Tuesday, October 26, 2010

Padrino Idol 2010


Los dos nos abrazamos encompinchados. Él me dice: «Buena suerte. Estoy seguro de que vas a ganar tú». Me aparto, le aprieto los brazos y le respondo: «Sí, también estoy seguro de que voy a ser yo». Nos reímos. Decir cosas políticamente correctas jamás ha sido nuestro fuerte. Los focos se apuntan sobre nosotros, mientras el animador abre el sobre. «Los resultados han sido totalizados por la firma Espiñeira Sheldon y Asociados». Se voltea y nos pregunta: «¿Están listos?». Los dos asentimos con la cabeza y comenzamos a respirar hondo.

«Está bien –dice el animador- el ganador de Padrino Idol 2010 es... –doy un paso hacia adelante y levanto los brazos como presidente recién electo- Alejandrooooo Aguerreveeeere». Fack. Perdí. Alejandro mi hermano da un paso al frente. Antes de recibir su premio, me da un abrazo pensado para que las cámaras lo capten en un gesto de sensibilidad hacia el perdedor. En realidad, no es más que una excusa para decirme al oído sin que nadie se dé cuenta: «Loooooseeeeer!».

Él ha sido escogido para ser el padrino de la primera sobrina que viene al mundo a bordo del vuelo 31-12 del Cigüeña Airlines. Si él escribiera estas líneas sería enfático en decir: A él y no a mí. Poco importó mi campaña terrorista en su contra: manifiesta públicamente que odia los bebés, se ríe con el cuento de Herodes y dice que no se le puede tener respeto a una persona que use pañales. Él sólo puso en el tapete la carta de la simpatía y la de la culpabilidad (él es el ahijado de mi hermana quien nunca le ha regalado nada) y todas mis esperanzas por convertirme en Padrino Idol 2010 se fueron por la borda. La culpabilidad te la llevo. La simpatía hogareña es más: «¡qué pase el desgraciado!». Ni yo me escojo a mí.

Bromas aparte –él en verdad lo quiere, yo no le paro a esas cosas-, me he puesto a pensar últimamente en lo que conlleva ser nombrado padrino o madrina de otra persona. Si a esa persona le llega a pasar algo, el infante queda en tus manos. ¡Sin instrucciones de pañalera! Esto es más una tendencia gringa dado que allá nadie ve a su familia sino en el Día de Acción de Gracias. Aquí como vivimos todos amontonados, el bebé pasa a ser hijo de todos, así a la mamá y al papá no le pase nada. Se le conoce como: «Tu abuela te ha invitado para que vayas a dormir a su casa». Código para: «No te soporto más, me quiero meter una pea con mi mujer y amenazamos a tu abuela diciéndole que te íbamos a llevar a la discoteca».

También se dice que el padrino y la madrina están para reforzar los valores cristianos que se enseñan en casa y en el colegio. Yo me perdí esa lección. Mi padrino Fernando, es ateo de cepa y opina que el hombre se muere como se pudre la lechuga. Nelly mi madrina, jura que Dios es la estatuilla del Óscar, así que por ahí no van las cosas. Me confirmé a motus propio y escogí a It’s Good to Be y a la Cookie Monster por la única razón de que son de la misma edad que yo. No quiero tener sesenta años y tener que buscarme otros padrinos. Más que una enseñanza cristiana, los cuatro me han legado la importancia capitalista de exigir un buen regalo. Con la debacle del Niño Jesús, en el cual me he visto resignado a recibir sobres cada vez más pequeños, a alguien se le tiene que exigir una rendición de cuentas. ¡Todos ellos me han cumplido!

La cosas del padrinazgo va por los vientos de gozarse al chamo y enseñarle todo aquello que sus papás consideran es un «horror». Mi tía Clara sería una excelente madrina. Ella me enseñó a decir las cuatro groserías que más me gustan y a prender fósforos mientras se tiraba un peo para recrear a Hiroshima. Digan lo que digan los niños Índigo, esas dos lecciones hicieron mi niñez. Igual los tíos que llegaban disfrazados, que decían cosas inoportunas o que ponían a los papás en ridículo al decir «ah sí porque tú nuuuunca te robaste el carro a los catorce». Es la gente que vive bajo el lema: «es mejor no tener casas, ni yates, ni aviones sino tener amigos con casas, yates y aviones» pero esta vez aplicado a los hijos de otros. Para eso no hace falta ser padrino. Basta con ser tío para gozar.

Alejandro podrá haber ganado el Padrino Idol 2010 pero yo tengo algo que él no tiene. A él le da pena la gente grande que salta en los castillos inflables. A mí no. Bring it on dumbass. Nos vemos en la piñata.-

1 comment:

Nelly Guinand said...

Y el no tiene a una madrina que se tripea todo lo que a ti te gusta aunque sea a long distance ahijado desde MIami /CCS como vivimos ahora por el bb y twitter in real life...
Y eso de la escritura estoy segura te lo pase en la pila bautismal !!!!! tu madrina que cree en Dios, en el poder de la energia y en la astrologia. Eres mi ahijado preferido !!! (eso se lo digo a todos...)

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...