar enamorado por primera vez. Laura Palomo. Es que hasta el nombre sonaba maravilloso.

Por más que cruzara los dedos para que me tocara estar con Laura en la misma sección, lo cierto es que tuve que esperar hasta quinto grado para que ese milagro ocurriera. ¡Quinto grado! Una eternidad infantil para poder hablar con alguien y poderle decir que ella y yo estábamos destinados a estar unidos hasta el final de nuestras vidas. Si tan solo me sentaran al lado de ella, todo mi año sería paradisiaco.

Eso jamás pasó. Laura había crecido de manera desproporcional mientras yo estaba condenado a mi altura liliputiense de 1.24 cm. Eso hizo que la sentaran en el otro extremo del salón, en el cual nos arreglaban por orden de tamaño. El universo de un salón de clases y los genes familiares, conspiraban en mi contra. Jamás le dije a Laura lo que sentía por ella. Me conformé con Vanessa. Mi novia de una semana al terminar el quinto grado.

Olvidé a Laura Palomo con el tiempo. Al cambiarme de colegio, renuncié a verla todos los días y con el paso de los años –y el arribo a mis impresionantes 1.70cm – la sensación de querer estar unido a ella por el resto de mi existencia se desvaneció. Rota la barrera infantil de los pupitres por orden de tamaño, me enamoré de otras: altas, bajas, de mi tamaño, mayores, menores. Pero ninguna fue como cuando vi a Laura. Mi eterna discordia con el amor es que después de Laura, todas fueron amor a segunda vista.

He renunciado al amor de todas las formas desde hace bastante tiempo. Ni me interesa, ni lo busco. Veo a una y las veo a todas. Me aburre tener que meterme de nuevo en el mercado, sólo para estar dentro de él. Ninguna me emociona lo suficiente como para querer estar con ella más de una noche. Hasta que llegó ella y me desequilibró el universo. La secuela de mi sensación con Laura Palomo ha entrado en mi vida.

Llegó en el justo momento en el cual yo descorcho una botella de champaña. Somos las dos únicas personas de la reunión que no se conocen, así que lo más natural es darnos un beso de cortesía. «Hola», «Hola». Ella sigue su camino –envuelta en unos pantalones pegados que Dios guarde en la Gloria al que los diseñó– mientras yo la miro boquiabierto. ¿Cómo es posible que jamás en mi vida haya visto a esta criatura? ¿Por qué esta niña no está puesta en una valla publicitaria?

«Toto. Toto. psst.» –me dice otra–. Sacudo la cabeza y vuelvo a la realidad. Una amiga tiene extendida su mano con una copa para que le sirva la champaña. Mientras le derramo la champaña en el vaso, volteo la mirada para ver a mi nueva versión de Laura Palomo. Habla a lo lejos con un grupo de personas. No puedo oír su risa pero pienso que debe ser exacta a la de mi primera Laura.

Trato de caminar hacia ella pero dos personas me interrumpen para que les cuente sobre mi nuevo libro. El Universo conspira y manda a una gente que provoca caerles a batazos. Mi cuento, se torna en una historia, luego en una comedia y finalmente en oír los lamentos de alguien por un fracaso amoroso. ¿Qué dije? ¡Yo con las ganas de empezar el mío y me veo forzado a echar chistes para prevenir que alguna lisiada en el amor se beba toda la champaña!

A la mitad de un chiste la siento. Pone su mano sobre mi hombro y se sienta junto a mí. ¡Laura Palomo la secuela está sentada a mi lado! Esta vez no pierdo la oportunidad. Le prendo sus cigarros, le hablo, me burlo de ella y le doy mi clásico repertorio de chistes malos. Clichés que hacen que alguien como Laura Palomo y yo por fin podamos estar juntos para toda la vida. Ella sonríe como si la vida dependa de mi próxima palabra. Con cada una de sus risas, un negro en Alabama comienza a aplaudir. Lo puedo oír: «Toto loves!» «Toto loves!».

Me levanto para buscar otra botella pero veo que ella se va para el baño. Salto sillas, humanos y tumbo esculturas, mientras ligo que alguien esté dentro para tener un tiempo a solas con ella. ¡Gracias quien quiera que sea que esté adentro! Echamos chistes en la puerta del baño. Cuando se desocupa, nos lanzamos el clásico «yo voy primero. No primero voy yo». Entro yo de primero porque gano una apuesta.

Ya en el baño me doy cuenta de que la he debido dejar entrar a ella y esperar como un caballero. Bajo de 1.70cm a 1.24. Abro la puerta del baño con una sonrisa. No está. Los pupitres del salón se alejan cada vez más. Salgo a la terraza y veo a Laura Palomo, enfrascada en un beso con otro. Laura Palomo no ha llegado al colegio.

Por supuesto Laura Palomo tiene novio. Por supuesto. Se casa el año que viene.-

Fuck my life.-

4 comments:

todoloquemepasa said...

Awwwwww that is so heart breaking =( ánimo Toto!!

Ira Vergani said...

:(

ki said...

«Toto loves!» «Toto loves!»
jajajajaja esto fue épico
=)
y no es triste ;)

Ivoneta said...

cuando pasan estas cosas es cuando digo: es la leeeeeeeeeey del oeste!
Pinche ley por cierto!

Estabas perdisisisimo ya extrañaba tus posts! los leo una y otra vez y no me fastidio de hacerlo!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...